null: nullpx
Vix

Varias momias de gatos salen a la luz en una tumba egipcia de 6000 años

Publicado 12 Nov 2018 – 10:39 AM EST | Actualizado 12 Nov 2018 – 10:39 AM EST
Reacciona
Comparte

Los gatos son adorables y peludas mascotas que amamos tener en nuestras casa, pero en Egipto también era así. Claro que allí estaba el componente sobrenatural donde estos animales eran más que simple compañía en los hogares. No es extraño que siendo adorados por los egipcios tuvieran su lugar en las tumbas de las personas.

Un grupo de arqueólogos encontró en una tumba del Cairo decenas de momias de gatos, acompañadas de cien estatuas de madera. También se incluía un busto de bronce de Bastet, la deidad egipcia de los gatos. Todos estos objetos tienen al menos 6 mil años de antigüedad y fueron anunciados como descubrimiento por el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

Pero los gatos no eran los únicos animales

Además de los gatos momificados y estatuas felinas se encontraron representaciones de vacas, un león, un halcón, serpientes y cocodrilos. Uno de los hallazgos más raros fue el de escarabajos momificados, también pintados en algunos sarcófagos, algo que no se había visto antes.

La presencia de animales en las tumbas no es extraña. Los egipcios solían incluir a sus mascotas como compañía en la vida después de la muerte y a veces, dependiendo la especie, como alimento para los muertos una vez partían de este mundo. Así lo explica la arqueóloga Salima Ikram, del Museo Egipcio en el Cairo, en su sitio web:

«Los animales jugaban un rol importante en la cultura egipcia, no solo como comida, sino como materias primas, mascotas y por razones religiosas. Eran típicamente momificados por cuatro propósitos: permitir a las amadas mascotas llegar a la vida después de la muerte, proveer comida después de la muerte y actuar como ofrenda a un dios en particular, y porque algunos eran vistos como manifestaciones de dioses específicos que los egipcios adoraban»

Parece que los egipcios amaban a su gatos tanto como nosotros a los nuestros, aunque ellos le otorgaban también un rol de deidad...¿ya estás pensando en tu gato?

Quizás te interese:

Reacciona
Comparte