publicidad
El tifón en Filipinas deja 25,000 daminificados

Tifón en Filipinas deja 70 pueblos sumergidos por las aguas

Tifón en Filipinas deja 70 pueblos sumergidos por las aguas

Aunque el fenónmeno atmosférico pierde fuerza, todavía ataca el norte del país. Hay 70 pueblos sumergidos por las aguas.

El tifón en Filipinas deja 25,000 daminificados
El tifón en Filipinas deja 25,000 daminificados

Filipinos atrapados en los tejados de sus casas inundadas esperaban ayuda este lunes mientras el tifón Koppu desencadenaba su fuerza en el norte del archipiélago por segundo día.

El tifón, que tocó tierra el domingo en la costa oriental de Luzón, la isla principal de Filipinas, ha dejado al menos 16 muertos y obligado a más de 60,000 personas a abandonar sus viviendas.

Koppu se desplazaba muy lentamente hacia el norte. Aunque se iba debilitando, vertía lluvias torrenciales en tres cordilleras y las aguas han inundado las vastas planicies de arrozales al norte de Manila, explicaron los servicios de socorro.

Unos 70 pueblos se encontraban sumergidos por las aguas, declaró Nigel Lontoc, director adjunto de la seguridad civil regional.

"Las aguas suben deprisa y hay gente subida a los tejados", declaró Nigel Lontoc. "Las aguas son demasiado profundas para los camiones militares y los socorristas intentan llegar hasta ellos en lanchas neumáticas".

Miles de habitantes estaban probablemente atrapados en esos pueblos y la seguridad civil sólo disponía por el momento de diez equipos, añadió.

Miles de personas se refugiaron en centros de evacuación temporal, según la agencia gubernamental de gestión de catástrofes. Unos 19,000 habitantes seguían estando en ellos este lunes.

Koppu estaba acompañado inicialmente de ráfagas de viento de 130 millas por hora (210 km/h). Este lunes se encontraba encima de la localidad septentrional de Bantay y las ráfagas habían bajado a 93,20 millas por hora (150 km/h). La tempestad debía pasar por encima de las Cordilleras antes de alejarse de Luzón el miércoles.

publicidad


Destrucción por tifón en Filipinas


Luego de golpear el sábado a la medianoche el municipio de Casigurán, en la provincia de Aurora, el tifón se debilitó, cercado por la cordillera de la Sierra Madre y una zona de alta presión en el norte de país, así como otro tifón lejano en el este del Pacífico, dijo la meteoróloga gubernamental, Gladys Saludes.

Los fuertes vientos derribaron árboles y postes eléctricos, dejando nueve provincias enteras sin electricidad, mientras las inundaciones y pequeños deslizamientos de tierra dejaron intransitables 25 carreteras y puentes. Las autoridades suspendieron decenas de vuelos y viajes por mar debido a la tormenta, y muchas ciudades cancelaron las clases para el lunes.

Las autoridades reportaron 16 muertos, entre ellos siete personas que fallecieron al volcar un ferry, tres residentes de la provincia en la que Koppu tocó tierra, y un niño que fue golpeado por un árbol al caer, refirió la agencia AFP. El gobierno espera que este balance y el de afectados aumente a medida que vayan recibiendo informaciones.

publicidad

Las escuelas permanecían cerradas este lunes en Manila. El tiempo seguía siendo tormentoso pero la capital no estaba afectada de gravedad.

Filipinas sufre regularmente tormentas mortales, y cada año ve pasar en promedio unos veinte tifones.

El archipiélago, de 1.700 islas, suele ser la primera masa de tierra importante con la que se cruzan los tifones que se forman en el océano Pacífico.


Lea también: Potente tifón azota Filipinas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad