Elecciones 2018

Beto O’Rourke: el osado demócrata de Texas que quiere sacar a Ted Cruz del Senado

Desconocido para la mayoría y con los pronósticos en contra, el actual representante de la ciudad fronteriza de El Paso ha recorrido en auto el inmenso estado para promover sus propuestas y sobre todo para que los votantes sepan quién es él.
5 Mar 2018 – 4:34 PM EST

HOUSTON, Texas. – El nombre de Robert Francis O'Rourke, mejor conocido como Beto O'Rourke, no es tan popular en Texas. De eso da cuenta una encuesta entre electores del estado, en la que cerca del 40% dijo no tener idea quién es el político. Sin embargo, él se empeña en destronar a Ted Cruz de su posición en el senado federal.

O’Rourke representa en la actualidad al Distrito 16 en la Cámara de Representantes del Congreso en Washington DC, que incluye a su ciudad natal El Paso y sectores aledaños. El político, de 45 años de edad, ocupa este escaño desde 2013 cuando derrotó al también demócrata Silvestre Reyes, el entonces titular de ese distrito que buscaba la reelección.

Pero el hecho de ser prácticamente un desconocido y de ser demócrata en un estado que favorece ampliamente a los republicanos, no desmotivó a O'Rourke a lanzarse en la aventura de conquistar el voto de los texanos, literalmente condado por condado.

La primera tarea que tenía, antes de llegar a enfrentar a Cruz en la elección general, era ganar las primarias de su partido, y lo logró con facilidad. Obtuvo más del 60% de los votos, superando a sus oponentes Sema Hernández y Edward Kimbrough.

En lo que va de su campaña, el representante asegura haber recorrido en su auto 226 de los 254 condados del estado, en gran parte territorios rurales muy conservadores que tradicionalmente votan republicano y donde los demócratas raramente se atreven a poner un pie.

“La posibilidad de que Beto pueda ganarle a Ted Cruz es la misma que tiene Costa Rica de ganar un mundial de futbol, casi ninguna”, dijo a Univision Noticias Mark Jones, profesor de ciencias políticas de la Universidad Rice en Houston, para hacer referencia a que un triunfo del demócrata en teoría no es imposible, pero en la práctica es muy poco probable.

“Sin un error o revelación controversial sobre el senador Cruz es casi imposible que Beto gane”, agregó Jones, quien afirma que el representantes es el mejor político que tiene el Partido Demócrata en Texas, que está haciendo una campaña muy activa y muy agresiva, aunque sea un estado donde esos esfuerzos quizá no sean suficientes.

Los pronósticos desvaforables no parecen desalentar a O'Rourke, quien está convencido de que puede ganar el favor de los votantes en la Texas rural, en parte, por tomarse el tiempo de visitarlos. Así lo ha hecho saber a periodistas de medios nacionales que lo han acompañado en sus viajes de campaña.

“(Él cree) que, si logra acortar los márgenes de ventaja que tiene Cruz en esas áreas rurales y energizar a los votantes de distritos y suburbios urbanos, podría convertirse en el primer demócrata en ganar un escaño en el senado desde que Lloyd Bentsen ganó en 1988”, se lee en una historia publicada por The New York Times.

Aunque este mismo entusiasmo demócrata ya se ha visto en Texas desde algún tiempo, en parte motivado por los cambios demográficos, sobre todo el aumento en la población latina. Se ha hablado de que el estado se está volviendo más competitivo en ambos partidos, pero la realidad es que incluso los pronósticos más optimistas no anticipan que eso pueda ocurrir antes de 2024.

La brecha entre republicanos y demócratas en el estado se ha venido cerrando poco a poco y eso fue evidente en las elecciones presidenciales de 2016. Hillary Clinton obtuvo 600,000 votos más que los que sacó Barack Obama cuatro años antes, aunque Trump ganó el estado con una diferencia del 9%.

Victoria esquiva

El demócrata ha puesto algunos obstáculos adicionales en su ya complicada ruta: se rehúsa a contratar asesores y encuestadores externos y solo acepta contribuciones monetarias de individuos y no de corporaciones.

Además, a diferencia de su oponente, O’Rourke tiene propuestas que en un Estado como Texas resultan demasiado liberales. Está a favor de una solución para los dreamers, de implementar revisiones más estrictas de antecedentes a personas que quieran comprar armas y de vetar el acceso a rifles de asalto, de cobertura de salud universal, de educación más accesible a todos y de dar acceso a servicios de salud reproductiva, entre otros. Así mismo, se opone rotundamente a la construcción de un muro y a cualquier tipo de prohibición para los musulmanes.

O’Rourke se ha salido del marco convencional de hacer campaña y ha tratado de aprovechar al máximo el poder de las redes sociales. Hace transmisiones en vivo de cada evento local, cada recorrido, sus viajes por carretera, sus almuerzos en la ruta, sus conversaciones informales con seguidores, e incluso las llamadas a su esposa Amy, para averiguar por proyectos escolares de sus tres hijos

“La mejor manera de mirar esta elección es no definir una victoria por ganarle a Cruz… O’Rourke puede ganar perdiendo, pero perdiendo con un margen menor al que han perdido otros políticos demócratas (que fueron promisorios en su momento), como Wendy Davis”, afirmó el profesor Jones.

Ese mismo pensamiento lo comparten otros analistas políticos, quienes opinan que el triunfo de O’Rourke estará dado en el hecho de qué tanto pueda achicar la brecha de ventaja de su oponente.

Haciendo referencia al factor de la popularidad de los candidatos entre votantes indecisos, William Martin, un académico de la universidad Rice dijo a The New York Times que no cree que O’Rourke sea una estrella fugaz. "Es joven y fresco, y es intrínsecamente mucho más atractivo que Ted Cruz para los votantes que aún no se han decidido", dijo.

Eso es una de las apuestas de O’Rourke, quien ha dicho que no cree que esta elección sea una cuestión de partidos. Está convencido de que se trata más de la capacidad de los candidatos para convocar al voto.

Quiere convencer a los que nunca han votado que ejerzan su derecho y que rompan los paradigmas que los encasillan con las ideas de un partido determinado.

En una entrevista con la Radio Pública Nacional NPR, O’Rourke dijo que en los primeros 45 días de 2018, su campaña recaudó 2.3 millones de dólares, con una contribución promedio en su plataforma digital de 25 dólares. La campaña de Cruz recogió 800,000 dólares en el mismo periodo. “Nunca he visto esta clase de entusiasmo, energía y disposición…”, dijo O’Rourke.

Esa recaudación le va a ayudar a compensar la falta de reconocimiento que tiene entre los votantes de Texas, según el editor ejecutivo y analista político de Texas Tribune, Ross Ramsey, citado por la misma cadena radial. "Creo que tendrá suficiente dinero, ya sea que voten en rojo o azul en noviembre, los tejanos sabrán quién es realmente Beto O'Rourke", Agregó.

Vea También:

Texas celebra las primeras elecciones primarias del 2018

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TexasPolítica