null: nullpx
Logo image
ViX

9 mitos sobre las bebidas alcohólicas y sus efectos

Publicado 18 Mar 2015 – 05:00 PM EDT | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Ya sea en una fiesta o en la tranquilidad del hogar, las bebidas alcohólicas son muy populares para pasar el rato. Sus efectos pueden ser negativos si se abusa de ellas, pero si se consumen en la medida justa, se puede disfrutar sanamente. La tradición de tomar bebidas alcohólicas es tan antigua que ha dado lugar a la creación de muchos mitos, generalmente aceptados como ciertos. Si quieres saber de que mitos sobre el alcohol estamos hablando, sigue leyendo.

9. El tipo de bebida determina el tipo de borrachera

Siempre se dice que determinadas bebidas causan borracheras más fuertes o con diferentes características, pero lo cierto es que es más importante la velocidad con qué se toma y la cantidad, que el tipo de bebida.

8. La barriga es causada por la cerveza

No es la cerveza la que causa el crecimiento de la barriga, sino las calorías. Esto quiere decir que si eres sedentario y comes mal, probablemente engordes. Sucede con cualquier bebida o comida que tenga calorías si se consume en exceso.

7. Tomar alcohol al día siguiente te cura de la resaca

En realidad lo que hace es intoxicarte nuevamente y probablemente sientas la resaca más fuerte luego. Tomar alcohol prolonga el efecto en vez de detenerlo.

6. Mezclar alcohol con bebidas energéticas te emborracha más

En realidad no se trata de que las bebidas energéticas te emborrachen el doble, sino que la cafeína limita el poder sedante de las bebidas alcohólicas. Te hace pensar que tienes mucha energía, y seguir bebiendo cuando en situaciones normales no lo harías. Beber de más es lo que te emborracha y no la bebida energética en sí.

5. Las bebidas oscuras son más saludables

Muchos piensan que el vino tinto y la cerveza negra son más saludables debido a los antioxidantes que poseen. Sin embargo, también poseen más sustancias congéneres, creadas durante el proceso de fermentación, que generan resacas más fuertes. Si te interesa estar fresco al día siguiente, te conviene tomar bebidas claras.

4. El vino de más antigüedad siempre es mejor

Muchos de los vinos más antiguos son considerados los mejores y los más caros, así que algunas personas dejan sus vinos en un armario por mucho tiempo antes de tomarlo. Sin embargo, no todos los vinos son iguales. Algunos deben consumirse antes del año de su producción, y otros pasan algún tiempo en una bodega antes de ser vendidos. Lo cierto es que si pasan su fecha de vencimiento, entonces no se pondrán mejores nunca.

3. Vomitar ayuda a estar sobrio y no tener resaca

El alcohol es absorbido por nuestro organismo apenas es consumido, así que vomitar no ayudará. Y si consumiste lo suficiente como para sentir ganas de vomitar, probablemente ya es lo suficiente como para estar borracho y tener resaca.

2. Comer antes de dormir evita la resaca

Para cuando comes, tu organismo ya absorbió el alcohol, y el hígado no tendrá un trabajo más fácil. Las comidas grasosas pueden causar acidez por la mañana, lo que se sumará a la resaca. Si quieres que la absorción del alcohol sea más lenta, debes comer antes de beber, y aún así no es garantía para no tener resaca.

1. El alcohol mata las neuronas

En realidad lo que el alcohol hace es dañar las dendritas, las cuales llevan mensajes eléctricos del cerebro al cuerpo. Las neuronas que reciben los estímulos no son dañadas permanentemente, pero el daño en las dendritas interfiere en los mensajes de las neuronas, lo que causa que hables o camines mal cuando estás borracho. El daño permanente solo se causa con una mala alimentación y alcoholismo.

Reacciona
Comparte