null: nullpx
Inmigración

Una mujer y su hijo tuvieron que ser rescatados del río Bravo

Los traficantes de personas no sólo ponen riesgo a los inmigrantes más vulnerables sino también a los propios agentes de la patrulla fronteiza
16 May 2016 – 6:48 PM EDT

MISSION, Texas —Una mujer y su hijo que se estaban ahogando en las aguas de la represa Anzalduas, en Mission, Texas, fueron rescatados por agentes de la patrulla fronteriza de McAllen la noche del domingo pasado.

En un comunicado de prensa, representantes de la patrulla fronteriza del sector del Valle del Río Grande informaron que un agente observó a un grupo de inmigrantes que se alistaban para abordar una balsa, alrededor de las 8 p.m. El agente trató de persuadir a estas personas para que no cruzaran a territorio estadounidense, debido a la cercanía de la represa. El coyote habría ignorado la advertencia del oficial y les indicó a las personas que abordaran la balsa.

Al tiempo que la embarcación cruzaba el río Bravo, el agente se percató de que una mujer y su hijo estaban batallando para mantenerse a flote en las aguas del río. Inmediatamente, el agente saltó al río y ayudó a los inmigrantes, mientras el supuesto coyote se regresaba a suelo Mexicano.

En el comunicado también se informó que desde octubre de 2015 hasta la fecha, el personal de la patrulla fronteriza ha rescatado más de 500 personas, la mayoría de las cuales estuvo en riesgo de perder la vida por las tácticas empleadas por los traficantes de humanos.

Manuel Padilla, jefe de la patrulla fronteriza, recalcó una vez que los traficantes de humanos son personas despiadadas que arriesgan la vida de inmigrantes vulnerables y obligan a los agentes a exponerse a situaciones de peligro, ya que se ven obligados a tomar decisiones en fracción de segundos en un intento por salvar a otros.

Historias relacionadas:


Más contenido de tu interés