null: nullpx
Logo image
ViX

La lealtad canina a la luz de la ciencia: ¿qué tan fieles son los perros en realidad?

Publicado 25 Oct 2016 – 01:57 PM EDT | Actualizado 5 Abr 2018 – 01:47 PM EDT
Reacciona
Comparte

El perro es considerado  el mejor amigo del ser humano, es fiel, cariñoso y con su compañía nos alegra la vida.

El vínculo entre el perro y el humano no se ha visto con ninguna otra especie, se entienden mutuamente y comparten una unión única.

Sin embargo, en la ciencia han habido arduos  debates acerca de la lealtad canina. En este sentido, mientras algunos estudios han demostrado que sí son fieles a los humanos, otros sostienen que la lealtad de los perros varía según quién le alimente.

¿De qué hablamos cuando hablamos de «lealtad»? 

La investigadora Merriam-Webster identifica la lealtad como una alianza fiel hacia otra persona o institución. Algunos entrenadores caninos sostienen que la lealtad de los perros surge del comportamiento de la manada y de su necesidad de tener un vínculo con un grupo.

Antes de ser animales domesticados, los perros tenían alianzas con otros miembros de la manada para garantizar su supervivencia y relacionarse. Hoy en día, eso se ha trasladado a los seres humanos.

Los perros han sido capaces de desarrollar mejores formas de comunicación con los humanos e incluso hay expertos que sostienen que los perros tienen comportamientos más parecidos a los humanos que otros animales, incluidos los primates.

Incluso se ha demostrado que los perros son capaces de mostrar empatía a los humanos y que pueden entender sus gestos, sus expresiones y hasta sus gestos verbales y físicos, mientras que los humanos podemos interpretar el significado de los ladridos.

En la ciencia se han manifestado posturas encontradas respaldadas por diferentes experimentos y evidencias.

Lealtad a quién los alimenta 

Por un lado, la teoría de que los perros son leales con cualquiera que los alimente. Un estudio de cognición animal encontró que los perros interactúan con los robots de forma similar a como lo hacen con los humanos.

El experimento consistía en tener a un robot señalando comida escondida a un perro, de esa forma medían las reacciones del perro ante las direcciones del robot.

Los perros fueron capaces de encontrar mejor la comida escondida cuando los robots tenían un rostro humano en el monitor y actuaban de forma sociable.

Durante el experimento, los científicos hacían que el dueño del perro entrara a la habitación, estrechara la mano del robot y le hablara. Luego, con una voz programada, el robot llamaba al perro por su nombre y señalaba la comida escondida.

Mediante el experimento los investigadores encontraron que además de poder encontrar la comida escondida, los perros trataban a los robots sociables como si fueran humanos extraños, oliendo sus manos y mirando su rostro en el monitor.

Lo que lleva a la conclusión de que los perros se muestran leales a quienes perciben como sociables y les dan comida.

Amor hacia el humano 

Sin embargo, otra teoría científica sostiene que los perros realmente son capaces de amar a sus dueños y el sentimiento va más allá del interés por la comida.

Científicos de la Claremont Graduate University de California descubrieron que los animales domesticados liberan oxitocina en situaciones íntimas. La oxitocina es conocida como la hormona del amor, y es el mismo químico utilizado para crear vínculos íntimos entre humanos.

Para llegar a esa conclusión, el profesor Paul Zak y su equipo realizaron una serie de experimentos para medir los niveles de oxitocina liberados cuando los perros interactuaban tanto con otros animales como con humanos.

Para realizar los experimentos visitaron un refugio de animales en Arkansas, donde diferentes especies interactúan a diario. Para la investigaciones sacaron muestras de sangre de un terrier domesticado de raza mixta y de una cabra que a jugaban juntos a menudo.

Con la investigación encontraron que el perro tenía un aumento de oxitocina en un 48 %, demostrando el vínculo que sentía con la cabra.

Mientras que la cabra demostró tener un aumento de 210 % de oxitocina, un aumento que los científicos solo han visto cuando un humano se siente atraído hacia alguien o alguien es muy amable con él.

Este y los demás experimentos del equipo demuestran que animales de diferentes especies inducen la liberación de oxitocina en el otro, lo que sugiere que son capaces de amar, de la misma manera que los dueños liberan oxitocina frente a sus mascotas.

Sumado a esto, un estudio publicado en la Journal of Social Cognitive and Affective Neuroscience asegura que la mayoría de los perros disfruta más de la interacción social con sus dueños que de la comida.

Al parecer la ciencia aún presenta posiciones encontradas acerca de la lealtad canina y hay evidencia que sugiere que las dos posturas son posibles. ¿Tú qué crees?

Reacciona
Comparte