null: nullpx
Explosiones

Quinta explosión en Texas este mes: esto es lo que se sabe hasta el momento

Un nuevo artefacto explotó el martes en un centro de FedEx al noreste de San Antonio. Las autoridades confirmaron que hay una conexión con las cuatro detonaciones en Austin que dejaron dos muertos y varios heridos.
19 Mar 2018 – 12:26 PM EDT

Este martes 20 de marzo, poco después de la medianoche, un nuevo artefacto explotó en un centro de FedEx en Schertz , 25 millas al noreste de San Antonio.

Se trata de la quinta explosión en Texas este mes y la primera fuera de Austin, donde cuatro detonaciones han dejado dos muertos y varios heridos.

Las autoridades confirmaron el martes que la quinta explosión está vinculada a las de Austin, en las que se cree está actuando un "atacante en serie".

¿Qué se sabe de los explosivos utilizados?

El paquete que estalló este martes en la madrugada se encontraba en una banda transportadora cuando explotó en Schertz.

El FBI confirmó que ese estallido está conectado con las cuatro explosiones en la capital texana al igual que otro artefacto explosivo que fue interceptado horas después. Esa segunda caja, que fue entregada a las autoridades antes de que explotara, se encontraba en otro centro de FedEx, en la capital texana.

FedEx informó asimismo que "el individuo responsable" de la explosión "mandó un segundo paquete que fue asegurado y entregado a las agencias del orden".

La empresa señaló que había entregado "amplia evidencia" relacionada con ambas cajas y el individuo, "obtenida a través de nuestros sistemas de seguridad con tecnología avanzada".

En los tres paquetes que explotaron en Austin, el 2 y el 12 de marzo, no se había usado el servicio postal estadounidense o uno como el de FedEx, según indicaron las autoridades en ese momento.

La explosión del domingo 18 de marzo fue distinta. Ocurrió cuando un cable o cuerda atado al explosivo recibió presión, ya sea porque una de las víctimas lo piso o tocó cuando caminaba entre la calle y una reja, señalaron autoridades en base a resultados preliminares de su investigación.

En ella se demostró una mayor habilidad y sofisticación que en los incidentes anteriores, señaló el jefe de la policía de Austin, Brian Manley.

El agente del FBI a cargo, Christopher Combs, señaló el lunes que esa bomba detonada cambiaba todo. "Es más sofisticada. No hay un blanco específico. Estamos muy preocupados con los cables como trampa, un niño pudo haber caminado por la acera y golpearlo".

Las primeras tres explosiones ocurrieron en la mañana cuando los víctimas recogieron o trataron de abrir paquetes -cajas de cartón- dejados en su puertas. La cuarta fue de noche y la quinta de madrugada.

¿Qué motiva los ataques y quiénes son las víctimas?

Una empleada tuvo molestias en los oídos tras la explosión del martes en Schertz, pero fue atendida y dada de alta.

La explosión del domingo dejó a dos hombres anglosajones de 22 y 23 años heridos. En las tres bombas anteriores las víctimas fueron minorías: dos afroestadounidenses fallecieron y una hispana resultó gravemente herida.

La policía había dicho que no descartaba que se trata de crímenes de odio, pero que también podían ser actos de terrorismo o perpetrados por el crimen organizado.

El jefe de la policía de Austin dijo el lunes que no sabían suficiente sobre los ataques para determinar qué los está motivando.

"¿Se trata de terrorismo? ¿Se trata de un crimen de odio?", dijo Manley ante las preguntas de reporteros. "Tenemos que determinar si hay una ideología específica detrás de esto".

La primera explosión ocurrió durante la mañana del 2 de marzo y provocó la muerte de Anthony Stephan House, de 39 años. House encontró un paquete en el frente de su casa que explotó provocándole heridas severas. La víctima murió en el hospital casi una hora después de la explosión.


En la segunda explosión murió Draylen Mason, un joven de 17 años. Manley, lo describió como un “joven extraordinario con un futuro prometedor”. Mason era estudiante de la preparatoria East Austin College Prep. Tocaba el bajo en la banda Austin Soundwaves y para la Orquesta Juvenil de Austin, según refleja su perfil de Facebook.

Había sido aceptado en la escuela de música Butler de la Universidad de Texas, le confirmó un vocero al Austin-Stateman.

En esa explosión en la cuadra 4800 de Oldfort Hill Drive, también resultó herida la madre de Mason, pero se esperaba que se recuperase.

Las familias de House y Mason, ambos afroamericanos, se conocían y las autoridades están investigando esa conexión.


En la tercera explosión resultó gravemente herida una hispana de 75 años, quien estaba en estado crítico. El Washington Post la identificó como Esperanza “Hope” Moreno Herrera. La policía no ha dado a conocer su identidad.

Con la cuarta explosión, las hipótesis de las motivaciones del atacante pueden ser otras.

"Lo que hemos visto ahora es un cambio significativo desde lo que parecía ser tres ataques con objetivos específicos. Lo que ocurrió anoche es un ataque que buscaba afectar a alguien al azar", indicó Manley. "Estamos viendo definitivamente un cambio en el método que este sospechoso... está usando".

¿Quién investiga las explosiones?

Más de 500 agentes participan activamente en la investigación. Detectives de homicidios, técnicos de bombas, cartógrafos forenses, químicos, inteligencia y analistas forenses, equipos de detección de explosivos, perros detectores de bombas y equipos de recuperación de pruebas.

El Grupo de Respuesta a Incidentes Críticos del FBI y el Equipo Nacional de Respuesta de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF), están colaborando para identificar a los responsables.

El último grupo asignado ya ha estado en otros casos de alto perfil como el ataque a las Torres Gemelas en 2001 y el de Oklahoma City en 1995.

Asimismo, el gobernador Greg Abbott anunció el lunes que aprobó 265,000 dólares en fondos de emergencia para que la policía de Austin y el equipo de respuesta ante bombas de los Texas Rangers adquieran siete equipos portátiles de rayos-x. El objetivo es reforzar la respuesta ante paquetes u objetos sospechosos.


¿Qué está pidiendo la policía?

La policía pide a los residentes de Austin que estén atentos a objetos sospechosos -paquetes, cajas o bultos- y no los toquen ni manipulen. La instrucción es llamar de inmediato al 911.

“Si ves algo sospechoso o fuera de lugar, asegúrense de ponerse en contacto con nosotros", señaló Manley.

La policía de Austin ha recibido más de 1,200 llamadas reportando paquetes sospechosos desde el 12 de marzo en la mañana.


Los vecinos que tengan cámaras de seguridad en el vecindario Travis Country deben llamar al 512 9745210, pues la policía quiere examinar esas grabaciones en busca de posibles sospechosos.

Las autoridades han ofrecido hasta 115,000 dólares para quien ofrezcan información que lleve a un arresto.

En fotos: Explosiones de paquetes bomba mantuvieron en vilo a las autoridades en Austin

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ExplosionesHeridosLocal

Más contenido de tu interés