null: nullpx
Logo image
ViX

Más allá de El libro de la selva: 5 increíbles casos de niños que realmente fueron criados por animales

Publicado 1 Jun 2016 – 09:08 AM EDT | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Inspirada en la célebre historia homónima publicada en 1894 por el mítico  Rudyard KiplingEl libro de la selva (The Jungle Book) es una de las películas del momento y narra las fantásticas aventuras de  Mowgli, un niño que tras ser abandonado en la selva, es criado por diferentes animales.

Esta ficción, sin embargo, no está tan alejada de la realidad como podría suponerse.

Los animales tienen el instinto de proteger a los más pequeños y débiles y hoy queremos contarte sobre 5 sorprendentes casos de niños que realmente fueron criados por animales, con cariño y protección

5. John Ssebunya, el niño criado por monos

A los cuatro años de edad, tras ver como su padre asesinaba a su madre, el pequeño John Ssebunya huyó de su casa en Uganda. Perdido en la selva, este niño quedó bajo la protección de una manada de monos de la especie cercopiteco verde ( Chlorocebus pygerythrus).

El pequeño permaneció con los monos durante tres años recibiendo alimentos, protección y aprendiendo a comportarse como ellos. Sus protectores intentaron que los humanos no se lo pudieran llevar, pero el niño fue rescatado en buen estado de salud, aunque se comportaba como un mono más.

Con el paso del tiempo John se acostumbró a la civilización humana nuevamente, lo que no fue fácil, hoy demuestra grandes cualidades para los deportes y es un excelente cantante.

4. Madina, criada por perros que la protegían de su madre

El caso de la niña rusa conocida como Madina es diferente a los otros, ya que ella no se perdió en la selva, sino que vivía con una madre abusiva, quien no se ocupaba de ella incluso cuando era solo un bebé.

Madina tuvo la suerte de contar con la amistad e instinto maternal de los perros, que le entregaban alimentos, dormían con ella y la protegían del frío. La pequeña incluso caminaba en cuatro piernas.

Cuando las autoridades intervinieron se encontraron con una niña que se comportaba como un perro, pero fuera de eso, estaba en perfecto estado de salud y si no fuera por los cánidos, habría muerto por la falta de cuidados de su alcohólica madre humana.

3. Kamala, criada por lobos

Los lobos pueden parecer atemorizantes, pero bien conocida es la ancestral alianza Canis lupus - Homo sapiens. Los lobos son excelentes a la hora de proteger a quien lo necesita y ese fue el caso de Kamala, una niña de la India que durante una indeterminada cantidad de años fue criada por lobos.

Kamala, que tenía 8 años cuando fue encontrada, actuaba tal como si fuera un lobo, ya sea en su forma de moverse, comer o hasta comunicarse. Si bien estaba en buen estado de salud, se negaba a usar ropa y prefería comer carne cruda, incluso sus sentidos eran tan agudos como los de un lobo.

Seguramente esta niña no habría sobrevivido sin el cuidado de la manada de lobos. Tras una larga rehabilitación, Kamala llevó una vida normal.

2. Daniel, criado por cabras

Durante ocho años, Daniel, encontrado en los Andes peruanos, vivió junto a un grupo de cabras que se ocuparon de su protección y crianza. Se alimentaba de su leche, raíces y vegetales, tal como lo hacen estos animales.

Al ser encontrado cuando ya tenía 12 años, Daniel se movía igual que una cabra y parecía poder comunicarse solo con ellas y no con los humanos. Pese a todo, era un niño completamente sano y que le debe su vida a las cabras.

1. Bello, rescatado por chimpancés

El caso de Bello, un niño nigeriano con capacidades físicas y mentales diferentes que fue abandonado por sus padres, es especialmente conmovedor, ya que siendo solo un bebé, fue rescatado por chimpancés que lo cuidaron como si fuese uno de ellos.

Se cree que Bello vivió con los chimpancés durante un año y medio, quienes lo adoptaron en su familia y le dieron cuidados y comida. A los dos años, Bello fue «rescatado» por humanos y este pequeño se movía y actuaba como un chimpancé más.

Bello no tuvo un final feliz y murió a los seis años de vida, cuando estaba en un orfanato. No se conocen las causas de su muerte, pero nunca se adaptó a vivir con animales humanos y su salud era complicada, por las capacidades diferentes con las que nació.

Historias que nos hacen querer aún más a los animales, ya que tuvieron mejores instintos paternales que los humanos y lograron salvar y cuidar a estos niños que recibieron el alimento, protección y amor que tanto necesitaban por parte de seres a los que otros temen, pero muestran más amor que animales humanos.

Reacciona
Comparte