null: nullpx
Inmigración

“Inhumano y completamente inaceptable”: obispos católicos de Arizona sobre separación de familias en la frontera

Jueces de inmigración en la corte de Tucson recomiendan la reunificación familiar tras enjuiciar varios casos de separación en la frontera en cumplimiento de la política 'cero tolerancia' implementada por el fiscal general Jeff Sessions.
5 Jun 2018 – 6:49 PM EDT

TUCSON, Arizona.- Jueces federales en la corte de Tucson han mostrado su rechazo a la política de la administración del presidente Donald Trump de separar a los padres de sus hijos tras cruzar la frontera ilegalmente. En más de dos docenas de casos recientes, los jueces recomendaron que los niños se reúnan con sus padres tan pronto sean liberados, según registros de la corte.

Las recomendaciones de los jueces sobre la reunificación llegan a semanas del anuncio del Fiscal General, Jeff Sessions, de una política de ‘cero tolerancia’ para enjuiciar al 100 por ciento de los inmigrantes que cruzan la frontera ilegalmente e incluso separar a los padres de sus hijos.

Esta política, que es un seguimiento a las órdenes del presidente, fue ratificada el jueves pasado por la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen, en su visita a la frontera de Arizona, desde donde se comprometió a enjuiciar por igual a indocumentados y coyotes por violar la ley.


Nilsen dijo a periodistas que los críticos quieren que las familias que cruzan la frontera ilegalmente reciban un tratamiento especial. "No hay cárcel si tienen familia, no hay consecuencias críticas si tienen hijos", dijo Nilsen. "Si cruzas ilegalmente, si traficas personas, te vamos a enjuiciar. Si realizas un reclamo falso de inmigración, te enjuiciaremos".

Las familias que cruzan por fuera de los puertos de entrada y son detenidos por la Patrulla Fronteriza deben presentarse frente a un juez de inmigración en la corte federal de Tucson. Quienes deciden hacerlo por las garitas, no son separadas, como lo hicieron recientemente decenas de familias, la mayoría de ellas guatemaltecas, que camparon en el puerto fronterizo de Nogales a la espera de solicitar asilo político.

Esto refleja que la política de disuasión de la administración Trump podría tener la consecuencia involuntaria de mover el tráfico de indocumentados a los puertos de entrada, donde los padres no pueden ser separados de sus hijos ni procesados porque no está en contra de la ley buscar asilo en Estados Unidos a través de las garitas.

En lugar de enfrentar el enjuiciamiento, estas familias generalmente son detenidas juntas y si no hay un centro de detención con camas disponibles, son liberadas con un dispositivo en el tobillo para monitorearlos y un aviso para comparecer posteriormente ante un oficial de inmigración.

"DHS no tiene actualmente una política de separación de familias en la frontera con fines de disuasión. Según lo exige la ley, el DHS debe proteger el interés superior de los menores que cruzan nuestras fronteras y ocasionalmente separa a los niños de un adulto con quien viajan cuando no podemos determinar la relación parental o si pensamos que el niño está en peligro. Desafortunadamente, hemos visto muchos casos en que traficantes de personas han usado niños para cruzar la frontera y obtener entrada ilegal a nuestro país, ya que saben que es poco probable que sean detenidos. Esta es una de las lagunas que nos gustaría que el Congreso termine para obtener el control operacional de nuestra frontera", aseguró a Univision Noticias Tyler Q. Houlton, vocero del Departamento de Seguridad Nacional.

En el puerto fronterizo DeConcinni en Nogales han procesado casi cien padres y sus hijos, algunos han esperado hasta 7 días para ser atendidos por oficiales de aduanas.


Aunque las detenciones de familias en Texas cayeron recientemente, las cifras de CBP muestran que aumentaron en Arizona, lo que indica que los enjuiciamientos de los padres también podrían estar en aumento en Tucson.

Cifras de CBP revelan que la llegada de menores no acompañados por las garitas de Arizona se incrementó en un 29%, mientras en el año fiscal 2017 detuvieron a 877 personas en lo que va de 2018 (1 octubre de 2017 al 30 de abril de 2018) han detenido a 1,133 niños y adolescentes. En cuanto a las unidades familiares en el año fiscal 2017 detuvieron 4,041 personas mientras en los siete meses del año fiscal 2018 se han detenido a 5,565 individuos, lo que representa un incremento del 38%.

Aduanas y Protección Fronteriza no divulgará el número de padres remitidos para procesamiento en Arizona, pero un funcionario de la agencia dijo recientemente durante una audiencia en el Congreso que del 6 de mayo al 19 de mayo, 638 padres que viajaban con 658 hijos menores fueron procesados.

Una investigación de Arizona Daily Star encontró que del 21 de mayo al 30 de mayo la corte federal de Tucson recibió 26 casos en los que los jueces recomendaron la reunificación familiar.

De acuerdo con los registros, hasta el pasado viernes, 10 de los padres, en su mayoría madres, fueron remitidos en un centro de detención en Eloy. Cinco padres se encuentran en un centro de detención en la zona rural de Georgia y seis fueron trasladados cerca de Los Ángeles.

Al menos nueve padres fueron enjuiciados en la corte federal de Tucson durante la semana del 14 de mayo, según los registros judiciales. En ese momento, los abogados pidieron a los jueces que dejaran constancia de que sus clientes estaban separados de sus hijos.

Un reporte del Arizona Daily Star pone de ejemplo el caso de Francisco Gómez Velásquez, quien fue separado de su hija de 12 años cuando cruzó la frontera por Lukeville el pasado 19 de mayo. Tres días después se presentó ante un juez, el abogado recomendó que le entregaran a su hija.

“Inhumano y completamente inaceptable”

Los Obispos de la Conferencia Católica de Arizona expresaron su solidaridad en la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) sobre la necesidad crítica de proteger a los niños inmigrantes y las familias que buscan la seguridad frente a la violencia al mantenerlos unidos.

“Muchos de los que llegan a nuestras fronteras huyen del hambre, la violencia o la muerte. La separación de los niños de sus padres en estas situaciones, ya sea como medio de castigo o disuasión, es inhumana y totalmente inaceptable”, indicaron los religiosos.

Desde el final de la Administración Obama y continuando en la Administración Trump, se ha observado un aumento preocupante en la separación de familias en la frontera de los Estados Unidos con México. De hecho, más de 700 niños han sido separados de sus padres desde octubre de 2017, incluidos más de 100 niños menores de cuatro años, indica el comunicado de la Conferencia Católica.

Los obispos señalan que les preocupa que el número de niños separados aumente drásticamente después de la declaración del gobierno de que todas las personas que crucen la frontera sin autorización, incluidos los padres de unidades familiares, serán enjuiciados como criminale.

“La Iglesia Católica siempre ha dado una importancia primordial en el valor de la vida familiar, especialmente en lo que se refiere a los padres y sus hijos”, enfatizaron los líderes de la iglesia católica.

Los obispos alentaron a los católicos de todo el país a enviar un mensaje al Congreso solicitando su ayuda para proteger a los niños y sus familias mediante el uso de la Alerta de Acción de USCCB / Justicia para Inmigrantes.

Vea también:


Cientos cruzan la frontera texana

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés