publicidad
Josué, de 5 años, José Luis, de 10, y Brandon, de 5.

Deportan a El Salvador a los niños migrantes varados en Tijuana

Deportan a El Salvador a los niños migrantes varados en Tijuana

Tres niños migrantes que permanecieron casi tres meses retenidos en Tijuana fueron deportados

Josué, de 5 años, José Luis, de 10, y Brandon, de 5.
Josué, de 5 años, José Luis, de 10, y Brandon, de 5.

Jorge Morales Almada
jalmada@us.univision.com
@Yorshmore

Los tres niños migrantes que durante casi tres meses estuvieron en un albergue de Tijuana retenidos por las autoridades mexicanas de inmigración fueron deportados este lunes a El Salvador pese a la súplica de una de las madres que pedía un salvoconducto humanitario para que sus hijos pudieran pedir asilo en Estados Unidos.

La retención prolongada de estos tres niños se dio a conocer el pasado 2 de febrero, cuando llevaban 83 días en el albergue. Cinco días después, el gobierno mexicano los deportó.

Los hermanos Jorge Luis y Brandon López, de 10 y 5 años de edad, y el primo de ellos, Josué Castellón, de 5, fueron detenidos el 13 de noviembre por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) en Tijuana, a donde habían llegado luego de viajar de la mano de un "coyote" durante 19 días desde su natal El Salvador.

Desde ese día que los detuvieron, los tres niños permanecieron en un albergue hasta la noche del domingo 7 de febrero, cuando el INM los colocó en un avión con rumbo a la Ciudad de México y de ahí al país centroamericano, al que habrían arribado alrededor del mediodía de este lunes.

Ingrid López, madre de dos de los niños, quien vive en Washington D.C., dijo a Univision Los Ángeles que familiares en El Salvador ya habían sido contactados por la cancillería de ese país de la llegada de los infantes deportados.

publicidad

"Me siento mal, después de todo lo que estuve luchando, ahora ya no sé qué hacer", mencionó la madre con tono de angustia. "Ahora lo que quiero es que los lleven al doctor y que los examinen física y psicológicamente".

La madre dijo que decidió traer a sus hijos debido a la inseguridad que viven en la zona de San Miguel, una de las más peligrosas de El Salvador.

Salvador Sanabria, director de El Rescate, una de las organizaciones que estuvo abogando para que no fueran deportados, lamentó que los niños tuvieran que pasar casi 3 meses detenidos y sin asistencia legal, lo cual les hubiera podido garantizar una petición de asilo en Estados Unidos o refugio en México.

Este caso, dijo Sanabria, revela la crisis humanitaria de los niños migrantes también del lado mexicano.

Consideró que podrían ser cientos los niños que estaría en esas mismas condiciones, retenidos por tiempo prolongado y sin derechos a representación legal.

"Es una clara violación a la Convención de los Derechos de los Niños", mencionó. "Urge que los gobiernos de la región y las organizaciones de la sociedad civil abordemos esta discusión para ponerle fin a las detenciones arbiytrarias y prolongadas de menores de edad en la ruta del migrante, y la falta de acceso de representación legal".

Para Juan José Gutiérrez, activista de Vamos Unidos USA, cuestionó la forma como actuaron las autoridades mexicanas luego de que el caso se hizo público.

publicidad


"Qué casualidad que en cuanto se supo, entonces sí actuaron con urgencia", comentó.

Lea más sobre esta historia:

- Niños migrantes quedan varados en Tijuana

- “Mis hijos corrían más peligro en El Salvador que con un coyote”

- El destino de tres niños salvadoreños queda en manos de México

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad