null: nullpx
Heridos

Un marine hispano se encuentra en estado crítico tras ser baleado en Los Ángeles

Carlos Segovia es un salvadoreño de 19 años, militar de vocación y voluntario los fines de semana. Le dispararon tras dejar a su novia en casa.
19 Sep 2016 – 12:33 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Un infante de marina de 19 años de origen salvadoreño se encuentra entre la vida y la muerte desde que fue herido de bala en Sur de Los Ángeles el viernes por la noche por razones que se desconocen.

Arropado por la bandera de Estados Unidos en una cama del California Hospital, Carlos Segovia se mantiene con vida con un respirador artificial. Los médicos han dicho que en su condición solo un milagro podrá salvarlo.

En entrevista con Univision Noticias en Los Ángeles, su madre, Sandra López contó que su hijo se había alistado en los Marines por vocación. Ella sintió un gran orgullo cuando el joven anunció su decisión, aunque también temía que llegara el día en el que oficiales de Estados Unidos fueran a su casa con una trágica noticia.

“La Policía vino a tocar a mi puerta. Me enseñaron una foto y me preguntaron si lo conocía, dije que sí, que es mi hijo y después me pidieron que los acompañara al hospital. No lo podía creer, no puedo imaginar a Carlos así”, lamentó.


La Base de Pedleton, donde Carlos Segovia está radicado actualmente, confirmó que el joven hispano es un marine asignado al Batallón de Entrenamiento de Infantería Avanzada de la escuela de Infantería de ese campamento militar localizado en el condado de San Diego. El soldado se graduó en abril de este año.

En 2001 el joven, su madre y sus dos hermanas emigraron de El Salvador a Estados Unidos y tiempo después lograron hacerse ciudadanos.

“Él siempre quería ayudar a los demás, siempre era dar y dar y dar. No le bastaba con ayudar a los más necesitados, también quiso ser marine para ayudar a su país”, dijo.

De acuerdo con la división Southwest de la Policía de Los Ángeles, Segovia fue herido la noche del viernes entre las calles 31 y Western en Sur de Los Ángeles cuando acababa de visitar a su novia. Una bala le dio en la cabeza, pero no le arrebató la vida.

La corporación reportó que el joven fue herido mientras iba en su vehículo y trasladado a un hospital de la ciudad. Al momento de ser atendido no presentaba actividad cerebral, pero estaba con vida.

“Me siento como si fuera un sueño. Me duele mucho y no puedo aguantar las lágrimas. Él pelea por su comunidad, pelea por su país y ahora pelea por su vida”, declaró Claudia Pérez, amiga y compañera de Segovia en una organización sin fines de lucro.

Aquella noche, recordó Pérez, el último mensaje que recibió del joven marine fue que iba a pasar por una pizza antes de llegar a su casa. Había quedado con ella para ir el domingo juntos a trabajar por los indigentes.

“Los médicos dicen que su cerebro no tiene actividad, pero su corazón sigue latiendo. No quiero que este sea otro crimen sin resolver. Si Carlos se nos va es un asesinato”, comentó Perez.

Ayudaba a la comunidad en sus días libres

Pérez declaró que de lunes a viernes Segovia se preparaba en el Marine Corps Base Camp Pendleton y los fines de semana los visitaba y ayudaba como voluntario para la organización LA on Cloud9 llevando alimento a indigentes y limpiando las calles en Skid Row.

“Conocí a Carlos hace tres años, él había ido a limpiar una calle en Skid Row y yo estaba llevando alimento a los indigentes. A partir de ahí nos hicimos amigos y Carlos nunca se apartó de nosotros. Los fines de semana o días libres los pasaba ayudando a la comunidad”, explicó Pérez.

Además de ayudar a llevar alimento a indigentes, apoyó a crear un grupo de jóvenes voluntarios en LA on Cloud9 que ayudaran a la comunidad como el lo hacía.

“Hoy teníamos que estar ayudando a la comunidad. Debíamos estar repartiendo comida, pero no pudimos y para estar con Carlos preferimos quedarnos con él en el hospital”, dijo.

Lea también


RELACIONADOS:HeridosTiroteosHispanosLos AngelesLocal

Más contenido de tu interés