null: nullpx
Logo image
ViX

México amplía el aborto legal hasta la semana 20: ¿existe mayor riesgo para la mujer?

Publicado 30 Abr 2021 – 05:25 PM EDT | Actualizado 30 Abr 2021 – 05:25 PM EDT
Reacciona
Comparte

En 2007, la Ciudad de México despenalizó el aborto hasta la semana 12 de gestación. Catorce años después, en abril de 2021, el Congreso de la Ciudad de México aprobó ampliar este periodo de 12 a 20 semanas, siempre y cuando el embarazo haya sido consecuencia de una violación sexual.

Con esta decisión, la capital se une a varios países y estados a nivel mundial, como Australia, Islandia, Nueva Gales del Sur y algunos estados de Estados Unidos que comparten límites de 18 a 24 semanas para realizar la interrupción del embarazo de manera legal.

En la Ciudad de México, las mujeres con hasta 5 meses de embarazo, producto de una violación sexual, podrán acudir al Centro de Salud en donde, con base en la NOM-046-SSA2-2005 los médicos deberán atenderla y practicarse la interrupción voluntaria del embarazo, sin importar si la víctima no denunció a su atacante ante las autoridades competentes.

Realizar el aborto en una clínica, con profesionales de la salud y de manera segura reduce el riesgo de que la mujer presente complicaciones graves o incluso mortales. No obstante, mucha gente se pregunta si interrumpir el embarazo antes de la semana 20 implica consecuencias para la salud.

El Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva ( CNEGSR) explica que existen dos métodos principales para realizar un aborto: farmacológico y quirúrgicos. El farmacológico, es decir, con medicamentos como misoprostol y mifepristona que vacían el útero, es el más recomendado antes de la semana 9.

Pasado este tiempo, es más común que los médicos opten por un método quirúrgico, el cual puede ser una Aspiración Manual Endouterina (AMEU). Un aspirador manual con cánulas de plástico flexibles realiza un proceso relativamente corto (alrededor de 15 minutos) con sedación consciente, es decir, la paciente está relajada por el sedante y no siente dolor gracias a un anestésico.

En el caso de la interrupción del embarazo entre la semana 12 y antes de la semana 20, los médicos optarán por un método quirúrgico. Aunque también se puede combinar con algún medicamento. De acuerdo con el CNEGSR, en «embarazos de entre 12 y 14 semanas de gestación, se recomienda la preparación cervical, muy comúnmente con misoprostol, antes de la AMEU».

Para mujeres que tienen más semanas de embarazo, se recomienda la técnica quirúrgica de Dilatación y Evacuación, la cual no sólo se realiza después de la semana 15 de embarazo, sino también es común cuando se presenta un aborto espontáneo. Este procedimiento permite «abrir (dilatar) el cuello uterino y eliminar quirúrgicamente el contenido del útero (evacuación)».

La Dilatación y Evacuación realmente tiene complicaciones poco frecuentes, pero como cualquier procedimiento quirúrgico como operarte la nariz o una apendicectomía, puede presentar algún problema como infección, reacciones a la anestesia, sangrado.

¿Hay riesgos al abortar en la semana 20?

La interrupción del embarazo mediante un método quirúrgico, sin importar que se haga antes de la semana 12 o antes de la semana 20, puede provocar en la mujer hipersensibilidad en los senos, sangrado en cantidad igual o incluso menor a cuando menstrúas, un poco de náusea, fatiga y cansancio: los cuales son signos totalmente normales postaborto.

Además, un aborto realizado en una clínica, de manera segura y con profesionales de la salud reduce los riesgos de mortalidad en cualquier mujer.

El aborto realizado en condiciones seguras es por ende el evento obstétrico de menor riesgo para la vida de las mujeres, muy por debajo del embarazo ectópico, de la muerte fetal, del mismo aborto espontáneo, y de la continuación del embarazo y del parto.

En cambio, si se realiza en condiciones inseguras y clandestinas, se pueden presentar complicaciones como lesiones, retención de restos, hemorragia e infección. En casos más extremos, se puede presentar un choque séptico, la perforación de órganos internos y peritonitis (inflamación en el vientre ocasionada por la acumulación de sangre, fluidos corporales o pus).

En algunos casos, las mujeres pueden presentar escalofríos, fiebre de 38° C o más, dolor intenso en el abdomen, sangrado intenso –empapar más de dos toallas sanitarias por hora por más de dos horas seguidas– y/o flujo vaginal con un olor fétido, los cuales son signos de alarma que deben ser atendidos inmediatamente por un médico para evitar complicaciones.

Realizarte un aborto no aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, ni afecta tu fertilidad, ni provoca problemas en futuros embarazos.

De acuerdo con Planned Parenthood, un aborto puede tener impacto en la salud mental y emocional de la mujer; principalmente en aquellas que terminaron el embarazo por problemas de salud, las que no fueron apoyadas en su decisión de abortar o las que tienen antecedentes de problemas de salud mental.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte