publicidad
Dreamers de Connecticut presionaron a representantes hasta última hora.

Cámara de Representantes de Connecticut no aprobó ayuda financiera institucional para universitarios indocumentados

Cámara de Representantes de Connecticut no aprobó ayuda financiera institucional para universitarios indocumentados

Connecticut permite que los estudiantes indocumentados paguen matrícula en las universidades públicas como residentes, pero no les permite acceder a ayuda financiera institucional, que es la ayuda provista por los mismos centros de estudio.

Dreamers de Connecticut presionaron a representantes hasta última hora.
Dreamers de Connecticut presionaron a representantes hasta última hora.

Representantes estatales de Connecticut no sometieron a votación un proyecto de ley aprobado por el Senado el mes pasado para que los universitarios indocumentados puedan acceder a ayuda financiera institucional para estudiar, y la medida tendrá que esperar al próximo año para ser discutida.

Estudiantes que integran el grupo CT Students for a Dream estuvieron presionando por una votación hasta último momento el martes, último día de la sesión ordinaria de la Asamblea General de Connecticut, pero no tuvieron éxito.

“Es decepcionante ver que después de haber recogido 1,100 firmas, el apoyo de casi 60 grupos comunitarios y sindicatos, más de 100 testimonios a favor, y 31 co-patrocinadores, el (proyecto de ley) SB-147 fue tomado como rehén por unos pocos representantes por razones políticas”, dijo en una conferencia de prensa Camila Bortolleto, coordinadora de CT Students for a Dream.

“¿Somos un estado que se va a dejar llevar por el actual clima de miedo y odio hacia los inmigrantes, o somos un estado que estará del lado correcto de la historia y se asegurará de que los estudiantes tengan iguales oportunidades de una educación universitaria?”, agregó la líder estudiantil.

Uno de los co-patrocinadores de la medida, el representante Edwin Vargas, dijo que la discusión sobre el presupuesto estatal se convirtió en la prioridad del último día de sesiones, y por eso el proyecto no se llevó a votación.

publicidad

“Creo que realmente una mayoría de los miembros de la Cámara apoyaba este proyecto, de ambos lados (partidos), desafortunadamente nos perjudicó la situación del presupuesto y otros asuntos...sabíamos que esto requeriría un largo debate”, dijo Vargas, y agregó que existe la “voluntad política” de aprobar la medida en la próxima sesión ordinaria.

De hecho, los legisladores no llegaron a un acuerdo por el presupuesto estatal y convocaron a una sesión extraordinaria para dentro de una semana para aprobarlo.

Connecticut es uno de los estados que permite que los estudiantes indocumentados paguen matrícula estatal en las universidades públicas como residentes, en lugar de la costosa colegiatura de no residente.

Para ello deben completar cuatro años en una secundaria del estado y firmar una declaración jurada que indique que solicitarán la ciudadanía.

Sin embargo, el costo de la educación universitaria luce fuera del alcance de muchos jóvenes porque el Estado no les permite acceder a ayuda financiera institucional, que es la ayuda provista por los mismos centros de estudio.

Las universidades públicas y colleges de Connecticut separan una porción de las ganancias de sus matrículas para el fondo de ayuda institucional que asiste a estudiantes con necesidad económica.

Parte de esas ganancias proviene también de las colegiaturas que pagan los estudiantes indocumentados, pero estos no tienen derecho a recibir ayuda institucional aunque tengan necesidad económica.

publicidad

Una de las trabas es que para acceder a a la ayuda institucional, que puede entregarse por medio de exenciones, ayuda para gastos o estudio y trabajo, los estudiantes deben llenar la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes, o FAFSA. Sin embargo, l os estudiantes indocumentados no pueden hacerlo porque para ello necesitan número de Seguro Social.

El proyecto de ley “Afford to Dream”, SB 147, busca que los estudiantes sin estatus legal obtengan esa ayuda para poder completar los estudios superiores.

Actualmente 20 estados del país ofrecen matrícula igualitaria a los inmigrantes indocumentados residentes en la jurisdicción,16 de ellos por ley y cuatro por decisión de sus sistemas universitarios públicos, según los datos más recientes de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL).

De esos, cinco estados: California, Nuevo Mexico, Minnesota, Texas y Washington, ofrecen ayuda estatal a los inmigrantes no autorizados. Un total de seis estados: Alabama, Arizona, Georgia, Indiana, Missouri y Carolina del Sur, prohíben a los estudiantes indocumentados pagar colegiatura como residentes, sin importar cuánto hayan vivido en el lugar.

El acceso a ayuda y colegiaturas como residentes varía en el resto de las jurisdicciones.

Lea también:


publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad