null: nullpx
Demandas

La Procuraduría de Texas solicitó el cierre de un negocio en Austin que ofrecía servicios de traslado de vehículos a México

De acuerdo con los argumentos presentados en una demanda legal contra Gestoría Bolaños & Asociados, esta empresa engañaba a los clientes de habla hispana al cobrarles por presuntamente tramitar documentos de aduana requeridos para trasladar vehículos a México.
2 Nov 2016 – 9:44 AM EDT

AUSTIN, Texas - La Procuraduría de Texas solicitó a una corte estatal ordenar el cierre de un negocio en Austin que ofrece servicios para tramitar la exportación de automóviles particulares a México.

En la solicitud, presentada el pasado martes, se argumenta que la empresa 'Gestoría Bolaños & Asociados' viola la Ley de Protección al Consumidor de Texas, porque presuntamente engañaban a inmigrantes mexicanos que deseaban trasladar sus vehículos al vecino país.

La Oficina del Procurador General de Texas informó a través de un comunicado sobre la demanda que se interpuso ante una corte estatal en el condado de Travis,en la que se pide el cierre de “Gestoría Bolaños & Asociados”, propiedad de Jean Pérez.

La demanda también solicita que se imponga una multa a los propietarios del establecimiento de hasta 20 mil dólares por cada violación cometida y se le obligue a restaurar el dinero defraudado a los consumidores.

Según las autoridades, 'Gestoría Bolaños & Asociados'engañó a los consumidores de habla hispana en Texas al hacer declaraciones engañosas de que estaba autorizado para obtener los documentos de aduana necesarios para exportar vehículos a México.

La compañía de Pérez cobraba una cuota inicial de mil 750 dólares en efectivo por sus servicios y exigía los títulos de los vehículos.

La firma de gestoría solicitaba también con frecuencia pagos adicionales a los consumidores, a pesar de que no cumplía con los servicios anunciados o prometidos.

Cuando los clientes se quejaban, el negocio los acusaba de incumplir su contrato y se negaba a devolver el dinero o devolver los títulos del vehículo.

Pérez operaba una oficina en un local permanente y rentaba un espacio durante los fines de semana en un 'mercado de pulgas' de Austin, para atender a sus clientes.

El establecimiento promovía sus servicios de exportación de vehículos en anuncios en los periódicos y a través de las redes sociales en Internet.

La demanda fue interpuesta por la División de Protección al Consumidor de la Oficina del Procurador General de Texas, responsable de aplicar una variedad de leyes estatales y federales de protección del consumidor.

RELACIONADOS:DemandasEstafa y FraudeLatinosLocal

Más contenido de tu interés