null: nullpx
cuentos

'La Bella durmiente' de Disney está inspirada en un cuento sombrío y muy perturbador

Publicado 23 Jul 2020 – 05:15 PM EDT | Actualizado 23 Jul 2020 – 05:15 PM EDT
Reacciona
Comparte

Disney ha sido una de las grandes influencias en el mundo del cine, pues incluso les ha dado múltiples lecciones de vida a los espectadores.

Sin embargo, sus películas clásicas y más exitosas no son de la autoría del estudio, sino que se trata de adaptaciones de cuentos.

De esa "inspiración" surgió una de sus cintas más populares: La Bella durmiente. Sin embargo, la historia original no es la que conocemos, pues tiene un trasfondo más oscuro.

La verdadera historia detrás de La Bella durmiente

El filme llegó a los cines en 1959, convirtiéndose en el decimosexto largometraje animado de la compañía de Mickey Mouse.

Cuenta la historia de la princesa Aurora, quien es condenada por la villana Maléfica a pincharse el dedo con el huso de una rueca, a los 16 años. Eso la conducirá a un sueño profundo, del que sólo podrá despertar al recibir un beso de amor verdadero.

El relato está basado en el cuento La Belle au bois dormant (La bella del bosque durmiente ), del escritor francés Charles Perrault, y también retoma algunos detalles de La bella durmiente del bosque, cuyos autores son los hermanos Grimm.

A su vez, la familia Grimm se inspiró en la obra Sole, Luna e Talia (Sol, Luna y Talía ) del italiano Giambattista Basile, publicado en 1634.

Es precisamente esta historia la que está repleta de detalles oscuros y perversos que pocos conocen.

En la película de Disney, el príncipe Felipe es un joven apuesto y con un gran corazón que logra salvar a Aurora del sueño perpetuo. Pero en la versión original, ese personaje no existe.

En el libro de Basile, Talía (Aurora en la película) cae muerta cuando se le clava una espina de lino en la uña, al jalar un hilo de una rueca.

Su padre deja su cadáver en un sillón localizado dentro de una habitación del palacio.

Tiempo después, un rey llega por casualidad al lugar donde se encuentra Talía, y al verla ahí la coloca sobre una cama y abusa sexualmente de ella, como se relata en uno de los versos:

«Al verla, el Rey, creyendo que dormía, la llamó. Pero como no despertaba por mucho que hiciese o gritase, y habiendo quedado encandilado ante sus beldades, la llevó en brazos hasta un lecho y allí recogió los frutos de amor, y, dejándola acostada, regresó a su reino, donde no se acordó durante mucho tiempo de lo que le había sucedido».

De esa profanación, nacen dos gemelos: Sol y Luna, quienes son cuidados por un par de hadas.

Un día, cuando los bebés buscan el pecho de su padre para alimentarse, uno de ellos chupa su dedo por error y extrae la espina que interrumpió la vida de su madre.

Ella despierta y se queda viviendo en el castillo. Poco después el rey regresa y, al ver con vida a Talía, decide contarle a su esposa, sobre ella y sus hijos.

La reina enloquece, por lo que ordena a su cocinero que asesine a los niños y se los sirva de comida al rey.

El trabajador se apiada de los pequeños y se los entrega a su pareja para que los esconda. En cambio, cocina a dos cabritos, haciéndole creer a la reina que son los infantes.

Finalmente, la mujer exige que Talía sea arrojada al fuego, pero cuando el rey se percata de ello, manda a quemar a su esposa.

Tras la muerte de ésta, se casa con la madre de sus hijos, concluyendo así la historia.

Evidentemente, Walt Disney debió cambiar gran parte del relato para hacerlo apto para niños. ¿Qué te parece el cuento original?

Sigue leyendo:

Reacciona
Comparte