null: nullpx
Elecciones 2016

Este sería el camino para que California se independice del país gobernado por Trump

En un intento por establecer un país soberano y ajeno a las decisiones de Trump se recaudan firmas en California.
11 Nov 2016 – 7:35 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Someterlo al voto popular, enmendar la Constitución o enviar una petición cargada de firmas a la Casa Blanca son algunas de las vías que se barajan para independizar a California de Estados Unidos, una campaña que crece a la par de las protestas en las calles ante el triunfo de Donald Trump en la pasada elección presidencial.

El movimiento separatista Yes California o ‘CalExit’, que surgió en 2014, colecta firmas en un intento por establecer un país soberano y ajeno a las decisiones de Trump, que solo recibió un tercio de los votos del electorado californiano en los comicios del martes.

Aunque ningún estado ha logrado separarse de la Unión Americana, ni Texas a pesar de distintos esfuerzos, los promotores de ‘CalExit’ confían en que su movimiento logrará concretarse, citando los ejemplos de Escocia y su divorcio del Reino Unido, y este -a su vez- de la Unión Europea.

Arturo Cardona, antiguo director de Presente.org (un portal de peticiones populares) y ex subdirector político de la campaña presidencial de Bernie Sanders, considera que esta campaña es un exitoso repudio a la ideología de Trump, pero una opción poco realista para conformar un nuevo país.

“Nunca se ha logrado y está cerca de lo imposible. Hay mecanismos en la Constitución que permitirían lograrlo, pero es sumamente complicado”, mencionó.

Cardona rescata que ‘CalExit’ es parte de la resistencia popular contra la gestión del magnate. “Es un mensaje muy fuerte de rechazo. No solo la mayor parte del electorado votó contra él, sino que rechaza ser parte de un gobierno con una agenda racista, antiinmigrante y xenofóbica que amenaza a este país”.

Las vías para la independencia

El plan principal de ‘CalExit’ es que la propuesta de secesión de California se someta en la votación estatal de 2018, cuando se elegirá gobernador, pidiendo celebrar un referéndum en una elección especial que ocurría en la primavera de 2019. Así, del sufragio popular dependería la creación de una nueva nación.


Otra opción es que un legislador federal de California proponga una enmienda a la Constitución que permita que el Estado Dorado marque distancia del resto del país. Dicho cambio tendría que ser aprobado por al menos dos terceras partes del Congreso y el Senado.

“Si la enmienda es aprobada sería enviada a consideración de las legislaturas de los 50 estados. Si al menos 38 entidades otorgan su venia, la separación se adoptaría”, expone la campaña.

Una alternativa más sería que California solicite una convención donde se reúna una delegación de los 50 estados y que dos tercios de esta den luz verde. Posteriormente, cada legislatura estatal lo analizaría.

También se plantea la posibilidad de que la iniciativa se envíe directamente a la Casa Blanca.

En 2012, tras la reelección del presidente Barack Obama, California se unió a los 49 estados que “pacíficamente” solicitaron su independencia al portal de peticiones populares de la Casa Blanca. Para que una iniciativa sea considerada debe reunir al menos 100,000 firmas en 30 días. La campaña separatista texana ha rebasado esa cifra.

Este era el argumento de los californianos en 2012: “Los ciudadanos del estado de California no deben estar sujetos a las leyes arbitrarias e inconstitucionales dictadas por el gobierno de Estados Unidos”.

La respuesta de la Casa Blanca ha sido recordar que solicitar la independencia es un derecho que no está plasmado en la Carta Magna, que establece que la unión del país debe ser “perpetua”.

Hace cuatro años, Jon Carson, entonces vocero de la administración Obama, respondió así a la petición texana: “Nuestros padres fundadores establecieron la Constitución de Estados Unidos 'para formar una unión más perfecta' a través del duro y frustrante pero necesario trabajo del autogobierno (…) En ese documento, consagraron el derecho a cambiar nuestro gobierno nacional a través del poder de la papeleta electoral. Pero no proporcionaron el derecho a abandonarlo”.

California, el ‘país’

Amnistía migratoria para casi tres millones de indocumentados, promover la protección del medio ambiente, evitar el financiamiento de guerras que “perpetúan el terrorismo”, crear un efectivo sistema sanitario y modernizar la educación son algunos proyectos planteados por Yes California.

La sexta potencia del mundo, subrayan los promotores, puede progresar por su cuenta.

“California es más poderoso económicamente que Francia y tiene una población más grande que la de Polonia. Punto por punto, California se compara y compite con países, no solo con 49 estados”, cita la campaña. “En nuestra visión, Estados Unidos representa muchas cosas que entran en conflicto con los valores de California”, concluye.

Vea también:

En fotos: noche de protestas contra Donald Trump en Los Ángeles

En fotos: Noche de protestas en contra de Donald Trump en Los Ángeles

Loading
Cargando galería
Publicidad