null: nullpx
Abuso Infantil

Pancreatitis y heridas en los genitales: así va el caso de Antony, el niño estadounidense maltratado por familiares en México

El pequeño se encuentra en un hospital recuperándose de múltiples problemas de salud con los que fue hallado, mientras las autoridades mexicanas y estadounidenses estudian el posible traslado del menor a California, donde viven sus padres.
7 Jul 2017 – 6:41 PM EDT

LOS ÁNGELES, California. Autoridades de México y Estados Unidos evalúan el posible traslado a San Diego, California, del pequeño Antony Castro, encontrado a finales de junio encadenado y con signos de maltrato en casa de familiares en la capital mexicana. Tras ser rescatado, el niño de 5 años quedó bajo custodia de las autoridades mexicanas.

Los padres del menor, Pascual Castro y Dawn Sanders, viven en Estados Unidos, pero están separados y solo Castro tiene la custodia legal del menor, quien vivía con su abuela en México, pero posteriormente se fue con sus tíos. Allí fue hallado en condiciones lamentables: tenía signos de haber recibido golpes, estaba desnutrido y con cinta adhesiva en la boca.

El padre del niño, residente de Escondido, California, ha asegurado en varias entrevistas que está haciendo lo posible para traer a su hijo de regreso al país, para lo que pidió colaboración al congresista republicano Darrell Issa.

El vocero del congresista Issa confirmó que desde el lunes se ha mantenido en contacto con el padre del menor. "Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para sacarlo de esta situación abusiva y llevarlo a un ambiente seguro y estable donde pueda obtener la ayuda que tanto necesita", dijo el congresista en una declaración enviada a la agencia EFE.


"Estoy agradecido de haber podido intervenir justo antes de un día festivo para poder elevar su caso a la máxima prioridad y asegurar que el Departamento de Estado y las autoridades mexicanas hagan todo lo posible por traerlo a la seguridad. Esto es absolutamente desgarrador y no vamos a abandonar a Antony", agregó.

Sobre este proceso no hay todavía mucha claridad: el papá de Antony dijo que el pequeño volvería a EEUU en dos semanas, un dato que las autoridades no han confirmado. Además, el Servicio Social Internacional, una organización no lucrativa, está también trabajando en el caso para interceder ante el gobierno de México.

Castro además se ha puesto en contacto con el consulado de México. La cónsul general de ese país en San Diego, Marcela Celorio, afirmó que dicho traslado no se concretará hasta que las autoridades estudien lo "mejor para el bienestar del niño".

"Para nosotros es primordial que el niño esté bien, que se asegure que donde vaya a permanecer tenga un trato digno y luego se decidirá cuál será su destino", señaló la cónsul, quien dijo que la decisión recaerá en manos de la Fiscalía mexicana de atención a menores y un juez correspondiente.


El padre del menor, quien tiene la custodia, es mexicano y está en un proceso de regularización de su estatus migratorio en Estados Unidos, precisó la funcionaria. "Independientemente de padres, abuelos, tíos, quienes tienen la custodia o quienes no la tienen, para nosotros lo más importante es el bienestar del niño y con base a eso es como se va actuar", reiteró la cónsul.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México aseguró que aún no ha tenido contacto con el padre del chico y se encuentra a la espera de las declaraciones de este para establecer cómo fue que el menor llegó a la capital mexicana.

Pancreatitis y trauma psicológico

El pequeño Antony, quien tiene doble ciudadanía, se encuentra en el hospital y es atendido por varios problemas de salud con los que fue encontrado, entre ellos una pancreatitis generada por las pésimas condiciones en las que sus familiares lo tenían viviendo.

De acuerdo con el diario mexicano El Universal, desde el miércoles el niño se empezó a quejar de un dolor muy fuerte en el estómago y tras ser sometido a exámenes le diagnosticaron la enfermedad, que aunque no pone en riesgo su vida, sí lo tiene en cuidados especiales.

"Los doctores estiman que Antony podría estar por lo menos una semana más en observación, antes de ser trasladado a la Estancia Transitoria de la procuraduría capitalina", indica el medio y agrega que además de la desnutrición severa y la deshidratación o los golpes, el menor padece de "síndrome de niño maltratado".

El horror que se descubrió al rescatar a esta pequeña víctima de sus propios familiares ha generado indignación. Entre los detalles que han salido a la luz destaca que el niño tiene una herida en el área genital provocada aparentemente por un golpe. Asimismo, se le contabilizaron por lo menos cinco laceraciones fuertes en cabeza, brazos, pies, boca y cabeza.

Los tíos de Antony, quienes presuntamente fueron quienes lo encadenaron y maltrataron, están bajo custodia de las autoridades y enfrentan cargos por privación de la libertad y otros relacionados con el abuso físico al menor.

Vea también:

En fotos: Así se resolvió el asesinato del niño ‘Piqui’, cuyo cadáver fue encontrado en el lago Cachuma

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés