Inmigrantes indocumentados

Liberan al inmigrante que fue detenido por ICE en San José cuando llevaba a su hija a la guardería

Fernando Carrillo, quien lleva 15 años viviendo en EEUU fue arrestado por el Servicio de Inmigración y Aduanas en octubre del año pasado cuando dejaba a su niña de 4 años en el jardín. Tras varios meses de manifestaciones y presión de la comunidad, un juez decidió que no debe ser deportado porque no sería seguro para él regresar a México.
2 Abr 2018 – 5:16 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– "Este es un mensaje de esperanza para los demás", fueron las palabras de Fernando Carrillo, un inmigrante indocumentado residente de San José, en el norte californiano, tras ser liberado de la prisión en Richmond donde estuvo desde octubre pasado cuando fue detenido por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) minutos después de haber dejado a su hija de 4 años en la guardería.

Carrillo, de origen mexicano y quien llegó en 2004 a Estados Unidos, fue liberado este lunes por las autoridades federales de inmigración después de que la semana pasada el juez Joseph Park ordenó su liberación y frenó su proceso de deportación al considerar que el inmigrante estaría en peligro si regresara a México.

Al salir, se abrazó con su esposa y sus tres hijas, de 15, 11 y 5 años, que lo esperaban junto a algunos activistas frente al centro detención. "Es una pesadilla yo no se lo deseo a nadie", dijo minutos después de ser liberado. "El estrés que viví ahí no se puede comparar", agregó mientras alzaba en brazos a su hija menor, quien este domingo cumplió los 5 años.

"Se siente como haber vuelto a nacer", dijo el inmigrante mientras abrazaba a la pequeña. "Dios me dio otra oportunidad de estar con mi familia y estoy agradecido".

Sobre sus planes, Carrillo señaló que solo piensa disfrutar a su familia y "hacer cosas grandes con ellos". Sin embargo sí tenía claro qué haría al llegar a casa: "Voy a tomar una ducha, una ducha de verdad. Me voy a poner la pijama, comeré algo y solo voy a descansar y disfrutar a mi familia".

"Es un alivio saber que ahora podemos vivir libremente sin miedo, como nos lo merecemos", aseguró su esposa, Lourdes Barraza.

Voz para los inmigrantes

La decisión del juez que otorgó la libertad a Carrillo se basó en el riesgo que el inmigrante corre si regresa a México, el mayor argumento presentado por su abogada Hedi Framm-Anton.

Framm-Anton no ofreció ninguna información específica acerca de las alegaciones de su cliente en corte, pero le dijo al diario Mercury News que la defensa se basó en "una relación de sangre con un familiar en México que está involucrado en combatir cierto tipo de crimen".

Este caso se asemeja al de muchos en los centros de dentención de ICE en el país.

"Hay muchas personas adentro que están enfrentando diferentes situaciones y tienen miedo de volver a sus países por la situación allá. El que yo esté aquí es una esperanza para ellos, es –de alguna manera– un mensaje de que cosas buenas pueden pasar en esta administración y que tienen que ser fuertes", advirtió quien ahora será un activista de estas causas para otros inmigrantes en sus zapatos.

Su esposa anunció que Fernando "va a estar contando lo que está pasando en esos centros de detención porque otras personas no tienen esa oportunidad".

"El juez tomó la decisión correcta. Continuaremos trabajando para hacer cambios en el sistema de inmigración porque Fernando no es el único", dijo Barraza.

También aseguró que a partir de ahora su esposo podrá "vivir libremente en los Estados Unidos y aplicar por un permiso de trabajo".

Una nueva oportunidad

Barraza y sus hijas son ciudadanas estadounidenses, pero para Carrillo el camino a la ciudadanía no es una opción a pesar de estar casado con ella por el hecho de haber sido deportado previamente en 2012. Además, según informaron las autoridades de inmigración, en su registro figura un arresto por conducir un vehículo bajo la influencia del alcohol (DUI).

"No me siento muy confiado de compartir información específica sobre mi caso, pero puedo decir que hay esperanza de convertirme en residente en el futuro y eventualmente ciudadano", señaló.

Carrillo todavía recuerda el día en que fue detenido como una pesadilla: "Ese día me levanté y me alisté para llevar a mi hija a la guardería. Estaba tomando la misma ruta de todos los días y vi un auto detrás, que se veía como un vehículo encubierto y como ya había sido deportado antes, ya sabía cómo era y eso volvió a mi memoria. Tan pronto me hice a un lado para que me pasara, vi otro auto que también estaba esperando".

"Me puse nervioso, asustado y no sabía qué estaba pasando. Entonces tomé otra ruta para llevarla (a la niña) a la guardería y tan pronto como la dejé, me estaban esperando. Ellos sabían qué pasos estaba tomando cada mañana", concluyó.

Tras su detención, la comunidad realizó varias manifestaciones y se creó una petición en una página de Internet en la que se recogieron casi 4,000 firmas a su favor, además de unas 500 personas que llamaron a las autoridades para exigir su liberación.

Sarah Lee, activista del Movimiento Interreligioso para la Integridad Humana, destacó que la liberación del indocumentado "tiene grandes implicaciones para Fernando y su familia".

"Esto era algo que estábamos esperando", afirmó la esposa de Carrillo. "Obviamente teníamos fe de que pasaría eventualmente y por eso estamos tan agradecidos con Dios y con la comunidad por el apoyo que hemos recibido".


¿Has visto a ICE o a la Patrulla Fronteriza en tu comunidad? Cuéntanos tu historia

Vea también:


En fotos: Las primeras horas de libertad de Rómulo Avélica, símbolo de la lucha contra ICE

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés