Arrestos

Bebés amarrados, medicados y encerrados en un clóset, los alegatos contra la dueña de una guardería

Rebecca Anderson está acusada de poner en peligro a nueve niños que estaban a su cargo. Un padre la denunció luego que la cámara del portabebés de su hijo de 6 meses la grabara jalándolo por un tobillo y dándole una sustancia con una jeringa de plástico, detallan documentos policiales.
19 Sep 2018 – 1:55 PM EDT

DALLAS, Texas.- El padre de un niño de 6 meses acudió a la policía luego de revisar lo que una cámara, instalada en el portabebés, había captado en la guardería de su hijo.

El video muestra a la dueña del centro, Rebecca Anderson, jalando al bebé por un tobillo para sacarlo del portabebés y cambiarle el pañal, levantándolo por el babero del piso y dándole un líquido con una jeringa de plástico, de acuerdo con el reporte de la policía.

La denuncia ocurrió el viernes 14 de septiembre a cerca de las 8:30 am, y poco después del mediodía la policía sumaría nuevos alegatos de abuso infantil.

Oficiales se presentaron con una orden de allanamiento en la vivienda de Anderson, en la que operaba la guardería en la ciudad de Mesquite, un suburbio de Dallas. Anderson les aseguró que solo estaba cuidando a cinco niños , pero al revisar el lugar encontraron nueve en condiciones que podían poner en peligro su vida, según los documentos policiales obtenidos por Univision Noticias.

Tres niños estaban en el clóset de la habitación principal, amarrados a portabebés de plástico. "En algunos casos se les había removido el acolchado", detalla la orden de arresto en contra de Anderson.

También señala que otros niños fueron hallados con cuerdas de zapatos amarradas al cuello para restringir sus movimientos mientras estaban en los portabebés. Las luces de las habitaciones estaban apagadas.

De acuerdo con la policía, en un principio Anderson negó darle medicamento a los niños que cuida, pero cuando le mostraron el video en el que aparece usando la jeringa plástica, admitió que "probablemente le había dado Tylenol a todos los niños".

"La acusada admitió que le daba medicamento a los niños para que dejaran de llorar y facilitar su trabajo", señala el texto. También indica que Anderson reconoció que deja a los menores amarrados en los portabebés durante la mayor parte de las siste horas que están bajo su cuidado.

Anderson está acusada de poner en peligro a nueve menores y se le impuso una fianza de 25,000 dólares.


De acuerdo con registros estatales, la guardería Becky's Home Child Care opera desde 1989 y tenía su permiso activo hasta el 2019. Atiende desde bebés de meses hasta niños en edad escolar.

Las guarderías que funcionan en residencias deben ser inspeccionadas al menos una vez cada dos años. En diciembre del 2016 se detectó una violación relacionada con el plan de preparación ante incendios, pero fue corregida antes de que terminara el año.

El Departamento de Familia y Servicios de Protección está ahora investigando el maternal en el número 4307 de Tamarix Ct, indicó la vocera Marissa Gonzales. Los resultados de la pesquisa serán entregados a la Comisión de Salud y Servicios Humanos, que se encarga de supervisar las guarderías y emitir las licencias que les permiten operar.

En agosto del año pasado, un bebé de 9 meses falleció estrangulado por las cuerdas del portabebés luego de ser dejado en una residencia con una niñera que cuidaba a otros nueve niños.

Si sospecha de abusos o maltratos en un centro infantil repórtelo al 800-252-5400.

Ve también:


Tras una intensa búsqueda, Sherin Mathews fue hallada sin vida

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ArrestosAbuso InfantilTexasLocal

Más contenido de tu interés