null: nullpx
Inteligencia Artificial

A falta de campesinos abren la primera granja operada por robots en EEUU

Se trata del primer cultivo en interiores que pretende revolucionar la agricultura reemplazando la labor de los humanos con inteligencia artificial, en respuesta a la creciente escasez de campesinos. Esta 'start-up' en California planea estar vendiendo este año sus primeras lechugas a restaurantes y supermercados, pero su meta es abrir más granjas cerca de zonas urbanas.
16 Oct 2018 – 8:13 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– "Cultivado por robots con amor". Aunque esta frase parece sacada de una película o serie de ciencia ficción, en realidad es parte del marketing de una nueva empresa ubicada en el norte de California. Iron Ox es la primera granja inteligente en interiores que acaba de iniciar operaciones en la ciudad de San Carlos (a 25 millas de San Francisco) y pretende ser pionera en la agricultura automatizada para resolver el problema de la escasez de campesinos.

El polémico debate sobre si las máquinas reemplazarán en el futuro a los humanos no es nuevo, pero los creadores de esta iniciativa han convertido las dudas que giran en torno al tema en una ventaja: aprovechando el valor que tiene en la actualidad el consumo de productos frescos y locales. "De la granja de robots a la mesa", es otra de sus consignas, basada en que lo que producirán serán los vegetales de mejor calidad posible.

"Van a ser las mejores ensaladas que jamás hayan comido", advierte Brandon Alexander, el CEO y cofundador de esta start-up que aunque confía la mayor parte de la producción a las máquinas, es liderada por humanos para "asegurar que cada planta es cultivada de la mejor manera desde su siembra hasta su cosecha".

El proyecto Iron Ox, fundado en 2015, ha logrado recaudar 6 millones de dólares convenciendo a sus inversores de que esta es la solución a la creciente falta de agricultores en los campos. De acuerdo a un estudio de la New American Economy, el número de campesinos ha disminuido drásticamente en la última década en gran parte por la falta de inmigrantes que son quienes llenan estas vacantes.

Lo que motivó a Alexander, quien alguna vez trabajó en el campo con su abuelo en Oklahoma antes de ser ingeniero en Google, es que había una cantidad de tareas en la agricultura que son repetitivas, las cuales pueden ser enseñadas a las máquinas, que a la vez pueden ir mejorando sus destrezas a medida que tienen más información sobre los procesos (lo que se conoce como machine learning o aprendizaje automatizado).

Por eso esta granja operada por robots autónomos busca a través de ciencia, tecnología, inteligencia artificial y robótica ser la respuesta. Su primer foco será producir diferentes tipos de lechugas y vegetales, así como hierbas para cocinar como la albahaca, el cilantro y el cebollín.

Cómo funciona Angus

Angus es el robot principal de esta granja y funciona con una tecnología similar a la de un vehículo autónomo: con sensores y visión computarizada. Pesa 1,000 libras (casi 450 kilos) y es lento, pero puede levantar 800 libras (360 kilos) de vegetales y trasladarlos de un sitio a otro gracias a sus ruedas.

Su principal tarea es facilitar el trasplante de los cultivos para que completen sus procesos de crecimiento transfiriéndolas de un sitio a otro usando un brazo mecánico, que se encarga de analizar cada planta a escala milimétrica. Este brazo también tiene sensores y cámaras que le permiten identificar enfermedades o anomalidades en el producto.

"Se pueden utilizar cámaras a bajo costo y sensores para que los robots entiendan, por ejemplo, las formas de las frutas o si están maduras, y una serie de criterios que normalmente tendría una persona", explica Ariel Coro, experto en tecnología, sobre la automatización de los procesos de la agricultura.

Además, en Iron Ox cuentan con un 'cerebro' o software que es donde se monitorean los datos del proceso en tiempo real. Pero también hay humanos detrás de la operación: un equipo de ingenieros que está a cargo de maximizar el crecimiento sano de las plantas y otro equipo de operarios que recogen los vegetales cuando ya están listos para la cosecha, aunque dicen que están trabajando en otro robot que se encargaría también de eso.

Más y mejor a menor costo

La promesa de esta granja es producir más y de mejor calidad a menor costo. De acuerdo a sus estimados, la idea es cultivar 30% más por acre que en las granjas tradicionales, además de ser más sostenibles que estas. ¿Cómo? Usando mayormente luz solar y energía LED en lugar de lámparas normales que consumen mucho y son más costosas; y a través de un sistema de cultivo hidropónico (que no necesita tierra) para emplear un 90% menos de agua.

Aunque por ahora no han firmado contratos, Iron Ox planea estar vendiendo este año sus primeras lechugas a restaurantes y supermercados. Al principio la empresa venderá productos por debajo del costo para ser competitiva.

Sin embargo, su meta es abrir más de estas granjas cerca de zonas urbanas para reducir el costo del transporte y abastecer con productos frescos a localidades enteras. La mayoría de los vegetales y frutas que se consumen en Estados Unidos llegan de California, Arizona, México y otros países, lo que implica que el consumidor estadounidense come lechuga que ha estado viajando tal vez una semana.

Además, el CEO afirma que iniciativas como la de Iron Ox ayudarán a producir vegetales sin dañar el medio ambiente.


Mira también:


En fotos: Los mexicanos que ya trabajaban los campos de EEUU hace 80 años

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés