null: nullpx

En fotos: La vida entre dos muros, la franja que solo habita la Patrulla Fronteriza en California

En la frontera Tijuana-San Diego, dos vallas se han erigido a lo largo de 13.6 millas, del mar a la zona de Otay Mesa. Se trata de un modelo que pretende extender la administración Trump. Esa franja llamada Border Infraestructure System (BIS), a la cual solo tienen acceso los agentes de la Patrulla Fronteriza, se ha convertido en uno de los sectores más vigilados y con menos incidentes, comparado con otras regiones, algo que se atribuye a una combinación de infraestructura, tecnología y personal.
8 Ago 2018 – 06:13 PM EDT
Reacciona
Comparte
1/24
Comparte
Eduardo Olmos, agente fronterizo, camina en la franja que separa a Tijuana de San Diego a la que nadie sin autorización puede entrar. Crédito: Isaias Alvarado
2/24
Comparte
Unos 2,400 agentes de la Patrulla Fronteriza vigilan en el sector de San Diego, California. Crédito: Isaias Alvarado
3/24
Comparte
Acceso a la franja entre los dos cercos en la zona de Otay Mesa. Al fondo se observa la valla antigua. Crédito: Isaias Alvarado
4/24
Comparte
Eduardo Olmos, agente de la Patrulla Fronteriza, recorre el tramo entre dos bardas metálicas en San Diego, un modelo que el gobierno Trump pretende ampliar. Crédito: Isaias Alvarado
5/24
Comparte
A lo largo de esa franja hay vehículos de la Patrulla Fronteriza estacionados. Crédito: Isaias Alvarado
6/24
Comparte
El agente fronterizo Eduardo Olmos conduce junto a la colonia Libertad de Tijuana, México. Crédito: Isaias Alvarado
7/24
Comparte
Según las autoridades, en la colonia Libertad, que se observa al fondo de esta foto, viven traficantes de personas. Crédito: Isaias Alvarado
8/24
Comparte
La colonia Libertad es considerada como una zona conflictiva, por eso la Patrulla Fronteriza no deja de vigilarla desde su jurisdicción. Crédito: Isaias Alvarado
9/24
Comparte
En el lado de Tijuana, los asentamientos poblacionales llegan hasta la vieja barda fronteriza. Crédito: Isaias Alvarado
10/24
Comparte
El agente fronterizo Saúl Rocha habla sobre las medidas de seguridad implementadas en el sector San Diego. Crédito: Isaias Alvarado
11/24
Comparte
Un vehículo de la Patrulla Fronteriza apostado cerca de la garita de San Ysidro, el cruce fronterizo más activo del mundo. Crédito: Isaias Alvarado
12/24
Comparte
El agente Eduardo Olmos de cara a Playas de Tijuana. Crédito: Isaias Alvarado
13/24
Comparte
Una bota vieja cerca de la valla fronteriza que concluye en el Océano Pacífico. Crédito: Isaias Alvarado
14/24
Comparte
A la izquierda, Playas de Tijuana; a la derecha, un sector de San Diego por donde circula una camioneta de la Patrulla Fronteriza. Crédito: Isaias Alvarado
15/24
Comparte
El agente Saúl Rocha observa dos países separados por dos cercos fronterizos. Crédito: Isaias Alvarado
16/24
Comparte
Un cartel publicitario en Tijuana se observa a través del viejo cerco fronterizo de Estados Unidos. Crédito: Isaias Alvarado
17/24
Comparte
A la estación en San Diego de la Patrulla Fronteriza le toca vigilar 60 millas. Crédito: Isaias Alvarado
18/24
Comparte
En 2016, la Patrulla Fronteriza arrestó a 31,000 personas en San Diego, esto es 100% menos que hace 30 años. Crédito: Isaias Alvarado
19/24
Comparte
El descenso de detenciones en ese sector se atribuye al doble cerco, la tecnología y la gran cantidad de agentes. Crédito: Isaias Alvarado
20/24
Comparte
A medida que han bajado los arrestos en San Diego, estos han subido en Arizona y Texas. Crédito: Isaias Alvarado
21/24
Comparte
El agente Eduardo Olmos señala la zona cerca del Océano Pacífico donde cada fin de semana se reúnen decenas de familias de inmigrantes. Crédito: Isaias Alvarado
22/24
Comparte
Un agente fronterizo en cuatrimoto patrulla cerca de la playa de San Diego. Crédito: Isaias Alvarado
23/24
Comparte
El agente fronterizo Saúl Rocha (derecha) conversa con uno de sus colegas en una zona restringida al público, cerca del mar de California. Crédito: Isaias Alvarado
24/24
Comparte
Detrás de la valla fronteriza, sobre la cual le escribieron la frase “Dios ama a Estados Unidos”, una familia mexicana posa sonriente. Crédito: Isaias Alvarado
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés