null: nullpx
Austin

De Veracruz a Austin: La historia de éxito de dos hermanas que celebran sus raíces a través de la cocina

Reyna y Maritza Vázquez son dos mujeres inmigrantes que han tenido gran éxito en la ciudad utilizando recetas pasadas de generación a generación con un toque especial.
26 Ago 2019 – 5:04 PM EDT

Los días de Reyna Vázquez inician a las 3:00 a.m. Antes de que salgan los primeros rayos del sol, Reyna y su mamá están en el restaurante Veracruz All Natural preparando el mole y salsas típicas de su país.

Reyna y su hermana Maritza mantienen viva su cultura a través del arte de la cocina. Ambas aprendieron hacer los platos típicos preparados por su madre que tenía varios restaurantes en México.

Ahora las hermanas utilizan sus técnicas para cultivar los paladares de sus clientes.

“Crecí en el ambiente de restaurante porque ella (su madre) siempre tuvo restaurantes en Veracruz, México, y ella fue la que me enseñó las técnicas y todo lo que aplico en el restaurante, claro con un toque mío. Hasta la fecha trabajamos juntas y para mí es un honor presentarle las recetas que me ha enseñado”, dijo Reyna.

A pocas horas de abrir el restaurante, ya habían decenas de personas haciendo turno. El éxito de sus recetas la han llevado abrir cinco restaurantes, pero el camino no fue fácil.

Reyna relató que iniciar su negocio fue cuesta arriba. Incluso, el primer “food truck” que abrió en 2006 poco después cerró.

Sin embargo, aseguró que rendirse no fue una opción. Luego de dos años de ahorrar dinero y muchos sacrificios, abrió otro “food truck”, esta vez con la ayuda de su hermana.

“Me siento muy satisfecha con lo que hemos hecho. Sobretodo por ser mujeres hispanas viniendo como inmigrantes. Hay demasiados obstáculos para nosotros, pero me decía 'tengo que arriesgarme'. Le digo a las personas que tienen ganas de hacer su propio negocio que lo hagan. Todo requiere sacrificio y trabajo pero al fin de cuentas puedes lograrlos. Es muy satisfactorio hablar con personas que se sienten inspiradas por nuestra historia”, dijo con una sonrisa.

Reyna reconoció que al ser inmigrante y mujer se le presentaron grandes obstáculos. Es por esto que la gran mayoría de sus empleados son hispanos, con el propósito de darles una oportunidad de trabajo en la que se sientan como en casa.

“El mensaje que daría a la persona inmigrante como yo es no tener miedo a lo que pueda pasar. En un punto de mi carrera, o cuando comenzamos el negocio, o tienes miedo o haces lo que realmente quieres hacer”, reiteró.

Reyna y Maritza Vázquez llegaron a Austin con un sueño. Tras años de esfuerzo, sacrificio y haciendo homenaje a su cultura han visto cumplirlo.

RELACIONADOS:AustinTexasInmigración

Más contenido de tu interés