null: nullpx
Asesinatos

Madre texana habría matado a su hija con un palo y un cinturón

Supuestamente cometió el crimen porque hizo un desorden en la sala mientras ella se drogaba
31 Mar 2016 – 5:49 PM EDT

Tras el arresto de Jeri Quezada, la madre que después de haberse drogado con heroína junto con el novio habría matado a su hija Leiliana Wright de 4 años de edad en Grand Prairie, Texas, sale a relucir la forma tan trágica en que murió la menor.

Las autoridades levantaran cargos por violencia contra un menor de edad y le impusieron una fianza de medio millón de dólares.

Acorde con el reporte de la orden de arresto, el lamentable suceso ocurrió la noche del pasado 13 de marzo cuando la misma madre llamó al 911 para pedir auxilio porque su hija no respiraba y le estaba practicando CPR (resucitación boca a boca). Pero los paramédicos inmediatamente se dieron cuenta de los hematomas en el rostro y el abdomen.



Posteriormente, el forense ratificó que la muerte fue provocado por los múltiples golpes que recibió la menor con un palo de bambú y un cinturón. según publicó la estación KVUE ABC

Los detectives del caso informaron que Jeri Quezada de 30 años, cambió varias veces su versión de los hechos. Primero dijo que la niña se había atragantado con un emparedado y que por eso la alzó y le dió palmadas en el pecho y la parte posterior de la cabeza para que vomitara la comida.

Después dijeron que la niña se cayó cuando se estaba bañando. Pero la conclusión a la que llegaron las autoridades, es que la madre junto con su novio Charles Phifer, dejaron solos a la niña junto con su hermanito de apenas 18 meses de edad en la sala, mientras ellos se iban al baño a drogarse con heroína.

Al salir, habían botado jugo que estaban bebiendo y la sala estaba en desorden, lo que la enfureció y castigó dándoles palazos y cinturonazos. El médico forense también encontró golpes en los muslos y en los glúteos de la niña.

Aún no determinan si el novio enfrentará cargos también.


Más contenido de tu interés