null: nullpx
Inmigración

Cuestionan el arresto de un inmigrante por parte de la Patrulla Fronteriza en un vecindario de Tucson

El inmigrante asegura que se dirigía a su trabajo cuando fue detenido por los agentes fronterizos, horas después fue liberado
16 Sep 2016 – 2:06 PM EDT

TUCSON, Arizona - Marco Antonio Magallanes, un inmigrante indocumentado originario de Sonora, México, denunció que el pasado miércoles había acabado de salir de su casa rumbo al trabajo cuando una camioneta de la Patrulla Fronteriza empezó a seguirlo y luego encendió las luces para indicarle que se detuviera.

Al deternerse, los oficiales le ordenaron bajarse del vehículo. Una vez afuera del auto intentó enseñarles sus documentos y en ese momento los oficiales lo tiraron al piso.

“Me bajaron del carro, quise enseñarles mis papeles que traía, se enojaron, me tiraron y me llevaron”, relató Magallanes.

Los agentes le dijeron que lo estaban buscando hace dos meses para deportarlo.

En un video grabado por un vecino del área se observa el momento del arresto y cuando los agentes lo derriban al piso. El inmigrante les da su nombre y el uniformado le dice que ya saben quién es y de dónde viene.

El incidente ocurrió la mañana del pasado miércoles en un vecindario del sur de Tucson. Magallanes fue arrestado y liberado el jueves a la madrugada.

“Me tomaron las huellas, al rato me hablan y me dicen no cometiste ningún crimen, no sabemos por qué estás aquí”, relató Magallanes.

Tras el incidente, la agencia migratoria informó que agentes de la Patrulla Fronteriza del sector Tucson realizaron una parada vehícular durante la cual descubrieron que el conductor estaba ilegalmente en Estados Unidos. Dijeron además que el sujeto fue procesado y posteriormente dejado en libertad y que está esperando una audiencia relacionada con un arresto previo.

La abogada de inmigración, Claudia Arévalo, explicó que Magallanes fue arrestado previamente por no tener documentos legales, estuvo en el centro de detención Eloy y su caso fue cerrado administrativamente.

“Estuvo muy mal detener a una persona por 20 horas cuando las autoridades habían determinado que se cerrara el caso [previo]... y ahora ni saben por qué lo detuvieron... se me hace una injusticia y la forma en que fue detenido es abuso de autoridad”, dijo Arévalo.

Magallanes lleva más de 14 años residiendo en Arizona, tiene dos hijos estadounidenses y no tiene antecedentes criminales.

Las imágenes han causado indignación en la comunidad que cuestionan el accionar de la Patrulla Fronteriza en vecindarios de Tucson.

Más contenido de tu interés