publicidad
José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente de gobierno de España

Rodríguez Zapatero viaja a Caracas para intentar una mediación en el conflicto político

Rodríguez Zapatero viaja a Caracas para intentar una mediación en el conflicto político

El expresidente de gobierno español irá acompañado de los exmandatarios Leonel Fernández (República Dominicana), Martín Torrijos (Panamá) y Ernesto Samper (Colombia).

José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente de gobierno de España
José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente de gobierno de España

Justo en una de las crisis política, económica e institucional más agudas de Venezuela, el expresidente de gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero tiene planeado visitar el país suramericano con el fin de ayudar a desactivar la bomba de tiempo en que ha derivado la fuerte pugnacidad entre el gobierno y la oposición.

La oficina de Rodríguez Zapatero en Madrid confirmó este martes a Univision Noticias que el expresidente de gobierno español "está viajando ahora mismo a Caracas". "Pero no sabemos cuándo llega ni cuánto tiempo permanecerá", matizaron.

Confirmaron también que lo han decidido todo "muy rápido" en Santo Domingo, donde Rodríguez Zapatero participó este fin de semana como observador de las elecciones de República Dominicana.

"Todo ha sido coordinado a través de la Unasur", confiaron a Univisión Noticias.

Rodríguez Zapatero viaja a Caracas junto con los expresidentes Leonel Fernández, de República Dominicana, Martín Torrijos, de Panamá, y Ernesto Samper, de Colombia para incorporarse, según la prensa española, a una Comisión de la Verdad que tiene por objeto conocer los hechos acaecidos en Venezuela en abril de 2014, cuando en medio de protestas y represión fallecieron 43 personas y varios dirigentes opositores fueron presos, entre ellos, el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, sobre quien recayó una condena de casi 14 años de cárcel.

publicidad

Ha sido el propio Samper, aliado de los gobiernos de izquierda de Suramérica y secretario general de la Unisón de Naciones del Sur (Unasur) quien ha convocado a los exmandatarios a darle cuerpo a esta comisión propuesta por el presidente Nicolás Maduro, para recubrir de legitimidad a la instancia y contrarrestar la ley de amnistía aprobada por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y declarada luego inconstitucional por el Tribunal Supremo de Justicia, cuyos miembros en su mayoría fueron designados en gobiernos chavistas.

La comisión, aún inoperativa, está integrada por 16 miembros nombrados por el gobierno de Maduro y reserva cuatro asientos a la opositora Mesa de la Unidad Democrática, que se ha negado a participar debido a las dudas sobre la imparcialidad y el equilibrio de la instancia propuesta.

Los expresidentes llegarán a un país sumido en el caos económico, caracterizado por la aguda escasez de alimentos y medicinas, la inflación más alta del mundo, calculada en 180% en 2015, y cortes y racionamientos diarios de luz; aparte de un repunte casi incontrolable de la inseguridad.

Violentas manifestaciones se viven en Venezuela Univision


El diario español El Mundo, citando a fuentes cercanas al expresidente, asegura que "este viaje no tendría relación con la Comisión de la Verdad, pese al interés manifiesto de Maduro y del ex presidente colombiano".

El expresidente de gobierno español conoce el conflicto venezolano de cerca. En noviembre pasado fue a Caracas en calidad de acompañante electoral en las parlamentarias en las que precisamente la oposición obtuvo una abrumadora mayoría.

Respetado tanto por el chavismo como por la oposición, Rodríguez Zapatero llegará también en medio de tensas relaciones entre Venezuela y España. El presidente Maduro en una transmisión de los medios públicos venezolanos tildó al jefe de gobierno español Mariano Rajoy de "racista, basura corrupta y basura colonialista", tras haberse reunido en Madrid con dirigentes opositores venezolanos y cuestionar la democracia en ese país. A raíz de ello, y como señal de protesta, Madrid retiró el embajador en Caracas el 8 de abril.

Esta vez Rodríguez Zapatero lo tendrá todavía más difícil debido a la presión de calle que está ejerciendo la MUD para acelerar un referendo revocatorio contra Maduro, y el correlato del gobierno traducido en represión y decretos que suspenden garantías constitucionales y criminalizan la protesta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad