null: nullpx
Abusos

Un falso centro de masajes era la sede de una red de prostitución en Texas

Tres hombres y tres mujeres fueron acusados de promover la prostitución y participar en actividades delictivas organizadas. Uno de los presuntos proxenetas es dueño de un popular restaurante de Dallas.
1 Nov 2019 – 03:45 PM EDT

El Departamento de policía de Dallas, Texas llevó a acabo un operativo en un spa llamado Jade/Hawaii, el 30 de octubre, en donde, según la investigación de las autoridades, esclavizaban a las empleadas para que vendieran sus cuerpos a los clientes.

Sin embargo, este operativo no tenía como propósito arrestar a estas mujeres, la misión principal era liberarlas de la red de tráfico sexual y, realmente, castigar a los responsables. Tras varios meses investigando cómo operaba este centro de masajes, los oficiales encontraron que los dueños de spa eran los mismo del popular restaurante Dragon House, en Southlake.

Los uniformados dicen que vieron a los conductores llevar dinero desde Jade Spa a Dragon House y las ganancias de ambos establecimientos se guardaron en una sola cuenta. DPD dice que cerca de $370,000 relacionados con la operación criminal, fueron incautados.

Según el documento del operativo, ninguna de las siete mujeres que fueron halladas viviendo en condiciones miserables y que dormían en delgados tapetes, fueron arrestadas.


"No son la fuente principal del problema", dijo a DallasNews el mayor Max Geron, quien supervisa las investigaciones criminales del DPD. "Son los dueños de negocios y los inversores los que facilitan y ejecutan estas operaciones. No nos llevaría a ningún lado enjuiciar a las mujeres que viven dentro de estos edificios".

Yong Bei-Wang-Murphy, de 51 años, Yong Suk Brown, de 61, Sangchan Byun, de 41, Unlu Gurpinar, de 64, Jae Jasmin Lee, de 48, y Chung Shendelman, de 62 años, fueron arrestados por cargos de promover la prostitución y participar en actividades delictivas organizadas. Uno de ellos era Yong Bei-Wang-Murphy, dueño de la Casa del Dragón en Southlake, que los clientes conocían como "Lucy".

Tanto Dragon House como el spa han sido clausurados temporalmente. Las trabajadoras fueron llevadas a un comando, donde fueron interrogadas por la policía y presentadas a organizaciones que ofrecen albergues y apoyo. Si rechazaban la ayuda, les devolvían sus teléfonos celulares, y quedaban en libertad.

Violencia, hacinamiento y violaciones: el gobierno de EEUU encuentra “severos” problemas en las prisiones de Alabama (fotos)

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:AbusosAcosoAcoso SexualInvestigación

Más contenido de tu interés