null: nullpx
Papás y Mamás

Consejos de la abuela: cómo evitar o disminuir estrías

Lamentablemente muchas hemos sufrido de la aparición de esas antiestéticas estrías durante el embarazo, son marcas que aparecen cuando se dan cambios repentinos en el cuerpo, durante el embarazo la piel de la espalda, estómago y pechos se estira mucho dejando como resultado esas feas cicatrices. En las tiendas nos tratan de vender toda clase de productos para tratarlas y prevenirlas. Inclusive, algunas cuestan más de cientos de dólares, pero la verdad es que existen muchos remedios caseros que pueden ayudar mucho y que no cuestan prácticamente nada. Lo primero que tienes que saber es que para evitar las estrías hay que mantener hábitos saludables, los cuales de todos modos deberías de seguir ya que son indispensables durante un embarazo, estos hábitos son: – Mantenerte bien hidratada bebiendo mucha agua. – Mantener la piel hidratada aplicando cremas y lociones para piel seca o especiales para el embarazo todos los días en todo el cuerpo. – Comer adecuadamente, trata de consumir muchas verduras, frutas y grasas saludables como las nueces o el aguacate. – Trata que tu subida  de peso sea paulatina y no súbita. Cubriendo estos básicos, entonces podemos movernos a los remedios que existen desde nuestras abuelas y que se pasan de generación en generación. Existen infinidad de remedios caseros, pero aquí les compartiré los más comunes y fáciles de utilizar: – Aceite de ricino: este aceite es utilizado para muchos tratamientos de la piel. Para que sea efectivo debes de frotarlo sobre todo tu estómago durante quince minutos dos veces al día. Para incluso mejores resultados cubre el área usando un paño húmedo con agua caliente después de la aplicación. – Aloe Vera o sábila: Un remedio muy comúnmente utilizado para quemaduras y otros problemas dermatológicos, puede utilizarse directamente sobre la piel, déjalo actuar por diez minutos y después enjuágalo con agua tibia. – Claras de huevo: las claras tienen un alto contenido de aminoácidos. Tal vez habías escuchado hablar de éstas para tratamientos faciales. Para aplicarlas debes de batirlas ligeramente y aplicar una capa gruesa con la ayuda de una brocha suave. Deja que se sequen completamente antes de enjuagar. Para terminar el proceso debes de humectar la piel con aceite de oliva o alguna crema corporal. – Jugo de limones: Su acidez ayuda a cicatrizar. Aplícalo directamente y deja que penetre en la piel antes de enjuagarlo con agua caliente. Ten mucho cuidado de no salir al sol sin estar perfectamente limpia del jugo de limón ya que reacciona con el sol y puede causar manchas y quemaduras. – Azúcar: Úsala para exfoliar tu piel, es uno de los mejores remedios. Puedes mezclarla con el jugo de limón para crear una pasta con la que frotar tu estómago. – Papas: tiene propiedades que ayudan a la restauración celular, simplemente corta rebanadas gruesas de papa cruda y frótala sobre las estrías hasta que la zona quede húmeda con el jugo de la papa, déjalo secar y enjuaga. – Añade cápsulas de vitamina A y vitamina E a tus lociones y aceites de uso diario, esto le dará más propiedades curativas a tu rutina de hidratación. Espero que estos consejos te hayan sido de utilidad, pero también es importante que aceptemos que nuestro cuerpo cambia, y eso no es algo malo. Trata de cuidarte pero tampoco sufras si no puedes detener todo los cambios.
21 Oct 2015 – 8:00 AM EDT

Lamentablemente muchas hemos sufrido de la aparición de esas antiestéticas estrías durante el embarazo, son marcas que aparecen cuando se dan cambios repentinos en el cuerpo, durante el embarazo la piel de la espalda, estómago y pechos se estira mucho dejando como resultado esas feas cicatrices. En las tiendas nos tratan de vender toda clase de productos para tratarlas y prevenirlas. Inclusive, algunas cuestan más de cientos de dólares, pero la verdad es que existen muchos remedios caseros que pueden ayudar mucho y que no cuestan prácticamente nada. Lo primero que tienes que saber es que para evitar las estrías hay que mantener hábitos saludables, los cuales de todos modos deberías de seguir ya que son indispensables durante un embarazo, estos hábitos son: – Mantenerte bien hidratada bebiendo mucha agua. – Mantener la piel hidratada aplicando cremas y lociones para piel seca o especiales para el embarazo todos los días en todo el cuerpo. – Comer adecuadamente, trata de consumir muchas verduras, frutas y grasas saludables como las nueces o el aguacate. – Trata que tu subida  de peso sea paulatina y no súbita. Cubriendo estos básicos, entonces podemos movernos a los remedios que existen desde nuestras abuelas y que se pasan de generación en generación. Existen infinidad de remedios caseros, pero aquí les compartiré los más comunes y fáciles de utilizar: – Aceite de ricino: este aceite es utilizado para muchos tratamientos de la piel. Para que sea efectivo debes de frotarlo sobre todo tu estómago durante quince minutos dos veces al día. Para incluso mejores resultados cubre el área usando un paño húmedo con agua caliente después de la aplicación. – Aloe Vera o sábila: Un remedio muy comúnmente utilizado para quemaduras y otros problemas dermatológicos, puede utilizarse directamente sobre la piel, déjalo actuar por diez minutos y después enjuágalo con agua tibia. – Claras de huevo: las claras tienen un alto contenido de aminoácidos. Tal vez habías escuchado hablar de éstas para tratamientos faciales. Para aplicarlas debes de batirlas ligeramente y aplicar una capa gruesa con la ayuda de una brocha suave. Deja que se sequen completamente antes de enjuagar. Para terminar el proceso debes de humectar la piel con aceite de oliva o alguna crema corporal. – Jugo de limones: Su acidez ayuda a cicatrizar. Aplícalo directamente y deja que penetre en la piel antes de enjuagarlo con agua caliente. Ten mucho cuidado de no salir al sol sin estar perfectamente limpia del jugo de limón ya que reacciona con el sol y puede causar manchas y quemaduras. – Azúcar: Úsala para exfoliar tu piel, es uno de los mejores remedios. Puedes mezclarla con el jugo de limón para crear una pasta con la que frotar tu estómago. – Papas: tiene propiedades que ayudan a la restauración celular, simplemente corta rebanadas gruesas de papa cruda y frótala sobre las estrías hasta que la zona quede húmeda con el jugo de la papa, déjalo secar y enjuaga. – Añade cápsulas de vitamina A y vitamina E a tus lociones y aceites de uso diario, esto le dará más propiedades curativas a tu rutina de hidratación. Espero que estos consejos te hayan sido de utilidad, pero también es importante que aceptemos que nuestro cuerpo cambia, y eso no es algo malo. Trata de cuidarte pero tampoco sufras si no puedes detener todo los cambios.

RELACIONADOS:Papás y MamásEmbarazo

Más contenido de tu interés