null: nullpx
Transplantes

Un niño de 3 años recibe trasplante de corazón en plena pandemia

Carlos Esquivel, de 3 años, logró ganarle la batalla a la muerte gracias a su familia y por supuesto, a un donante de órganos. “Carlos fue afortunado, pues durante la pandemia el número de órganos donados disminuyó”, dijo su doctora.
14 Sep 2021 – 10:59 AM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

DALLAS, Texas. - Su colección de “Monster Trucks” ¡es asombrosa! Los tiene del hombre araña, de Hulk, en todos los colores y tamaños y puede pasarse las horas jugando con ellos, gritando, saltando, sumergido en su mundo fantástico de aventuras, por toda su casa. Pero hace apenas un año, la vida de Carlos Esquivel, con solo 3 años de edad, cambió en un suspiro.

Karla Esquivel, su mamá, dijo que después de ver cómo la condición de salud de su hijo cambiaba sin razón aparente, le faltaba el aire cuando corría, perdió peso hasta parecer desnutrido, visitó al menos tres especialistas. “En el ecocardiograma es donde se vio que definitivamente su corazón estaba alargado”, dijo Esquivel.

El diagnóstico cayó como un balde de agua fría: miocardiopatía restrictiva, una condición en la que el músculo del corazón de Carlos estaba tan duro como un ladrillo que no bombeaba bien sangre y oxígeno al cuerpo.

No había cura.

Nathanya Báez Hernández fue la cardióloga especializada en trasplantes que lo atendió en el Centro Médico Childrens en Dallas. Báez dijo que, “después que lo evaluamos, lo pusimos en el tope de la lista de trasplante cardíaco, lo que llamamos estatus 1-A, que es el grupo de niños que están más enfermos y generalmente esos están aquí en el hospital.

Ese tipo de paciente debe esperar por el órgano donado en el hospital porque su condición es tan precaria que deben ser atendidos de inmediato en caso de ataque cardíaco. Esperar por una ambulancia no es una opción siempre.

Era abril del 2020, estábamos en plena pandemia y los cuidados que Carlos recibía, aun en el hospital, eran extremos por su condición.

“Si el niño es coronavirus positivo, en ese momento no vamos a estar recibiendo donaciones de órganos para el, pues tenemos que esperar que se recupere”, dijo Báez.

Así que con meticulosa preparación alistaron un reencuentro muy especial. El de él y su hermana quien no lo había visto por más de un mes. Un video muestra a la niña de 9 años abrazándolo fuertemente, llorando y diciéndole a Carlos cuanto lo extrañaba.

Pero la felicidad de ese bello reencuentro duró poco.

El corazón que Carlos necesitaba para seguir viviendo no llegaba. Ya habían pasado tres meses.

Báez explicó el por qué de ese retraso.

“Si notamos que las donaciones de órganos disminuyeron un poco más durante la época de coronavirus”, dijo.

Eso a pesar de que más de 3 mil personas habían muerto por covid en todo el país hasta esa fecha. Pero la pandemia también estaba afectando a ese proceso para salvar vidas.

“Un corazón que pudimos recibir de un donante, teníamos que rechazarlo si esa persona tenia coronavirus, no podíamos ni podemos aceptarlo”, explicó Báez

Y esa semana Carlos sufrió un ataque, las medicinas que estaba recibiendo estaban dejando de hacer efecto. “Como que fue la primera vez que enfrenté el hecho de que no están yendo bien las cosas y que no teníamos las cosas bajo control”, recordó su madre.

Pero al día siguiente de la noche más dura en el hospital sonó el teléfono.

“Mi esposo atendió, no habló, solo volteó y me dio esa mirada y sus ojos dijeron “ya, esta aquí ¿no? el corazón de Carlos”.

Esa noche les dijeron adiós a los protocolos anti covid: enfermeras los abrazaron y lloraron con ellos.

Y enseguida comenzaron los preparativos.

La doctora Báez dijo que a esos corazones donados los someten a muchos análisis para asegurar que no tengan ningún tipo de infección y dentro de esas pruebas ahora pues esta incluida la del coronavirus.

Y al día siguiente, con los médicos cantándole cumpleaños, Carlos entró al quirófano y ocho horas después ni el tapabocas pudo ocultar el resultado en la cara de su doctora al salir de la sala de operaciones. “Esos son los ojos que necesitaba ver, le dije “no me digas más” y ella me dijo, "todo esta perfecto, el corazón ya esta latiendo en el pecho de Carlos", dijo la madre.

Ese 28 de Junio del 2020 Carlos volvió a nacer.

Ahora el niño toma medicina que suprime su sistema inmunológico para evitar que su cuerpo rechace el órgano, pero eso lo convierte en un paciente de alto riesgo si contrae covid según los CDC.

Por eso sus padres evitan a toda costa que se enferme y lo inscribieron en una escuela privada donde hay más control contra el covid. Esquivel dijo que, “la mejor forma de proteger a Carlos es rodearlo de gente que este vacunada contra el coronavirus.”

Karla le preguntó a una enfermera, una noche cuando lloraba, cómo podía hacer su trabajo, rodeada a veces de tanta tristeza. La enfermera no le respondió. Cuando Carlos estaba en recuperación después de la operación, esa misma enfermera los visitó, vio al niño y le respondió a Karla, “por esto lo hago”.

A pesar de lo fuerte que ha sido la pandemia para ellos y su trabajo, médicos y enfermeras no han renunciado a su misión.

Cuando decides donar tus órganos y el momento llega puedes salvar hasta 8 vidas.

El proceso para convertirte es donante es simple, lo puede hacer cuando renuevas o sacas por primera vez tu licencia de conducir, por internet, llamando al teléfono local (214)-443-4255 o escribiendo al correo electrónico: Info@DonateLifeTexas.org

En este enlace encontrará más información sobre la ley estatal sobre la donación de órganos.

Y en este otro hallarás información sobre el programa “The Donate Life Texas Registry”, el único registro estatal del estado de Texas para donación de órganos .

Te puede interesar:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:TransplantesDallasTexasLocalNiños

Más contenido de tu interés