null: nullpx
Adam Sandler

La opinión de los hijos de Adam Sandler sobre sus películas podrá ser utilizada en su contra

Publicado 10 Abr 2017 – 01:00 PM EDT | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Pareciera que Adam Sandler está pasando por uno de sus mejores momentos profesionales.

Aunque ya hace por lo menos dos décadas que se ha mantenido actuando y/o produciendo algo así como una o dos películas por año con una popularidad y un éxito bastante sostenidos, ahora ha encontrado en Netflix un aliado ideal para sus nuevas comedias y para canalizar su productividad.

Un acuerdo que ha dado mucho que hablar. Porque conjuntamente con la consolidación de su popularidad y éxito comercial, fue creciendo también el rechazo a Adam Sandler, ese lugar común, esa actitud cada vez más extendida debido a la seguridad y comodidad que brinda, dejando automáticamente al que la adoptó como una persona refinada y sofisticada que no se rebaja a esa clase de humor tonto propio de adolescentes.

Las películas de Adam Sandler carecen de elaboración o sofisticación, y se puede entender que no sea del gusto de la crítica cinematográfica especializada, que necesariamente por formación profesional tendrá otras exigencias, pero en general ésta tampoco tiene interés en tomar en cuenta o analizar las razones de su popularidad, o buscar el mérito en que a muchísimas personas les resulten graciosas y entretenidas.

Así, los reportes de prensa sobre los acuerdos de Adam Sandler con Netflix casi todos lo han informado en tono de "oh dios, ¿por qué?", o han hecho énfasis en los muchos millones que la compañía le pagó para que hiciera sus películas, como si todos los millones en Hollywood se gastaran de manera ejemplar excepto los destinados a Adam Sandler.

Aparentemente, Adam Sandler merece ver su carrera arruinada por hacer comedias poco elaboradas y populares.

Pues ahora hay una nueva historia que, pese a que la contó el propio Adam Sandler en el programa de Ellen DeGeneres, se ha popularizado porque parece seguir perjudicando su reputación:

A sus hijos tampoco le gustan sus películas.

En realidad, la historia no es más que una simpática anécdota sobre la relación que dos pequeños, de 8 y 10 años, mantienen con el trabajo de su padre.

Así lo contó Adam Sandler:

Ellen: —Tus hijos no pueden ver tus películas, porque suelen ser para adultos, ¿no es así? Adam Sandler: —No, algunas sí son aceptables para ellos y se las he mostrado. Principalmente porque me insistían para verlas. ‘Por favor, no es justo, déjanos verlas’ me decían, ‘la gente todo el tiempo te dice cosas por la calle y nosotros no tenemos idea de qué demonios hablan’. Así que les he puesto algunas de mis películas. Entonces, después de verlas por algo así como 20 minutos, comienzan a aburrirse, y no se animan a decirlo, pero se nota que están pensando: ‘¿no podríamos ver otra cosa?’” Ellen: —¡Wow! Sandler: —No, no pasa nada. Simplemente les digo que no [Risas]

Adam Sandler estuvo en el programa promocionando su próxima película para Netflix, Sandy Wexler, que lo llevará de regreso a la década de los 90.

Esta será la tercera de seis películas que Sandler protagonizará y producirá para Netflix, una serie que comenzó con Los ridículos 6, la que ejemplifica a la perfección esa disyuntiva entre crítica y público que encarna el actor y comediante.

Netflix dijo que Los ridículos 6 era el estreno de cine más visto de su historia, pero la película tiene un 0% de aprobación en Rotten Tomatoes: no tuvo ni una crítica positiva.

Un crítico incluso, no solo no la consideró graciosa, sino que aseguró que esta película representa “todo lo que ha estado mal con Hollywood por las últimas dos décadas”.

Para una tonta comedia que parodia los clásicos westerns no es un logro menor.

Reacciona
Comparte