publicidad
Uno de los últimos partidos de Cuauhtémoc Blanco en el Estadio Azteca.

El regreso a las canchas del controvertido Cuauhtémoc Blanco, ahora alcalde de Cuernavaca

El regreso a las canchas del controvertido Cuauhtémoc Blanco, ahora alcalde de Cuernavaca

Tan bravo como el barrio que lo vio nacer, el alcalde de Cuernavaca, Morelos, vuelve este fin de semana a la cancha del estadio Azteca.

Uno de los últimos partidos de Cuauhtémoc Blanco en el Estadio Azteca.
Uno de los últimos partidos de Cuauhtémoc Blanco en el Estadio Azteca.


Por Sandra E. Mendoza Ortiz, @smendoza_news

Este jueves, el futbolista retirado y ahora alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, entrenó con el Club América del fútbol profesional mexicano.


Tan bravo como el barrio que lo vio nacer y como lo dicta su segundo apellido, Cuauhtémoc Blanco Bravo vuelve este fin de semana a la cancha del estadio Azteca, en Ciudad de México, para participar en un partido de fútbol y recibir al mismo tiempo un homenaje por parte del equipo que le dio sus mayores glorias.

Con el América, Blanco festeja el campeonato Clausura 2005.
Con el América, Blanco festeja el campeonato Clausura 2005.


Un homenaje a un exfutbolista no resulta inusual. No hasta decir que el exdeportista en cuestión es ahora alcalde de Cuernavaca, en Morelos, al centro de México. Resultó electo al cargo en junio de 2015 y asumió en diciembre de ese mismo año.

Las canchas y las revistas del corazón

“El Cuau” o “El Temo”, como se le conoció a lo largo de su carrera profesional, nació en el barrio de Tepito, en la capital del país. Jugó la mayor parte de su carrera en el Club América, del que se consolidó como uno de los mayores goleadores. Blanco también fue llamado en varias ocasiones a la Selección Mexicana de Fútbol.

Cuauhtémoc Blanco portando el uniforme de la Selección Mexicana en 2014.
Cuauhtémoc Blanco portando el uniforme de la Selección Mexicana en 2014.


No solo sus compañeros en la cancha conocieron su temperamento agresivo. Sostuvo un enfrentamiento con un cronista deportivo en marzo de 2003, así como otro con el director técnico Ricardo La Volpe en 2006. Cuauhtémoc Blanco llamó la atención también por controvertidos festejos después de anotar un gol, así como por la jugada bautizada en su honor como “La Cuauhteminha”.

Blanco haciendo un gesto a un árbitro en 2004.
Blanco haciendo un gesto a un árbitro en 2004.


Sostuvo noviazgos con reconocidas actrices y conductoras, con lo cual traspasó las portadas de los diarios deportivos y lo colocó en las revistas del corazón.

El controvertido político

Ya en la esfera política, Blanco abanderó al Partido Social Demócrata (PSD), de la mano del cual fue electo como el edil de Cuernavaca, una ciudad de unos 350,000 habitantes y de las más violentas de todo el país, según un estudio divulgado en 2015 por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal. Morelos, la entidad que alberga a Cuernavaca, se ha hecho de los titulares en la prensa por la cantidad de secuestros que ocurren en su territorio.


Los enfrentamientos que acompañaron al famoso número 10 en las canchas le siguieron también en su nueva profesión. El primero de ellos, antes de ser electo, con sus contrincantes que le pedían demostrar que cumplía con el requisito de vivir en Cuernavaca para poder gobernarla. "El Cuau" respondió con una imagen: colocándose su credencial para votar en la frente.


Ya habiéndose hecho del cargo, vino la disputa con el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, al enfrentar posiciones con respecto a la implantación del “Mando Único” –única fuerza policial para toda la entidad que, finalmente, Blanco Bravo terminó aceptando.


Los discursos nunca han sido su fuerte, ni como deportista ni como político. Ahora, más criticado que antes en su retórica, se han viralizado los videos en que Blanco confunde el partido político que lo respalda con otro, o en que agradece a un prócer de la historia mexicana por invitarlo a una celebración.


Como lo hizo por mucho tiempo, Cuauhtémoc Blanco fue recibido por emocionados aficionados en las instalaciones del Club América en Coapa –al sur de Ciudad de México—para entrenar con el equipo. Pero, como no lo había hecho nunca, llegó custodiado de dos camionetas del Ejército mexicano, que esperaron afuera al exdeportista que entrenó portando la camiseta número 100.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad