Inmigración

Con fotos demuestran ''condiciones inhumanas'' en las celdas de la Patrulla Fronteriza en Arizona

El Sindicato de la Patrulla Fronteriza se defiende de las acusaciones contra la agencia y afirma que las celdas se limpian constantemente, que a los inmigrantes se les provee comida y atención durante el tiempo que permanecen detenidos.
18 Ago 2016 – 5:23 PM EDT

La Unión de Libertades Civiles (ACLU) junto a una coalición de grupos defensores de los derechos civiles dieron a conocer hoy las imágenes de varios centros de detención de la Patrulla Fronteriza en Arizona donde los inmigrantes son detenidos en condiciones deplorables.


Estas pruebas hacen parte de la demanda colectiva Doe v. Johnson interpuesta el 8 de junio del 2015 contra el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) por las condiciones "inconstitucionales e inhumanas" en las que detienen a los inmigrantes en la estación de la Patrulla Fronteriza del sector Tucson.

La corte rechazó el esfuerzo de los abogados de la agencia migratoria para evitar que saliera a la luz pública la evidencia de las condiciones calificadas de abusivas a las que son sometidos los indocumentados, la mayoría de ellos detenidos en la frontera.

Adicionalmente, el Consejo de Inmigración de Estados Unidos ( The American Immigration Council) dio a conocer un reporte con una evaluación de nueve centros de detención de la Patrulla Fronteriza. El informe muestra que el 67% de los inmigrantes pasaron al menos 24 horas en estas instalaciones y que las condiciones son comunes en todos los centros fronterizos.

Norlan Flores, uno de los tres participantes de la demanda colectiva, estuvo detenido en la estación de la Patrulla Fronteriza en Tucson por tres días y relató que esta experiencia marcó su vida.

“Los cuartos están sobre cargados, no tienen las condiciones higiénicas necesarias, los baños son muy cochinos, yo hasta creo que los lavaron para las fotos, fueron días horribles allí”, contó a Univision, Norlan Flores quien reside en Tucson mientras espera una resolución a su caso migratorio.

El inmigrante, originario de Nicaragua, fue detenido por una infracción de tráfico por la Policía de Tucson y transferido a la Patrulla Fronteriza por no tener documentos legales. Después de pasar tres días bajo arresto, tuvo que presentarse ante un juez en la Corte Federal en la Operación Streamline. Luego fue enviado al centro de detención de Florence donde permaneció varias semanas para pelear su caso migratorio .

Flores recordó que los cuartos en la estación de la Patrulla Fronteriza son extremadamente fríos, por eso son conocidos como las “hieleras”. Agregó que los agentes separan a los hombres y a las mujeres en diferentes celdas.

“Mi esposa también estuvo allí y dice que la experiencia que vivió fue muy fea, no tienen privacidad para entrar a los baños”, comentó Flores.

Las fotos tomadas de videos y los testimonios de expertos publicados hoy revelan que la Patrulla Fronteriza mantiene a los inmigrantes, la mayoría de ellos solicitantes de asilo, madres con niños pequeños, hacinados por días en celdas frías y sucias.

En algunas de las fotos se observan a los inmigrantes tirados en el piso cubiertos con papeles.

Entre los documentos que se dieron a conocer, se describe el testimonio de un experto que detalla que en sus 35 años de experiencia trabajando en establecimientos penitenciarios, nunca había estado en uno que tratara a los detenidos de la manera que lo hace Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

“Los detenidos describen como se congelan, están hacinados, se les niega comida, agua y cuidado médico”, comentó Nora Preciado, abogada del National Immigration Law Center.

Preciado agregó que incluso cuando los inmigrantes piden que se suba la temperatura los agentes les dicen que es parte del castigo por cruzar la frontera.

La denuncia también señala que la Patrulla Fronteriza no provee camas, buena comida y agua potable en las celdas temporales. Además, que no tienen espacio para mantener a los inmigrantes por periodos prolongados.

Sin embargo, el presidente del Sindicato de la Patrulla Fronteriza en Arizona, Art del Cueto, desmintió las acusaciones.

“La temperatura no es un castigo, esta baja como en los hospitales para prevenir algún tipo de infección o por higiene, constantemente están limpiando las celdas, tienen agua y comida”, dijo Del Cuento a Univision.

El vocero del sindicato, que representa al 80 por ciento de los agentes, enfatizó que las estaciones de la Patrulla Fronteriza “No son un hotel, están para que las personas pasen corto tiempo”.

Más contenido de tu interés