null: nullpx
Educación

Cómo una escuela secundaria en Chicago está resolviendo su falta de profesores bilingües

Este centro educativo del barrio 'Las Empacadoras' está buscando educadores hispanos para reforzar su programa bilingüe, que prepararía a sus alumnos para competir en una economía donde la fluidez en español es cada vez más valiosa.
3 Nov 2018 – 05:56 PM EDT

Este artículo forma parte de una alianza entre ‘Chalkbeat’ y Univision Chicago.

Daniela Rendón supo que quería ser maestra cuando conoció a Nancy Guzmán, su maestra de español en la escuela secundaria del barrio 'Las Empacadoras': Back of the Yards College Preparatory High School.


La profesora no solo le enseñó a su alumna a considerar su español nativo como un activo y no como un déficit, sino también a pensar críticamente sobre la historia y los estereotipos. Nancy Guzmán se convirtió en un valioso modelo a seguir.

"Encontré a alguien con quien me conecto", contó Daniela Rendón.

Aunque conexiones como esa son fundamentales, no suceden con suficiente frecuencia en Illinois donde el 52 por ciento de los alumnos son estudiantes de color y el 83 por ciento de los maestros son blancos, según los nuevos datos del Informe Escolar de Illinois de la Junta Estatal de Educación. La disparidad se refiere a académicos y educadores, quienes aseguran que los estudiantes se benefician cuando pueden identificarse con un maestro de la misma raza o etnia.

En el barrio 'Las Empacadoras', una de las mejores escuelas secundarias del sur de la cuidad, con un 91 por ciento de hispanos, ha logrado mejores resultados que otros centros educativos para reducir esa disparidad. Sin embargo, su futuro depende de reforzar los mejores promedios del distrito para profesores que no sean blancos. Actualmente, su cuerpo docente dispone aproximadamente de una cuarta parte de latinos, proporción mayor que en el distrito en general, pero la directora de la escuela, Patricia Brekke, estima que su personal todavía es aproximadamente un 70 por ciento blanco. En su opinión, reclutar educadores nativos de habla hispana es un ingrediente esencial en los planes para construir un programa de lenguaje dual en la zona, que prepararía a sus estudiantes para competir en una economía donde la fluidez en español es cada vez más valiosa.

En las Escuelas Públicas de Chicago, donde 9 de cada 10 estudiantes son de color, el 52 por ciento de los maestros son blancos. Los rangos de enseñanza en la ciudad -con un 19 por ciento de latinos y otro 21 por ciento de negros- son muy diversos entre los 10 distritos escolares más grandes del estado, pero todavía les queda un largo camino por recorrer para que la la educación se adapte mejor a los estudiantes.

Las investigaciones muestran que los estudiantes se presentan a clase con mayor frecuencia, realizan mejores pruebas y tienen mayores probabilidades de graduarse cuando cuentan con maestros del mismo grupo étnico.

El ‘Informe Escolar de Illinois’ no incluye la etnia de los maestros como requisito de las escuelas, pero la vocera de la junta estatal de educación Jackie Matthews anunció que el estado está considerando incorporar esa opción en futuros informes.

Beneficios de la diversidad en fuerzas de trabajo docentes


Los estudios han demostrado que contar con maestros de color beneficia a todos los estudiantes, porque aprenden a verlos en cargos de autoridad y no con las caracterizaciones negativas estereotipadas sobre ellos que a menudo aparecen en los medios de comunicación. La investigación también revela mejores resultados académicos y socio-emocionales para alumnos de esta raza, mayor probabilidad de que reciban una educación culturalmente receptiva y menos posibilidades de que sean estereotipados o de que dean víctimas de un sesgo implícito cuando tengan un maestro con antecedentes culturales similares.

Otro aspecto es la retención.

“Un aprendizaje por color tiene mejores probabilidades de funcionar y mantenerse en escuelas donde resultaría muy difícil capacitar con maestros blancos", dijo Rebecca Vonderlack-Navarro, gerente de política de educación e investigación en el ‘Latino Policy Forum’. “Cuando la gente viene de la comunidad y lo entiende, no ocurre el choque cultural. Parece que realmente tienen la capacidad de ver las cosas desde otro punto de vista, desde una perspectiva basada en la fuerza".

Matt Lyons, director de talento de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés), señaló que el distrito quiere que todos sus estudiantes tengan acceso a una fuerza laboral docente tan diversa como la ciudad. Pero también reconoció que enfrentan grandes desafíos para transformar los equilibrios raciales, debido a que menos personas se están capacitando para ser educadores.

"Estamos luchando por una porción cada vez más grande de una tarta cada vez más pequeña", expresó.

El número de programas de preparación de maestros apoya su argumento.

Aproximadamente tres de cada cuatro candidatos a maestros en el estado se identifican como blancos, proporción que se ha mantenido constante por bastante tiempo. En simultáneo, el porcentaje de estudiantes de color en Illinois se ha incrementado de 46 a 52 por ciento desde 2008.


Soluciones en progreso para los problemas


El distrito ha puesto en práctica algunas tácticas para aumentar la cantidad de maestros hispanos y negros. La primera de ellas es un programa de residencia para docentes que se comenzó el año pasado con la Universidad Nacional de Louis (NLU por sus siglas en inglés) y Relay Chicago, una organización que recluta a los llamados paraprofesionales, quienes tienden a ser un grupo más diverso que los nuevos candidatos a profesores. El distrito también está reimpulsando academias de enseñanza en las propias escuelas secundarias para que los estudiantes tengan la posibilidad de prepararse y obtener un título en educación.

De igual modo, están buscando asociaciones privadas con organizaciones sin fines de lucro como ‘Golden Apple’ y ‘Grow Your Own Illinois’ para ayudar a construir un flujo de candidatos a maestros de color.

Robert Muller, decano del Colegio Nacional de Educación de la Universidad Nacional de Louis, también está apoyando al distrito escolar para diversificar su cuerpo estudiantil, dándole capacitación a asistentes de docentes y a paraprofesionales para que puedan convertirse en educadores. Pero está consciente de que hay mucho trabajo por hacer.

“Me imagino que tenemos un gasoducto con fugas en muchos lugares diferentes", manifestó. "No solo se trata de ubicar a las personas en las tuberías, sino de mantenerlas allí".

"Trabajar más para conservar a los maestros en sus primeros años ofreciéndoles apoyo, mentorías y, sobre todo, mejorando las condiciones de trabajo para reducir la escasez y aumentar la diversidad", opinó también Muller.

La junta estatal de educación está trabajando con otros estados para diversificar la información demográfica sobre los maestros y garantizar que todas las razas pongan en práctica una enseñanza culturalmente receptiva, según Jackie Matthews. También destacó que el estado piensa desarrollar planes de reclutamiento y retención para docentes.

Este mes, por ejemplo, aprobó el fortalecimiento y expansión de su fuerza laboral académica, incrementando tutorías y creando más vías para obtener una credencial, al eliminar el examen de habilidades básicas para candidatos de carrera media. Elizabeth Todd-Breland, profesora asistente de la Universidad de Illinois en Chicago, también sugirió que el distrito le dé preferencia a sus graduados y recomendó que active un drástico plan que revierta la disminución de maestros negros que viene sucediendo desde el año 2000 e incremente la cifra de docentes hispanos. Casi la mitad de los estudiantes del distrito son de origen latino.

Vonderlack-Navarro propuso reclutar estudiantes del distrito que reciban el sello de alfabetización bilingüe, entre otras estrategias para construir una sólida cartera de maestros hispanos.

“Debemos pensar esto en todos los niveles", dijo. "Si queremos que la fuerza laboral de docentes influya en el cuerpo estudiantil, necesitamos un mínimo de 5,000 maestros hispanos adicionales”.

Ella y otros expertos enfatizaron la importancia de mejorar las condiciones y la narrativa en torno a la profesión docente, además de lograr la conexión de los estudiantes con la idea de enseñar desde la escuela secundaria.


"Sólo quiero que mis hijos se sientan cómodos"


En el barrio ‘Las Empacadoras’, Nancy Guzmán recuerda cómo siendo estudiante de secundaria, aspiraba a ser maestra, como su protegida Daniela Rendón. Pero en su caso se debía a que no tenía ninguna conexión con sus profesores -blancos en su mayoría- en su escuela de ‘La Villita’. Quería regresar como educadora en las comunidades latinas similares a donde ella creció.


"Solo quiero que mis hijos se sientan cómodos, que se sientan conectados y comprendan que lo que hacemos en clase es relevante", expresó.

Guzmán y otros maestros de ‘Las Empacadoras’ están trabajando para construir un programa de lenguaje dual con 50 estudiantes de primer año para el próximo otoño, añadiendo la misma cantidad de alumnos en cada uno de los tres años siguientes. La iniciativa podría ayudar a la comunidad a competir por estudiantes con otras escuelas de alta demanda.

Se espera que los egresados de este programa pongan en alto a ‘Las Empacadoras’ al lograr sello estatal de bilingüismo en su diploma. La certificación del logro de un alto nivel de competencia en uno o más idiomas además del inglés y una credencial para atraer a empleadores y a universidades.

La directora Patricia Brekke ha identificado a siete de los 14 maestros que eventualmente necesitará, incluida Nancy Guzmán. En medio de la incómoda falta de maestros, está enfrentando el desafío de que puedan estudiar otros idiomas y obtengan certificaciones especiales. El distrito escolar le ha ofrecido su apoyo y la está conectando con universidades donde podrían aceptar a posibles candidatos. La directora manifestó que continuarán reclutando maestros bilingües, preferiblemente hispanos, "para que los estudiantes reciban instrucción de hablantes nativos".

“Ella misma está a punto de graduarse en una escuela predominantemente hispana de la que quiere ser maestra”, dijo refiriéndose a Daniela Rendón.

"Regresan para decir que algún docente los impactó tanto que quieren ser profesores y yo los invito a que vuelvan y sean maestros de lo que quieran aquí”, apuntó Brekke.

"Queremos que los alumnos sean lo que quieran ser", finalizó. “Pero si quieren ser educadores, deberían regresar y ofrecer ese servicio en las comunidades donde crecieron y tuvieron un impacto profundo en sus vidas”.

“Seguimos hablando sobre esto, para poder volver a casa".


Esta historia fue publicada originalmente por Chalkbeat, una organización de noticias sin fines de lucro que cubre la educación pública. Para recibir sus boletines puedes registrarte en este enlace.

Estas son las 10 mejores universidades del país de 2018-2019

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EducaciónLocal

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.