null: nullpx
Logo image
Vix

Un ave está a punto de extinguirse por una triste razón: no es culpa de los humanos

Publicado 23 Mar 2021 – 01:43 PM EDT | Actualizado 23 Mar 2021 – 01:43 PM EDT
Reacciona
Comparte

Un ave australiana está a punto de extinguirse por una triste razón y esta vez no es culpa de las actividades humanas.

Algunas especies animales en la naturaleza están en peligro de extinción por la caza furtiva, la expansión humana en sus hábitats, el cambio climático, entre otras razones antropogénicas.

Hay otras que vivieron un proceso de selección natural, pero no lograron adaptarse a los ecosistemas, por lo que ahora también están al borde de la extinción sin necesariamente tener relación con los humanos.

Una de esas especies es el mielero regente australiano, un ave cuya población no es mayor a los 300 ejemplares y emiten en un canto complejo para reproducirse.

El problema del ave es que, conforme disminuyó su población, los machos olvidaron su canto, dejaron de sonar como su especie y, en consecuencia, dejaron de reproducirse.

Un grupo de ornitólogos australianos quería encontrar al ave en la naturaleza, pues debido a la baja densidad de población, son difíciles de estudiar.

En la búsqueda encontraron que los mieleros regentes ya no emitían su canto original, sino imitaban el de otras especies.

Una de las hipótesis apuntaba que la imitación de otros sonidos era para protegerse de especies más grandes, como un instinto de supervivencia.

Sin embargo, una investigación demostró que las aves emiten un sonido diferente porque no tienen manera de aprender su canto original para reproducirse.

De acuerdo con Ross Crates, investigador principal del estudio, los pájaros aprenden a cantar cuando salen del nido imitando a machos adultos; no obstante, debido a que la población es reducida, no tienen a quién imitar.

Los mieleros regentes no aprenden a cantar cuando están en el nido porque los padres evitan hacer ruido para atraer depredadores. Es por eso que las crías aprenden a comunicarse hasta que salen del nido.

«Los pájaros no tienen la oportunidad de convivir con otros mieleros y aprender cómo se supone que deben sonar», explicó Crates.

De esta manera, los mieleros más jóvenes se esparcieron por Australia, pero imitaron el canto de otras aves con las que se encontraban y no las de su misma especie, lo cual ocasiona que no atraigan hembras para aparearse.

Según el estudio, el canto de las aves ha desaparecido en 12% de la población; es decir, en 36 de los 300 ejemplares restantes.

Para intentar restaurar la población de mieleros regentes, los investigadores harán que algunos machos capturados convivan con otras aves criadas en cautiverio.

Se espera que los pájaros salvajes aprendan el canto original de la especie y, con el paso de los años, los liberarán a la naturaleza con la esperanza de que atraigan hembras y se reproduzcan.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte