null: nullpx
Asesinatos

Tres pandilleros enfrentan cargos por el homicidio del marine Carlos Segovia

Los detectives aseguran tener la grabación de la conversación telefónica que mantenía el marine cuando fue baleado y en la que se escuchan los disparos.
15 Nov 2016 – 6:37 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Tres pandilleros de Sur Los Ángeles enfrentan cargos criminales por el homicidio del marine Carlos Segovia López, de 19 años, ocurrido el pasado 16 de septiembre, informó este martes la Fiscalía de Distrito del condado.

Óscar Aguilar, de 26 años, Esau Ríos, de 28, y Ricky Valente, de 18, fueron detenidos el jueves pasado por la Policía de Los Ángeles (LAPD) luego de una investigación de casi dos meses.

Carlos Segovia, un infante de marina con destacamento en Camp Pendleton, fue tiroteado cuando iba a bordo de su vehículo luego de realizar una visita a la casa de su novia, en el área de Jefferson Park, en Sur Los Ángeles.

Sandra López, madre de Carlos, dijo a Univision Noticias que el arresto de los tres sospechosos representa un alivio.

“Todo este tiempo sentía que me ahogaba, me moría en vida, que no había justicia, pero esto es algo que me da un alivio, porque yo le prometí a mi hijo que se haría justicia”, comentó la mamá del marine asesinado, quien era su hijo mayor, el único varón. Durante estos meses, López ha seguido buscando por su cuenta a los responsables del homicidio.

La Fiscalía indicó que Óscar Aguilar sería el responsable de disparar el arma de fuego como parte de su actividad criminal en la pandilla. Además de homicidio, enfrenta cargos por posesión ilegal de arma de fuego, ya que tenía antecedentes criminales, y por amenazar a testigos para que no lo delataran.


El lado más humano del marine hispano baleado en Los Ángeles

Loading
Cargando galería

El ataque al marine

El día que le dispararon Carlos Segovia se encontraba con permiso de fin de semana visitando a su familia y a su novia, a quien recién había dejado en su casa y donde aparentemente tuvo un altercado verbal con los acusados.

Minutos más tarde, alrededor de las 11:30 de la noche (hora local), el marine recibió un impacto de bala en la cabeza mientras conducía su vehículo Dodge Charger.

El cuerpo del marine fue encontrado bañado en sangre en la cuadra 2100 de la calle 31 y fue trasladado a un hospital, donde permaneció tres días en coma, hasta fue desconectado para que sus órganos fueran donados.
Cuando dispararon al marine, el joven iba al volante hablando por teléfono. Las heridas hicieron que perdiera el control auto e impactara contra otro vehículo estacionado, según LAPD.

Los detectives del caso lograron recuperar la grabación de la conversación en la que se escuchan los disparos antes de que el teléfono se desconectara, dijo el capitan del LAPD, Peter Whittingham.

Las autoridades habían ofrecido una recompensa de 50,000 dólares por información que llevara a la captura de los responsables, pero no se informó si la suma de dinero fue determinante para avanzar en el caso.

En caso de ser condenado, Aguilar podría ser sentenciado a 167 años de cárcel, mientras que Ríos podría pasar hasta 50 años tras las rejas por su responsabilidad como cómplice, mientras Valente enfrenta 7 años por encubrimiento del crimen.


Publicidad