publicidad

Cuatro canchas de fútbol para las mariposas monarca

Cuatro canchas de fútbol para las mariposas monarca

La superficie ocupada por esta especie este invierno en los santuarios mexicanos es de 9.9 acres

Cuatro canchas de fútbol para las mariposas monarca GettyImages-46689505...

Por Clemente Álvarez: @clementealvarez

Un área de bosque de 9.9 acres (4.01 hectáreas). No es mucho, tanto como cuatro canchas de fútbol. Esta es la superficie que ha ocupado la mariposa monarca en sus santuarios mexicanos en esta temporada 2015-2016. Después de realizar una de las migraciones más extraordinarias de la naturaleza, en la que tiene que volar cerca de 2,600 millas (4,200 kilómetros) desde Canadá y EEUU, resulta que este frágil insecto se ha refugiado en México en bosques de oyamel y pino que caben en un área 169 veces más pequeña que el parque urbano de Chapultepec en DF o 80 veces más pequeña que Central Park en Nueva York.

publicidad

Así se desprenden de los datos presentados el viernes en la capital mexicana por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Según su monitoreo científico, esta temporada se han registrado nueve colonias de mariposas monarca, cuatro en Michoacán y cinco en el Estado de México, extendiéndose por esos 9.9 acres (4.01 hectáreas).

Lo pequeño de esta extensión da idea de la fragilidad de esta increíble mariposa. Y, sin embargo, es una buena noticia, pues es más del doble en comparación con hace un año y muchísimo más que en la temporada 2013-2014, cuando los ejemplares llegados de EEUU ocuparon una extensión 0.67 hectáreas (1.65 acres), el peor registro en 20 años.

“Llevábamos observando una tendencia a la baja preocupante, estos datos indican una ligera mejoría, pero todavía es temprano para decir que la mariposa monarca se ha recuperado, es importante esperar a ver qué pasa en los próximos años”, explica Omar Vidal, director general de WWF en México.

Cuatro canchas de fútbol para las mariposas monarca monarca.png


Que todas las monarca llegadas de EEUU para pasar el invierno estén apiñadas en árboles que caben en una superficie tan pequeña como cuatro canchas de fútbol muestra la delicada situación de esta migración única. “Es muy muy pequeño, por eso seguimos considerando a la migración de la monarca como amenazada, pues imagina que tenemos estas cuatro hectáreas y viene una helada como la de hace 10 años que mató a 2,5 millones de mariposas”, advierte Vidal.

Paradójicamente, ahora mismo las amenazas para la mariposa están más bien en el norte. Pues a pesar de que siguen produciéndose talas ilegales, en México existen más zonas de bosque que pueden acoger a estos insectos. La extensión ocupada en invierno por las mariposas depende de la cantidad que llegue volando cada año y aquí el problema está en la disminución del hábitat reproductivo de la especie en EEUU, en concreto, de la planta del algodoncillo, por el uso de pesticidas y el cambio de uso del suelo.

publicidad

Para entender por qué es tan delicado esto hay conocer lo que ocurre en la asombrosa migración de ese insecto. Las mariposas comienzan a llegar a México en noviembre para pasar el invierno en estos bosques de oyamel y pino. Ahora, en marzo, empezará el viaje de regreso y sus diferentes reproducciones. Como incide Vidal, las mariposas se aparean en México y ponen los primeros huevos en el viaje de vuelta, después de lo cual morirán. Pero de estos huevos saldrán otras mariposas que se volverán a reproducir durante el regreso, así hasta cuatro generaciones. Es decir, los ejemplares que vuelvan a México para el invierno siguiente serán los tataranietos de los que salieron de estos santuarios el año anterior.

“Esto es lo increíble de esta migración”, incide Vidal, que pide restringir el uso de herbicidas que están acabando con el algodoncillo donde se reproducen las mariposas en EEUU.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad