null: nullpx
Demandas

Grupos legales demandan a Arizona por negar licencias de conducir a ciertos inmigrantes

El Fondo Mexicoamericano para la Educación y Defensa Legal (MALDEF), el Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC) y la firma Ortega presentaron la demanda en la corte federal en Phoenix en nombre de cinco personas afectadas directamente por esta regulación.
14 Sep 2016 – 9:02 PM EDT

Organizaciones defensoras de los derechos civiles presentaron una demanda en contra de una ley estatal en Arizona que niega licencias de conducir a ciertos inmigrantes víctimas de violencia doméstica y crímenes violentos, se informó hoy.

El Fondo Mexicoamericano para la Educación y Defensa Legal (MALDEF), el Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC) y la firma Ortega presentaron la demanda en la corte federal en Phoenix en nombre de cinco personas afectadas directamente por esta regulación.

"Arizona injustamente está negando la posibilidad de manejar legalmente a algunos de sus residentes más vulnerables, impidiendo la posibilidad de vivir separados de las personas que los abusan y negándoles la posibilidad de tener una mejor vida", dijo Nicholas Espíritu, abogado con NILC en un comunicado de prensa.

Antes del 2012, el estado otorgaba licencias de conducir a toda persona que contara con un permiso de trabajo otorgado por el Gobierno federal.

No obstante, después que el presidente Barack Obama, anunciara el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), la entonces gobernadora de Arizona Jan Brewer firmó una orden ejecutiva que les niega ese derecho.

Tras varios años de lucha legal, un juez federal eliminó esta provisión que afecta directamente a los beneficiados del DACA, sin embargo el estado continúa hasta la fecha negando licencias de conducir a inmigrantes protegidos bajo otros programas de acción diferida dirigidos a víctimas de violencia doméstica o crímenes violentos, de acuerdo a la demanda.

Estas personas, al igual que los beneficiarios del DACA, cuentan con un permiso de trabajo otorgado por el Gobierno federal mientras regularizan su estatus migratorio.

María del Carmen Cruz Hernández, una madre soltera que sufre de cáncer, es una de las personas afectadas.

Hernández recibió la protección de un programa de acción diferida y permiso de trabajo el año pasado, sin embargo el estado de Arizona le negó una licencia de conducir.

Sin este documento, asegura la madre de dos niñas, ha perdido varias ofertas de empleo al mismo tiempo tuvo dificultades para recibir tratamiento médico.

Otra de las afectadas es Guadalupe Nava, quien el estado le ha negado en tres ocasiones el obtener una licencia de conducir a pesar de que cuenta con un permiso de trabajo que recibió después de aplicar para una visa de sobrevivientes de violencia doméstica.

Arizona cuenta con una ley estatal que niega licencias o identificaciones oficiales a todas las personas que no pueden comprobar que cuentan con una residencia legal en el país.

Publicidad