null: nullpx
Fashion Week

De cómo conseguí (siendo una diseñadora latina) mi primer desfile en Nueva York

Daniella Batlle es una colombiana que después de 10 años de trabajar con la moda decidió abrir su propia marca de ropa, sin sospechar que en menos de dos años su marca debutaría ante los ojos críticos de la Semana de la moda.
14 Sep 2016 – 7:24 AM EDT

Llegar a la Semana de la moda de Nueva York es para cualquier joven diseñador una manera de catapultarse, es rasguñar algo de ese inmenso emporio que tantas devociones despierta en el mundo. Pero llegar a esta plataforma de desfiles siendo latina y con una marca nueva que apenas si alcanza los dos años, es una proeza que se convierte en un espaldarazo para el talento.

Daniella Batlle es colombiana y creó su marca homónima después de 10 años de coquetear con la moda. Primero escribiendo y haciendo crítica, luego ejerciendo las funciones de estilista con varias marcas, para finalmente sí sentirse con la suficiente conciencia y certeza para lanzar una marca propia. Lejos de las grandes plataformas de mercado ella apostaría por tener sus propios talleres con mano de obra especializada, bien remunerada y que pudiera aportarle con sus historias a la ropa.

Luego fue encontrando un estilo particular que le diera una identidad entre tanta oferta. “Fui apostando por elementos que fueran una constante en cada una de mis colecciones”, dice Daniella sentada en una terraza de un edificio de Chelsea, en Nueva York, ya con la libertad del que ha cumplido un sueño. “Empecé a trabajar vestidos con mangas muy grandes y voluminosas, trajes de vuelos y cortes infantiles (naif) y siluetas amplias” apuestas que debatían el afán tan propio de la moda latina de ceñir las curvas pero sin sacrificar la sensualidad.


Los estampados también se consolidaron como su lenguaje y la hicieron famosa entre editoras de moda y fashionistas que veían sus diseños desfilar en varias ferias locales. Fue justamente su compromiso con dar a conocer su trabajo y conquistar diferentes plataformas de moda la que hizo que los curadores de Fashion Gallery que tienen siempre un desfile en Nueva York se toparan con sus diseños y quisieran traerla a debutar en la Gran Manzana.


“Quise trabajar en una colección que invocara mis referentes más propios, por eso elegí el mar que me abría una amplia gama de colores no solo por los tonos del azul, sino también por los fucsias, corales y naranjas de los atardeceres. Esta inspiración me fue llevando a una colección muy fluida, de mucho movimiento y ligereza en donde la gasa, la seda y el algodón se mezclaron para crear volúmenes”, explica Batlle.


De los 33 looks que creó, solo eligió 15 para traerlos a Nueva York y darle vida a una colección resort, una que justamente crea para las vacaciones sofisticadas sin importar las estaciones y en la que por ser colombiana, un país sin estaciones, tenía mucha experiencia.

Con miras en abrir locales en el Caribe y en Miami y en la búsqueda de tiendas que quieran poner a viajar por el mundo sus diseños, Daniella Batlle ha sacado partido de ese boom del que gozan los diseñadores latinoamericanos, especialmente colombianos, en la moda. “Lo que nos falta a los latinos es no solo invertir en el talento sino hacernos más empresarios. Somos un derroche de creatividad, pero a veces nos falta estructurar mejor nuestros negocios para sobrevivir a este mercado tan difícil”.

Su conquista de la Semana de la moda de Nueva York es sin duda una estrategia efectiva para cumplir ese compromiso y ese sueño de que desde Latinoamérica también se puedan imponer las tendencias.

Lea también:


Más contenido de tu interés