Educación

LAUSD usa los millones destinados a sus estudiantes de bajos recursos para cubrir otros gastos, según las autoridades

Las autoridades estatales reclaman a LAUSD que invierta correctamente los millones de dólares que recibe para atender a sus estudiantes más desfavorecidos.
9 Ago 2016 – 6:05 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Las autoridades estatales han pedido al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), que cuenta con una gran población de inmigrantes en sus aulas, que rectifique sus políticas de gasto ya que está desviando fondos destinados a estudiantes de bajos recursos y que están aprendiendo inglés para pagar cubrir otros gastos.

Según un reporte de Los Angeles Times, LAUSD recibe una financiación adicional de 1,100 millones de dólares anuales para dar servicios a niños de familias de bajos ingresos, en hogares de crianza y aprendices de inglés. Se calcula que los responsables del distrito usaron 450 millones de dólares para otros programas dirigidos a la población estudiantil en general.

El plazo para que el LAUSD cambie su política de financiación es el ciclo 2017-18.


Los Ángeles es la ciudad de Estados Unidos con más aprendices de inglés en sus salones de clase. Tiene un registro de unos 155,000 alumnos en esa categoría y a lo largo de los años ha tenido tantos problemas para instruirles que estableció un plan maestro en 2012 para ofrecerles más servicios. No obstante, sólo el 60% de las 1,000 escuelas angelinas ofrecen programas bilingües.

En 2015, una demanda interpuesta por ACLU ante la Corte Superior de Los Ángeles alegaba que el distrito escolar angelino empleaba prácticas contables inapropiadas que ignoraron la ley estatal que garantiza un gasto mínimo para alumnos “con altas necesidades”, muchos de los cuales son hispanos.


La querella, que ha puesto una pausa en espera de los pasos que tome el LAUSD, advierte que si el organismo continúa ese camino se dejarían de invertir en la próxima década más de 2,000 millones de dólares en servicios para esos estudiantes en situación de necesidad.

La llamada Fórmula Local de Control de Financiamiento (LCFF) no sólo exige a cada distrito escolar en California destinar una cantidad específica para sus alumnos pobres, en hogares de crianza o que aprenden el idioma inglés, sino que les pide “aumentar o mejorar” los servicios que les ofrecen. Solo así se les permite usar nuevos fondos para otros propósitos.

Un abogado del organismo aseguró que dichos fondos se usaron para asistir a dichos estudiantes. Además subrayó el LAUSD aún no cree apropiado cambiar la forma como se distribuye el presupuesto, que ha sido desafiado por el descenso de la matrícula y el aumento del costo de las pensiones.

Lea también:


RELACIONADOS:EducaciónHispanosLos AngelesLocal
Publicidad