null: nullpx
Logo image
Vix

Conoce al cártel de los monos mafiosos de Indonesia

Publicado 14 Jul 2017 – 02:30 PM EDT | Actualizado 24 Mar 2018 – 07:12 AM EDT
Reacciona
Comparte

Cuando vemos un video de un perro que ladra cada vez que su amo toca el piano pensamos: "Aww, qué lindo, intenta cantar como nosotros". Los animales que "hacen cosas de humanos" despiertan nuestro lado más suavecito y nos matan de ternura.

Excepto cuando empiezan a hacer otras cosas de humanos, como robar e intercambiar su mercancía por comida.

Los alrededores del templo de Uluwatu en la isla de Bali, Indonesia, son asediados por un tipo de delincuencia muy peculiar. Los macacos de la región acostumbran quitarle sus pertenencias a los turistas, pero no sólo por curiosos manos-largas. Resulta que el ingenio de los primates les permitió aprender que pueden conseguir  comida a cambio de su botín.

Así es. Los macacos te extorsionan con comida para regresarte tus pertenencias. El problema está en que le darán tus cosas a quien les dé alimento primero, no necesariamente a ti.

Este comportamiento fue estudiado por Fany Brotcorne, una primatóloga de la Universidad de Liège en Bélgica. Brotcorne pasó cuatro meses observando a cuatro grupos de macacos asaltantes para estudiar su comportamiento.

Al principio Brotcorne descubrió que dos de esos grupos, los que vivían más cerca del Templo y que pasaban más tiempo conviviendo con turistas, eran quienes presentaban tasas más altas de robo. Esto sustenta la idea de que este amor por lo ajeno es aprendido gracias al ejemplo y pasado de generación en generación.

Años después de esta investigación, Brotcorne siguió recopilando datos y se encontró con un quinto grupo de macacos que vivían un poco más lejos del tempo, pero que igual participaban en actividades delictivas. 

La diferencia de este colectivo en comparación con los demás es que este aprendió que puede intercambiar los objetos robados por comida. (¿En algún código penal se establecerá que es ilegal robar a través de un mono? Hablando de ingenio, qué manera de encontrar huecos legales).

Serge Wich, profesor en la Escuela de Ciencias Naturales y Psicología de Liverpool opina que este hallazgo es espectacular, ya que nos demuestra la adaptabilidad de los primates ante los cambios en su entorno. Además es un ejemplo de tradición cultural, algo que no se creía común en animales, mucho menos si se trata de una bonita tradición familiar y delictiva.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:MundoAnimalesMéxicoVix