null: nullpx
comics de horror

Outcast: Los mejores momentos de “A Darkness Surrounds Him” [SPOILERS]

Publicado 6 Jun 2016 – 11:30 AM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Outcast es la nueva serie basada en el cómic homónimo de Robert Kirkman, el mismo creador de The Walking Dead.

Esta nueva ficción también es del género de terror, pero en este caso de un carácter mucho más sobrenatural y retorcido, enfocándose en temas como posesiones infernales y la lucha contra demonios.

A continuación veremos los mejores momentos del episodio piloto de la serie, el cual lleva por título “A Darkness Surrounds Him” (Una oscuridad lo rodea).

#4 El dedo

La introducción del capítulo nos presenta Joshua ( Gabriel Bateman), un niño que presenta un comportamiento errático y violento al matar y devorar una cucaracha mientras su hermana mayor discute a gritos con su madre en el piso inferior de su casa. Josh baja hasta la cocina, donde comienza a comer preso de una gula anormal, cuando su madre lo sorprende, Josh se come parte de uno de sus dedos; demostrando que lo que le ocurre es mucho más grave de lo que pudiese aparentar.

#3 “Te conozco”

Este es el primer encuentro entre el depresivo Kyle Barnes ( Patrick Fugit) y Joshua poseído. Es en este momento en que los temores de Barnes se hacen realidad al saber que su madre también estuvo poseída, un hecho que lo ha torturado toda su vida.

Mientras más habla la entidad demoniaca a través de Joshua –contando detalles íntimos de la niñez de Barnes– sale a resurgir la posibilidad de que hay alguna clase de fuerza maligna que persigue a Kyle, buscando algo de él.

#2 “La gran apostasía no puede ser detenida”

En el climax del encuentro entre Barnes, el reverendo Anderson ( Phillip Glenister) y la entidad que tomo control de Joshua, se descubre que la sangre y lágrimas de Barnes de alguna manera lastiman a las personas poseídas, haciendo que los demonios tengan que abandonar el cuerpo que controlaban.

La entidad solo lanza unas ominosas palabras, planteando que la apostasía (el abandono o la pérdida de la fe en una creencia o religión) era algo inevitable, para después “salir” del pequeño Joshua, en forma de un vomito negro que repta hasta el techo y se desvanece en el aire.

#1 “Vengan por mí”

La última escena y dialogo del episodio piloto. Barnes ya tiene algunas de sus respuestas para su tortuoso pasado; sea lo que sea que anda atacando y poseyendo a las personas, sin duda está detrás de él, y la causa tiene vinculación con lo particular de su sangre.

A Barnes eso le deja en claro dos cosas: Estas criaturas lo consideran peligroso, por eso no se detendrán hasta dar con él; pero también significa que le tienen miedo, ya que puede causarles daño e incluso llegar a vencerlos.

El conflicto es inevitable, “Vengan por mí” dice Barnes en solitario mientras mira el cielo nocturno; dejando en claro que ya no se va a esconder ni a escapar.

¿Ya has visto el episodio piloto? ¿Qué te ha parecido?

Reacciona
Comparte