Corrupción

Vacaciones en Italia y comidas gourmet con fondos de campaña: acusan a este congresista de California de gastar ilegalmente $250,000

Duncan D. Hunter, congresista de San Diego, se encuentra en el ojo del huracán por supuestamente usar sus cofres electorales para darse una vida de lujos. Su esposa también ha sido acusada. La pareja ocultó estos gastos indebidos etiquetándolos como “viajes de campaña” y “tarjetas de regalo”, de acuerdo con una acusación federal.
22 Ago 2018 – 9:00 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El congresista californiano Duncan D. Hunter y su esposa Margaret fueron acusados este martes de usar ilegalmente más de 250,000 dólares que recibieron a través de donativos políticos. Los fiscales alegan que lo gastaron en asuntos personales, incluyendo vacaciones en Italia y Hawai, las colegiaturas de sus hijos, tratamientos dentales y comidas en restaurantes de lujo.

Una acusación de 48 páginas detalla decenas de casos entre 2009 y 2016 en los que el político y su mujer habrían usado indebidamente fondos de su campaña “para pagar gastos personales que de otra manera no habrían podido pagar”, señala la Fiscalía federal en San Diego.

El representante de Alpine, una comunidad no incorporada en el este de San Diego, ocultó sus múltiples gastos personales reportándolos como “viajes de campaña”, “cena con voluntarios o contribuyentes”, “eventos para maestros, padres y seguidores” o “tarjetas de regalo”, cita la Procuraduría.

“La acusación formal alega que el congresista Hunter y su esposa se sumergieron repetidamente en las arcas de campaña como si fueran cuentas bancarias personales y falsificaron los informes financieros para cubrir sus huellas”, dijo el fiscal federal Adam Braverman en un comunicado.

“Los representantes electos deben guardar celosamente la confianza del público, no abusar de sus posiciones para beneficio personal. La acusación de hoy es un recordatorio de que nadie está por encima de la ley”, agregó el funcionario.


Los reportes falsos de los Hunter

Los investigadores descubrieron que el político de 41 años y su esposa, de 43, usaban los cofres de campaña para pagar vacaciones familiares en Italia, Hawai, Arizona y Idaho. Además de cubrir la colegiatura de la escuela privada de sus hijos, trabajos dentales, boletos de teatro, así como viajes nacionales e internacionales para casi una docena de parientes.

También desembolsaron “decenas de miles de dólares” en compras más pequeñas para comida rápida y gourmet, entradas para el cine, jugar golf, videojuegos, tazas de café, alimentos y servicios públicos.

De esta manera los Hunter escondían sus gastos indebidos:

  • Las facturas dentales de la familia las etiquetaron como una contribución caritativa a “Smiles for Life”.
  • Los boletos de teatro fueron reportados como “certificados de regalo”.
  • Las entradas para que su familia viera el espectáculo ‘Riverdance’ en el Teatro Cívico de San Diego se ocultó como “Recaudación de Fondos para Mujeres Republicanas en el Centro Cívico de San Diego”.
  • Para disfrazar los pagos de la matrícula de sus hijos en institutos de las Escuelas Unificadas Cristianas en El Cajón, indicaron –entre varias otras justificaciones– que eran donativos a organizaciones.

De acuerdo con la acusación, Los Hunter sabían que su estilo de vida solo se podía costear usando contribuciones políticas, pues no tenían ingresos suficientes para pagarlos de su bolsillo.

Para el abogado de Hunter, Gregory Vega, se trata de un golpe político. A través de un comunicado resaltó que el hecho de que esta acusación se presente solo tres meses antes de las elecciones “refleja una pérdida de imparcialidad y parece ser un esfuerzo por descarrilar la reelección del congresista Hunter en las elecciones del 6 de noviembre de 2018”.

Previamente, el congresista afirmó a la prensa que él no manejaba la tarjeta de su campaña e insistió en que no hizo nada inapropiado. Según él, las supuestas violaciones fueron errores no intencionados y afirmó que devolvió varios miles de dólares a su campaña antes de que comenzara la averiguación.

Esta investigación criminal comenzó en junio de 2016, dos meses después de que la Comisión Federal Electoral y el diario San Diego Union-Tribune cuestionaran los gastos electorales de Hunter.

Este jueves, el congresista y su esposa comparecerán en una corte federal en San Diego.

Algunos de esos "mejores" que Trump trajo al gobierno que al final no resultaron ser tan buenos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés