null: nullpx
Maltrato

Una madre lleva a su hijo totalmente sano 323 veces al hospital y ahora pagará 6 años de cárcel

Luego de un juicio de más de dos años se conoce la condena en contra de Kaylene Bowen-Wright por torturar a su hijo con tratamientos invasivos e innecesarios para la salud del menor.
15 Oct 2019 – 10:54 PM EDT

Desde que Christopher Bowen tenía 11 días de nacido, Kaylene Bowen hizo que su hijo recibiera tratamientos médicos que no necesitaba, de acuerdo con documentos judiciales.

Según los Servicios de Protección al Menor Christopher fue llevado a hospitales y pediatras en 323 ocasiones en las ciudades de Dallas y Houston. El menor vivió conectado a una máscara de oxígeno y a veces llegó a estar postrado en una silla de ruedas como resultado de tratamientos invasivos e innecesarios para su salud.

"Siempre estaba diciendo que Christopher estaba enfermo. Todas las semanas. Todos los meses. Siempre decía ´algo anda mal, tiene esto o aquello", explicó en su momento el padre del menor quien se separó de la madre por estas acciones.

Según los documentos de corte entre el 2009 y el 2016, el niño fue sometido a 13 cirugías. Su madre, de 34 años, aseguraba que su hijo se estaba muriendo, primero de una rara enfermedad genética y luego de cáncer.

Estas supuestas enfermedades fueron excusas para que la mujer realizara eventos para recaudar fondos. En 2014 la mujer recolectó $30,000 dólares en un rally de bicicletas con el fin de ayudar a pagar las cuentas médicas del menor.

Sin embargo en 2017 varios hospitales reportaron sus sospechas sobre el accionar de la madre, logrando que los Servicios de Protección al Menor le quitaran la custodia del menor y la de sus dos hermanos.

Por su parte un especialista dio fe que la madre del menor intentaba hacer que Christopher se enfermara cuando aseguró que el niño había tenido una convulsión, sin embargo no se encontraron señales ni síntomas médicos sobre dicho episodio. Este caso, sumado al largo historial de mujer, llevaron a su arresto.

Finalmente el viernes pasado el juicio en su contra terminó y Kaylene Bowen-Wright fue condenada a seis años de prisión luego de haberse declarado culpable por haber lastimado al menor.

Se cree que la mujer podría sufrir del síndrome de Münchhausen, un trastorno mental caracterizado por hacer que alguien bajo su cuidado se enferme o invente síntomas para llamar la atención.

En fotos: ellas fingieron la enfermedad de sus hijos y les indujeron síntomas de las formas más retorcidas

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:MaltratoDallasHoustonSalud

Más contenido de tu interés