null: nullpx
Series Animadas

La triste razón por la que Helga estaba enamorada de Arnold y que sólo entiendes de adulto

Uno de los más legendarios enamoramientos que hemos visto en la televisión es el profundo amor que siente Helga por Arnold en Hey Arnold!. Hoy sabemos que su amor es bastante tóxico: por un lado es grosera con Arnold y no desaprovecha oportunidad para molestarlo.
Publicado 26 Feb 2021 – 12:22 PM EST | Actualizado 8 Mar 2022 – 09:53 AM EST
Reacciona
Comparte

Cargando Video...
Cargando Playlist...
5:15
4:44
6:49
5:11

Sin embargo, cuando nadie la ve, la joven Pataki expresa un crush intenso por el noble chico que va desde sus pequeños soliloquios de poesía dedicada a él hasta niveles perturbadores como el altar que tiene en su cuarto.

En su momento, muchos de nosotros teníamos la misma edad o éramos más chicos que Helga cuando presenciamos su obsesivo amor, por lo que tal vez no le dábamos muchas vueltas ni lo cuestionábamos.


No obstante, en la cuarta temporada tuvimos una impresionante revelación del pasado de Helga que nos explicó mucho del carácter de esta agresiva chica y sin duda nos rompió el corazón cuando conocimos el origen de su amor por Arnold.

La triste razón por la que Helga estaba enamorada de Arnold

En el episodio 78 de la cuarta temporada de Hey Arnold! experimentamos una de las situaciones más reveladoras que podríamos ver en una caricatura para niños: Helga va a terapia –o como se llama el capítulo: 'Helga va al psiquiatra'–

Después de que la Dra. Bliss observa a Helga durante un día normal de clases y se percata de sus actitudes agresivas hacia los demás, sus golpes a Brainy y el especial interés que tiene por molestar a Arnold, la exhorta a que vaya a consulta con ella.

Bliss le asegura que esta recomendación no es un castigo, sino que cree que su comportamiento agresivo podría estar encubriendo problemas más importantes. Y vaya que ni la doctora ni nosotros teníamos total idea del triste pasado y presente que vive Helga, mismo que explica mucho de su carácter y persona.

En realidad, no era un secreto que los Pataki son unos padres desobligados con Helga. En repetidas ocasiones vimos el desinterés de Bob y Miriam hacia su hija menor. No obstante, escuchar a Helga ser totalmente consciente de ello y confiárselo a la Dra. Bliss a es algo que rompe el corazón.

quote: Nadie en mi casa sabe siquiera que existo.

Su confesión tiene mucho más peso gracias a los flashbacks en donde podemos ver lo disfuncional que es la familia Pataki: con una mamá alcohólica y ausente que le manda de lunch toallitas húmedas, un paquete de galletas y una lata de crema de afeitar; un papá obsesionado con su imperio de celulares; y una hija mayor que recibe toda la atención de sus padres, Helga olvidada por completo.

El recuerdo que más duele es cuando una pequeña Helga está lista para su primer día de clases de preescolar y el hecho pasa totalmente desapercibido por sus papás.

Miriam y Bob –quien desde ese entonces muestra que ni siquiera sabe cómo se llama su hija menor– la ignoran por completo, debido a que están muy ocupados celebrando los dotes musicales de Olga frente al piano.

Ante su claro desplante, Helga se aventura solita por las calles lluviosas de Hillwood City para llegar al kínder. La travesía hasta el jardín de niños es triste y gris: Helga, de cuatro años, camina bajo la lluvia, se enfrenta a un perro que le roba su lunch, un auto la empapa y llena de lodo, se cae....

Finalmente cuando parece que no puede ser peor, aparece un rayito de luz en la tormenta: un pequeño Arnold le ofrece un breve refugio bajo su paraguas y no sólo eso, sino también le regala un cumplido al admirar su gran moño rosa.

Este acto es un breve instante de la calidez y noble corazón característico de Arnold que, si nos ponemos estrictos en realidad tuvo que ser algo que cualquier otra persona pudo haber hecho por una niña empapada por la lluvia, pero el punto importante aquí es que fue este pequeñito quien lo hizo.

Esta acción dejó una marca en la vida de Helga e inició el amor –cof cof, obsesión, cof cof– hacia Arnold, lo cual es totalmente comprensible si tomamos en cuenta que fue el primero en la vida de Helga que mostró atención y se preocupó por ella, tanto cubriéndola con su paraguas, como cuando comparte su lunch con ella y evita que se desmorone en lágrimas porque Harold le robó sus galletas.

En tan sólo unos breves pero profundos flashbacks no sólo conocimos el pasado de Helga y el triste hecho que hizo que fijara sus ojos en Arnold, sino también pudimos ver cómo esta chica de cuarto de primaria experimenta una revelación y catarsis al darse cuenta cuándo inició todo.

Si eres súper fan de la serie estamos seguros que sabías y recordabas esta razón, dado que este episodio es considerado uno de los mejores de la caricatura y un must-seen.

No obstante, sabemos que muchos más, tal vez no vieron este capítulo o simplemente sólo recordaban a Helga siendo bully y amando a Arnold al mismo tiempo, por lo que descubrir o recordar su triste pasado ahora que estamos más grandes sin duda pega de una forma diferente.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Series AnimadasSeriesTelevisiónViX