publicidad

La ruleta de los huracanes: cómo los pronósticos y un poco de suerte evitaron una catástrofe en Florida

La ruleta de los huracanes: cómo los pronósticos y un poco de suerte evitaron una catástrofe en Florida

Ahora que Irma ha muerto comenzó la autopsia: ¿Fueron demasiado alarmistas los meteorólogos? ¿Cuán grande fue la catástrofe de la que se salvó Florida? ¿Cuán precisos fueron los pronósticos? Las respuestas pueden sorprenderte.

En video: 24 horas siguiendo a Irma desde el espacio Univision

Read this story in English

MIAMI, Florida.- Después de una semana en que los residentes de Florida danzaron alocadamente de un lado del estado al otro para evitar al huracán Irma, algunos están criticando a los meteorólogos –y a los medios. Pero de hecho, los pronósticos fueron sorprendentemente precisos, posiblemente de los mejores jamás hechos, según los expertos.

Mientras que Irma causó hasta $62,000 millones en daños totales en Florida, la cantidad podía haber sido tres veces mayor.

"El error medio en un pronóstico del Centro Nacional de Huracanes (NHC en inglés) dos días antes es de 90 millas (144 kms) y de 123 millas (197 kms) tres días antes. Para Irma solo fue de 59 millas (94 kms) con dos días de antelación y de 87 millas (140 kms) a tres días vista", dice Jeff Masters, director meteorológico del pronosticador privado Weather Underground.

"Eso es un 30% o 35% mejor que la media del NHC hace cinco años", añadió, agregando que representa una gran mejora con respecto a 1992, cuando el huracán Andrew destruyó partes de Miami.

Los hombres del tiempo atribuyen este avance a nuevos modelos estadísticos de previsión, más precisos gracias a las mejoras en la recolección de datos del clima y a nuevas supercomputadoras capaces de analizar cantidades masivas de información.

publicidad

Los pronosticadores tienen hoy a mano varios modelos informáticos de distintas fuentes, hasta media docena, lo que les permite obtener una media.

En el caso de Irma, el modelo europeo conocido como ECMWF, Centro Europeo para las Previsiones del Tiempo de Medio Rango, ha mostrado ser de modo constante más preciso que el más fiable de los modelos estadounidenses, conocido como GFS, Sistema de Predicción Global, gestionado por la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA).

Los meteorólogos llaman "espaguetis" a las posibles trayectori...
Los meteorólogos llaman "espaguetis" a las posibles trayectorias previstas por los modelos estadísticos calculados en computadoras.


"El modelo europeo identificó a Florida como el objetivo de Irma el 31 de agosto, mientras que el modelo de NOAA solo llegó a esa conclusión cuatro días más tarde, el 3 de septiembre, una semana antes de tocar tierra", dijo Judith Curry, presidente de Climate Forecast Applications Network (CFAN), una compañía de servicios del clima con sede en Nevada.

Desde 2009, NOAA cuenta con un proyecto para mejorar la precisión de la predicción de huracanes en 50% antes de 2019, lo que ha supuesto avances importantes en las observaciones en tiempo real de las condiciones atmosféricas y oceánicas, gracias a satélites más sofisticados y sondas enviadas por paracaídas dentro de la tormenta desde aviones cazahuracanes, que recolectan datos termodinámicos vitales, como la presión, la temperatura, la fuerza del viento y la humedad.

publicidad

En el pasado, los meteorólogos dependían mucho de los modelos estadísticos de datos históricos. "Eso ha caído en desuso con la nueva tecnología", dice Masters.

Satélites y supercomputadoras

En 2016, nuevos satélites conocidos como GOES-R comenzaron a enviar imágenes más rápido y con una resolución cuatro veces mejor que los de la generación anterior.

Los sistemas de GOES-R transmiten imágenes térmicas de infrarrojos para detectar la temperatura del mar, lo que puede ayudar a determinar la intensidad de las tormentas, que se alimentan del agua caliente.

Para obtener mejores lecturas del clima, NOAA y la NASA también están probando drones que pueden acercarse al ojo del huracán más que los tradicionales aviones cazahuracanes.

El modelo más usado en EEUU no predijo que Irma tocaría Florida hasta un...
El modelo más usado en EEUU no predijo que Irma tocaría Florida hasta una semana antes.

Después de la supertormenta de 2012 Sandy, el Congreso también dio fondos para una mejora del sistema de supercomputadoras IBM del Servicio Nacional del Clima, multiplicando por 25 su capacidad para analizar datos.

Sin embargo, incluso con toda esta tecnología, la predicción del clima extremo como el de los huracanes sigue dependiendo del azar.

"Es realmente una ruleta del clima. Hay límites a lo preciso que podemos ser", dijo Curry.

"El trabajo de un hombre del tiempo es ingrato. La gente quiere saber si sus casas van a ser destruidas y la ciencia no puede predecir eso", dice el meteorólogo del canal 23 de Univision en Miami, Eduardo Rodríguez, quien tiene en su escritorio un adhesivo en el que se lee "la ciencia nunca será asentada".

Eduardo Rodríguez, meteorólogo de Univision en Miami.
Eduardo Rodríguez, meteorólogo de Univision en Miami.


La atmósfera es "un sistema caótico", añade Albert Martínez, el jefe de meteorólogos de Univision.

La teoría del caos, o efecto mariposa, es un buen ejemplo de lo que le sucede al clima ya que una pequeña tormenta en Asia puede desatar efectos en el tiempo del resto del mundo, explica Martínez.

En el caso de Irma, Martínez explica que su rumbo estaba influido por un huracán que se movía por delante en el Golfo de México –Katia–, otro por detrás en el Atlántico –Jose– y un anticiclón en el norte de Florida.

Salvados por 80 kilómetros

Luego llegamos a la parte en que influye la suerte.

Si Irma hubiera pasado 50 millas (80 kms) más al norte de la costa de Cuba, sus resultados habrían sido mucho más dramáticos en Florida, dicen los meteorólogos.

publicidad

"Habría sido un huracán de categoría 5 (156 mph o más, 251 kmh o más) en lugar de uno de categoría 3 (111-129 mph, 178-207 kmh)", dice Masters, causando estragos en el área densamente poblada del Gran Miami. En general, los daños se multiplican por cuatro con cada aumento de la categoría de un huracán.

También fue fortuito que al subir Irma por la costa oeste de Florida el huracán perdió el combustible que hubiera obtenido de las aguas calientes del Golfo. "Estoy convencido de que habría sido una catástrofe de al menos $200,000 millones", añadió.

Al final, los vientos más violentos de la parte trasera de Irma (el cuadrante sureste) pasaron por la zona escasamente poblada de los Everglades. Si Irma hubiera pasado un poco más al oeste en el Golfo de México, las inundaciones habrían sido aún más dañinas en Naples, Fort Myers y Tampa, dice Masters.

Más dinero

Los meteorólogos dicen que su trabajo sería todavía más preciso con herramientas más caras. "Tenemos que invertir más en nuestro talento", dice Masters.

Aunque ahora predicen mucho mejor el rumbo de las tormentas, los meteorólogos aún no conocen con precisión su futura intensidad, que está creciendo debido al calentamiento de las aguas que alimentan la velocidad de los vientos y producen una marejada de tormenta mayor.

publicidad

En 2006, la Junta de Ciencia Nacional recomendó invertir $300 millones al año en investigación de huracanes –10 veces más que ahora. Los dos senadores de Florida propusieron legislación para incrementar los recursos financieros. El proyecto de ley fue enviado al Comité de Comercio, Ciencia y Transportes y murió allí.

Animación: Los récords meteorológicos que estableció el devastador huracán Irma Univision


Como justificación, la junta observó que el daño de los huracanes está creciendo. Las pérdidas anuales eran de $1,300 millones anuales entre 1949-1989, de $10,100 millones entre 1990-1995 y de $35,800 millones entre 2000 y 2005.

Solo en 2004 y 2005 las pérdidas ascendieron a $168,000 millones. El valor de la infraestructura en el Golfo y la costa del Atlántico es de más de $3 billones.

Relacionado
IrmaOutagesPromoPeq
Interactivo: Así fue cayendo la electricidad en Florida mientras pasaba el huracán Irma
Hasta 6.7 millones de clientes se quedaron sin suministro eléctrico a medida que el huracán recorría el estado de Sur a Norte. Los fuertes vientos destruyeron redes de tendido eléctrico por toda la península.

El gobierno de Trump propuso en junio un recorte de 16% al presupuesto de NOAA, que incluye $5 millones menos para el desarrollo de modelos avanzados para el pronóstico de tormentas, así como $26 millones menos para programas que monitorean patrones de sequías, inundaciones y otros eventos de clima extremo.

La industria de seguros calcula que sufrirá unas pérdidas de unos $25,000 millones a causa de Irma, más o menos dentro de su capacidad para responder a los reclamos.

Pero los pronosticadores dicen que Florida aún sigue en peligro. "Hay un viejo dicho que compara a los huracanes con bananas porque vienen en racimos", dice Masters, que recuerda una serie de caras tormentas en 2004 y 2005 que arruinaron a algunas aseguradoras: "La temporada de 2017 aún no ha terminado. Con suerte ya habremos recibido nuestro racimo".

En fotos: Así se ve la destrucción en los Cayos de Florida
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad