Frontera EEUU México

Un puente fronterizo que refleja lo que en México se hace al 'ahí se va'

La obra provisional que se construyó para cruzar de Tijuana a San Ysidro ha generado indignación, preocupación y críticas al gobierno mexicano al ser considerada una chapuza.
18 Ago 2016 – 2:46 AM EDT

EN LA FRONTERA Tijuana-San Diego.- Un puente peatonal construido por el gobierno mexicano para cruzar la frontera se ha convertido en objeto de burla y preocupación entre los usuarios al considerar que la estructura es frágil y temen que no vaya a soportar el tránsito de miles de personas que a diario lo caminan.

El puente conduce de Tijuana a San Ysidro por el nuevo acceso a Estados Unidos conocido como PedWest, pero que en el lado mexicano se ha bautizado como 'Puente Chicanadas' porque dicen que fue hecho 'al ahí se va'.

La obra del gobierno mexicano contrasta con el moderno y conveniente cruce fronterizo CBX ( Cross Border Xpress) –de inversión privada–, el cual se inauguró en diciembre de 2015 para los pasajeros que llegan y salen del Aeropuerto de Tijuana.

A pesar de que el puente peatonal para cruzar por el PedWest es provisional, los usuarios lo consideran una vergüenza y una chapuza al ser construido como un andamio, formado de tablones y láminas que se mueven a cada paso, mientras que en varios tramos los barandales están amarrados con alambre retorcido.

Para el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales ( INDAABIN), la agencia del gobierno federal que encargó la construcción de la obra, se trata de un puente temporal que es funcional y seguro.


Pero para el Colegio de Ingenieros Civiles de Tijuana la obra no cumple con los requerimientos legales de seguridad y de libre acceso para personas con discapacidad.

Los usuarios creen que fue un malgasto de recursos públicos porque se estima que su construcción costó $25 millones de pesos, alrededor de $1.4 millones de dólares.

Miguel Martínez, un joven residente de Tijuana que cruza a diario la frontera para trabajar en una tienda 99 Cents de San Ysidro, comentó que a pesar de que "la obra es una cochinada", el nuevo cruce le es muy conveniente por lo fluido.



La asimetría de dos países

La remodelación de la garita de San Ysidro y de la nueva aduana de Tijuana se plantearon desde el año 2008 y se programaron los tiempos para terminar las obras de manera simultánea, entre ellas la conclusión del cruce PedWest, que tendría una inauguración de manera conjunta entre ambos gobiernos el 15 de julio pasado.

Sin embargo, como la obra correspondiente al lado mexicano no estuvo a tiempo, se llevó a cabo el puente provisional para poder tener esa ceremonia de apertura donde funcionarios mexicanos posaron para la foto.

Ahora las autoridades aseguran que el puente definitivo estará listo para el próximo mes de septiembre.

Víctor Alejandro Espinoza Valle, investigador del Departamento de Estudios de Administración Pública del Colegio de la Frontera Norte (El Colef), lo define como "una auténtica chicanada".

Una 'chicanada', explica Espinosa, es la palabra que se emplea de manera coloquial para describir lo que con ingenio, y a veces sin él, se hace para arreglar o solucionar sin los materiales o métodos adecuados, un término que vendría a ser pariente cercano de la expresión al 'ahí se va' que se usa para resolver los desafíos del día a día.

"Es el fiel reflejo de la asimetría en ambos lados", agrega el académico de El Colef sobre el puente provisional. "Incluso el cruce este de la garita de San Ysidro es un verdadero cochinero, indigno. Es la puerta de salida y entrada. Es la primera y última impresión que se llevan los que la cruzan. Es un recordatorio permanente que el nuestro es un país de tercer mundo con ínfulas de primero".

De PedWest a 'Puente Chicanadas'


El cruce fronterizo PedWest llamado 'Puente Chicanadas'

Loading
Cargando galería

Lea también:

Publicidad