null: nullpx
Inmigración

Grupo humanitario en Arizona termina con celebración de vigilias semanales a casi dos décadas de realizarlas

La coalición ha pintado 3,000 cruces, cada una en memoria de un indocumentado fallecido cuyos restos han sido recuperados en la frontera de Arizona con México.
25 May 2017 – 1:51 PM EDT

TUCSON, Arizona. - La Coalición de los Derechos Humanos de Arizona terminó hoy con un ciclo de su historia al celebrar su última vigilia semanal, la cual realizó durante los últimos 17 años, esto en honor de los inmigrantes indocumentados fallecidos y desaparecidos en la frontera con México.

"Sabemos que las nuevas políticas migratorias de la Administración del presidente Trump agravaran la situación en la frontera, por eso seguiremos luchando y denunciando estas peligrosas medidas", dijo Isabel García, directora de la Coalición de los Derechos Humanos de Arizona.

La organización inició las vigilias en junio de 2,000, celebrando cada jueves una reunión por las tardes en "El Tiradito", una improvisada capilla al aire libre en el centro de de Tucson.

Desde entonces la coalición ha pintado 3,000 cruces, cada una en memoria de un indocumentado fallecido cuyos restos han sido recuperados en la frontera de Arizona con México.

"Aunque dejemos de hacer las vigilias cada semana, "El Tiradito" seguirá siendo un lugar para recordar a los inmigrantes fallecidos", dijo la activista.

Este lugar ha sido utilizado desde finales de los 70 como un lugar para recordar a los indocumentados fallecidos, desaparecidos y quienes han muerto a manos de la Patrulla Fronteriza.

García indicó que la principal razón por la que terminan con las vigilias semanales es porque la persona encargada de organizarlas ya no puede continuar con esta tarea.

"Nosotros como organización más que nunca seguiremos luchando por todos aquellos que no tienen voz", aseveró.

La activista confesó que existe una gran preocupación de que se pueda registrar un incremento en las muertes de inmigrantes a lo largo de la frontera a medida que continúan los arrestos y las deportaciones, tanto en las comunidades fronterizas como en el interior del país.


Más contenido de tu interés