Salud

El hospital declaró su muerte cerebral y ahora los padres pelean por mantenerla conectada

La batalla para que Payton Summons siga conectada a un respirador artificial arrancó luego de que la niña de 9 años sufriera una ataque cardiaco repentino. Una corte emitió una orden temporal para que el hospital infantil Cook en Fort Worth, Texas, le siga prestando atención médica, pero este miércoles se volverá a evaluar la situación.
9 Oct 2018 – 6:37 PM EDT

DALLAS, Texas.- Los padres de una niña de 9 años en Texas están peleando para que el hospital la mantenga conectada a un respirador artificial, pues aseguran que sigue luchando por sobrevivir.

El centro médico infantil Cook de Fort Worth declaró la muerte cerebral de la pequeña Payton Summons, quien sufrió un ataque cardiaco a finales de septiembre. El hospital se aprestaba a desconectarla en contra de la voluntad de sus padres, quienes buscaron que una corte intercediera.


La batalla legal por mantener a Payton conectada se desató luego de que la niña ingresara al hospital el 25 de septiembre tras recibir resucitación cardiopulmonar por una hora, en su casa y en la ambulancia camino al centro médico.

Una vez en la sala de emergencia, los especialistas lograron que su corazón volviera a latir, pero no que respirara por sí misma, de acuerdo con el Cook. Desde entonces, la niña ha estado conectada a un ventilador.

"Sufrió una lesión cerebral devastadora porque estuvo sin oxígeno por más de una hora", señaló el hospital en un comunicado. "Además de lidiar con el golpe inesperado de su ataque cardiaco y lesión cerebral devastadora, la familia de Payton también está enfrentando la noticia de que el ataque fue ocasionado por el crecimiento de un tumor de gran tamaño en su pecho que está sofocando su sistema circulatorio".

El hospital sostiene que bajo la ley texana "una persona se considera muerta si ha sufrido una pérdida irreversible de todas sus funciones cerebrales". A Payton se le administró un examen a las 24 de hospitalizada que mostró "cero actividad cerebral, confirmando que Payton está muerta cerebralmente". También se le realizó una electroencefalografía que determinó que no había actividad eléctrica en su cerebro, indicó el centro médico.

Pero los padres de Payton, quien sobrevivió un cáncer cuando era bebé, piden tiempo para trasladarla a otro hospital y aseguran que sus órganos siguen funcionando.

“La conocemos, nunca se rinde. Ya no necesita medicinas y eso me dice que está luchando”, aseguró su madre Tiffany Hofstetter en una rueda de prensa.

El 1 de octubre el tribunal ordenó mantenerla con el ventilador por 14 días, mientras los progenitores encuentran otro centro que acepte encargarse de ella.

En una nueva audiencia el viernes 5 de octubre, la jueza Melody Wilkinson nombró un representante legal para Payton, quien debe actuar como un tercero independiente que vele por sus intereses. Este miércoles se realizará otro encuentro en la corte para evaluar el caso.


Su abogado alega que la familia debe tener el tiempo y la oportunidad de encontrar otra instalación que se ocupe de Payton "mientras se recupera lentamente".

"Simplemente quieren darle a su hija la oportunidad de luchar. Con demasiada frecuencia, vemos a centros médicos poner sus finanzas por encima del cuidado de los pacientes", señaló Justin Moore en un comunicado, de acuerdo con el Star-Telegram.

Como explica el Texas Tribune, en el corazón de la controversia en el caso de Payton se encuentra una ley texana que le da amplios poderes a los hospitales y doctores para tomar este tipo de decisiones, a pesar de que los familiares del paciente se opongan.

La legislación en cuestión fue aprobada en 1999 y, es "casi única en el país".

"Permite a los doctores en Texas retirar ciertas formas de tratamiento vital para mantener al paciente con vida en contra de los deseos de sus familiares, mientras el doctor tenga el apoyo del comité de ética del hospital", señala la publicación.


También protege a los especialistas de demandas civiles o criminales. De acuerdo con expertos citados por el medio, solo California y Virgina tienen leyes similares a la ley de directriz anticipada de Texas.

El hospital Cook ha dicho que cumplirá con la orden de la jueza para que la familia encuentre otro hospital. También postergará un segundo examen independiente de actividad cerebral para confirmar "el resultado de la primera prueba que mostró cero actividad cerebral".

Asimismo, aseguraron que apoyan el "esfuerzo de la familia de Payton por hacer lo que creen es mejor para su niña".

"Experimentamos este tipo de pasión paternal todos los días y siempre trabajamos con los padres", señalaron cuando se conoció la orden judicial.

El poder de la última foto de un hijo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SaludLeyes y ProhibicionesTexasLocal

Más contenido de tu interés