Elecciones 2016

Las demócratas Kamala Harris y Loretta Sánchez ganan las primarias al Senado en California

Las demócratas Kamala Harris y Loretta Sánchez confirmaron lo que anticipaban todas las encuestas y se impusieron en las elecciones primarias en California para disputar en noviembre la plaza en el Senado de Estados Unidos que dejará vacante la también demócrata Barbara Boxer.
8 Jun 2016 – 3:05 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La fiscal general de California, Kamala Harris, y la congresista Loretta Sánchez -ambas demócratas- continuarán en la carrera por ocupar un puesto en el Senado de Estados Unidos tras imponerse este martes en las elecciones primarias californianas en las que dejaron fuera a todos los oponentes republicanos, según la predicción del diario Los Angeles Times con los resultados oficiosos realizados con el 46% de los votos escrutados.

Harris, de 51 años, arrasó con más de 1.3 millones de sufragios y un apoyo en torno al 40% del electorado, mientras que Sánchez, de 56, recibió más de medio millón de votos depositados por alrededor del 17% de los electores. Las dos compañeras de partido se medirán en una segunda vuelta en las elecciones generales del 8 de noviembre, algo que ya adelantaban todas las encuestas.

"Tenemos 5 meses por delante y mucho trabajo por hacer", aseguró Harris en su discurso de celebración en San Francisco desde donde aprovechó para rechazar a quienes practican una "retórica antinmigrante y antimusulmana", en clara referencia al aspirante presidencial Donald Trump y reiterar su posición favorable a la reforma migratoria.

Desde el condado de Orange, Sánchez se mostró muy satisfecha por el resultado y positiva de cara al reto de batir a Harris en las urnas en noviembre.


"Vamos a ganar esta carrera por el Senado", indicó la congresista que manifestó su intención de recorrer el estado de arriba abajo para pelear cada voto.

Ambas contendientes aspiran a ocupar la vacante que dejará la senadora Barbara Boxer, también demócrata, quien ejercía en ese cargo tras las elecciones de 1992. Ese año también logró su plaza como senadora por California Dianne Feinstein, quien sigue ostentando esa posición. California tiene dos respresentantes en la Cámara Alta de Estados Unidos y Boxer, de 75 años, anunció en 2015 que no se presentaría a la reelección.

En la que ha sido la primera batalla abierta en California por el Senado en décadas -en la que no se presentaba el político ya electo para un nuevo mandato de 6 años- los votantes dieron la espalda a los candidatos del partido republicano nuevamente. Desde 1992, California ha votado demócrata en las elecciones presidenciales por abrumadora mayoría y eso se refleja también en los representantes al Senado.

California envía al Congreso 14 representantes republicanos del total de los 53 que componen el peso electoral de este estado en la Cámara Baja de EEUU, el resto son todos demócratas, al igual que el gobernador Jerry Brown.

De cara a las elecciones de noviembre, Harris parece contar con una clara ventaja sobre Sánchez. La fiscal general de California es la preferida por el Partido Demócrata de California para sustituir a Boxer y ha sido apoyada también por el gobernador Brown, además de contar con la simpatía del presidente Barack Obama, quien en 2013 aseguró en un evento en San Francisco que Harris era "la procuradora más atractiva del país", un comentario frívolo del que se disculpó más tarde.

Harris, de madre india y padre jamaicano, lanzó su candidatura al Senado en 2015 y no solo supera a Sánchez en apoyos, también en financiación. De perfil liberal, se ha posicionado a favor de los derechos de la comunidad LGBT, así como de una reforma migratoria completa. En ese sentido coincide con Sánchez, de padres mexicanos, y quien ha reiterado la necesidad de que EEUU resuelva con una reforma de las leyes de inmigración la situación que viven millones de indocumentados en el país.


A diferencia de Harris, Sánchez es una política de carrera con casi dos décadas de presencia en el Congreso de EEUU, donde se ha especializado en asuntos de Defensa y Seguridad Nacional. Sánchez también preside un comité sobre asuntos migratorios.

El principal centro de apoyos de Harris radica en el norte de California, un área muy liberal, y en especial entre los votantes blancos y afroamericanos. Sánchez ostenta su cargo de congresista por el distrito 46 que abarca Santa Ana, Anaheim y partes de Garden Grove, zonas con importante presencia hispana radicadas en condado de Orange, considerado uno de los feudos conservadores en California.

Sánchez es la preferida por los votantes latinos. Un sondeo publicado por Los Angeles Times el 3 de junio indicaba que un 43% del electorado hispano apoyaba a la congresista en sus aspiraciones al Senado. Solo un 16% de los hispanos dijo preferir a Harris.

La dependencia que parece tener Sánchez del voto hispano ha hecho que los analistas consideren que sus opciones a superar a a Harris están conectadas con la movilización del electorado latino en unas elecciones generales en las que todo indica que la retórica antinmigrante del virtual nominado republicano a la presidencia, Donald Trump, podría ser el catalizador que impulse a los millones de hispanos a depositar su voto en las urnas.

Lea también:


Más contenido de tu interés