publicidad
Se despeja nieve en una calle del Upper West Side de Nueva York

La costa este se recupera del paso de fuerte tormenta invernal

La costa este se recupera del paso de fuerte tormenta invernal

Máquinas quitanieve trabajaron el domingo en Nueva York, Washington y otras ciudades para retomar la normalidad.

Vuelve la calma después de la tormenta Jonas Univision

Este domingo, residentes de la costa este de Estados Unidos se disponían a volver a la normalidad tras una tormenta invernal apodada Jonás o Snowzilla que azotó la región con fuertes vientos y espesas capas de nieve y dejó al menos 25 muertos según el último balance. Residentes y servicios públicos y privados comenzaron las tareas de limpieza.

La tempestad, que alcanzó magnitudes históricas, cubrió de nieve el este del país el viernes y sábado, afectando a unos 85 millones de personas, la cuarta parte de la población del país. Pero el domingo el tiempo mejoró y dio una tregua.

Nueva York y Baltimore comenzaron a levantar las restricciones de viaje y algunas personas se aventuraron el domingo a pisar las blancas calles, mientras se restauraban parcialmente los servicios de tránsito masivo a lo largo de la costa.

El amanecer de Nueva York este domingo.
El amanecer de Nueva York este domingo.


Las máquinas quitanieve iniciaron su trabajo el domingo por toda Nueva York y los alrededores, compartiendo las labores con los habitantes, para limpiar las calles y la carreteras y preparar a la ciudad para que este lunes recupere su ritmo normal.

Las autoridades, sin embargo, hicieron llamamientos renovados para que se evite utilizar los vehículos particulares, porque eso limita los trabajos de las máquinas quitanieves, aparte de los peligros que representa el tráfico por el hielo de las vías.

Los fuertes vientos hicieron temer inundaciones en diversas partes de la costa atlántica, según el Servicio Meteorológico Nacional, mientras las calles en algunas localidades costeras de Nueva Jersey quedaron cubiertas de agua y hielo.

Sin embargo, la Madre Naturaleza --después de golpear a los residentes de la costa este con una de las peores tormentas en décadas-- parecía ser más indulgente este domingo, con sol y cielos azules que elevarían las temperaturas, lo que facilitaría la remoción de la nieve.

publicidad

En el transcurso del domingo las imágenes de neoyorquinos disfrutando de la nieve en un día soleado reemplazaron a las de gente protegiéndose el sábado de la segunda nevada más intensa que haya conocido la ciudad desde que se tienen registros.

Los automóviles comenzaron a circular a primera hora de hoy, después del toque de queda vehicular que estuvo vigente desde el sábado por la tarde y, a pesar del frío, los neoyorquinos salieron a las calles y los parques para superar el letargo de las últimas horas.

Nueva York amaneció con sol y cielo azul.
Nueva York amaneció con sol y cielo azul.

Esta tormenta podría ser casi tan grave como la de 1922, con sus 71 centímetros de nieve y que dejó 100 muertos cuando se derrumbó el techo de un teatro ante el peso de la nieve acumulada.

Finalmente dejó de nevar en la ciudad de Nueva York a eso de las 10 de la noche del sábado, aunque las autoridades seguían exhortando a la población a quedarse en sus casas para permitir que las cuadrillas de limpieza despejasen las calles y para que la policía se asegurara que no hubiera nadie en las calles.

Imágenes: la costa este cubierta de blanco y en estado de emergencia


Los vehículos privados comenzaron a circular en Nueva York libremente este domingo, al levantarse la prohibición que estaba vigente desde el sábado por la tarde por la nevada de las últimas horas, una de las mayores en la historia de la ciudad.

La prohibición quedó levantada a las siete de la mañana locales, como se había anunciado la noche del sábado, lo que permitió a los equipos quitanieves limpiar las vías para el libre tránsito. Solo se permitía la circulación de vehículos de emergencia.

Washington tras Jonas
Washington tras Jonas

También han quedado libres los túneles y puentes que enlazan a la isla de Manhattan con el resto del país.

La prohibición comenzó a regir a las 2:30 de la tarde del sábado, y afectaba tanto a Nueva York como a Long Island, al este de Manhattan, y a lo largo de la costa del Atlántico.

No ha habido prórrogas y, como se había anunciado, el Gobierno del estado de Nueva York confirmó en un comunicado que se había levantado la prohibición y dio detalles sobre las operaciones para devolver la normalidad a la ciudad.

New Jersey en estado de emergencia por inundaciones Univision

La mayoría de las líneas del metro, que transporta a diario a unos seis millones de neoyorquinos, son habilitadas este domingo, salvo algunas, especialmente las que conectan a Manhattan con puntos de Long Island.

El metro de Nueva York es clave para el funcionamiento de la ciudad.

publicidad

Las autoridades indicaron también que las líneas de tren del extrarradio se irán restableciendo paulatinamente mientras se revisa el estado de la red, especialmente la que conecta con Long Island, en donde las vías están enterradas bajo la nieve.

Labores de limpieza en DC.
Labores de limpieza en DC.


"La elección del momento oportuno no pudo ser mejor", afirmó el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en una rueda de prensa para hacer una evaluación del impacto de la tormenta de nieve y hacer nuevas recomendaciones este domingo.

Y lo dijo al mencionar que la tormenta, que llegó a Nueva York desde el suroeste, tras castigar con fuerza a Washington, comenzó a impactar a esta ciudad poco antes de la medianoche del sábado, y 24 horas después había dejado de caer nieve.

En tanto, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que las cinco víctimas de ese estado no fueron por accidentes y se debieron, al parecer, por ataques al corazón por el ejercicio extra realizado para quitar la nieve. Tres de los fallecidos vivían en la ciudad de Nueva York.

publicidad

Las autoridades hicieron llamamientos renovados para que se evite utilizar los vehículos particulares, porque eso limita los trabajos de las máquinas quitanieves, aparte de los peligros que representa el tráfico por el hielo de las vías.

El habitante más feliz de Washington DC Univision


En Baltimore también quedó derogada una suspensión del tránsito aunque con algunas restricciones. Entretanto, los sistemas de transporte público, que habían sido clausurados durante la tormenta, poco a poco se irían restableciendo.

Las cancelaciones de vuelos, sin embargo, continuaban. De acuerdo a lo que reporta la web USA Today, ya sumaban 11,700 vuelos cancelados desde el viernes, pese a que las operaciones en los aeropuertos afectados ya comenzaron –gradualmente—a reanudarse.

La aerolínea Avianca reanudará hoy de manera paulatina los vuelos hacia y desde Nueva York y Washington que fueron cancelado. Según la compañía, el vuelo AV020 de Bogotá a Nueva York "será reactivado en su horario tradicional" a las 22:49 hora local de este domingo y se prevé su llegada al aeropuerto internacional John F. Kennedy a las 04:25 local del lunes.

publicidad

El vuelo AV244 entre las mismas ciudades, cuyo horario regular es a las 15:00 hora local, partirá a la 01:00 del lunes 25 y llegará a Nueva York a las 07:00 hora local.

En cuanto a los vuelos que parten de Cali, Medellín, San Salvador y San Pedro Sula (Honduras) "serán reactivados a partir de mañana lunes 25 de enero, una vez se cuente con la adecuada disposición de los elementos para su asistencia en tierra en Nueva York", señaló la empresa en un comunicado.

La enorme tormenta dejó paralizadas tanto a la capital como a la ciudad más grande del país, arrojando casi tres pies (un metro) de nieve y dejando varadas a miles de personas. Por lo menos 28 personas murieron a causa de clima ya sea por accidentes viales, por esfuerzo al palear la nieve o por hipotermia.

Imágenes de la tormenta desde la Tumba del Soldado Desconocido

La nieve ascendió a 26.8 pulgadas (680 centímetros) en el Central Park de Nueva York, el segundo mayor nivel desde que se comenzaron a llevar registros en 1869 y por poco rompe el récord de 26.9 pulgadas (683 centímetros) logrado en febrero de 2006.

La tormenta afectó desde la costa del Golfo hasta la zona de New England y en algunas zonas de Washington la nieve acumuló 30 pulgadas (76 centímetros). La mayor cantidad de nieve, aunque el informe no fue confirmado oficialmente, fue en una zona rural de West Virginia, que soportó 40 pulgadas (102 centímetros).

"Esta está entre las diez peores tormentas de la historia", dijo el experto Paul Kocin, autor de un libro de dos tomos sobre tormentas invernales.

La ciudad de Nueva York, usualmente bulliciosa y pujante, quedó convertida en una ciudad fantasma. Los teatros de Broadway cerraron. Bruce Springsteen canceló su concierto.

publicidad

LEA TAMBIÉN:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad