publicidad

Obama propone una tasa de 10 dólares al barril de petróleo

Obama propone una tasa de 10 dólares al barril de petróleo

Este impuesto propuesto por la Casa Blanca iría destinado a financiar un sistema de transporte más limpio.

Obama propone una tasa de 10 dólares al barril de petróleo APARCAMIENTO%...

Por Clemente Álvarez: @clementealvarez

Una tasa de 10 dólares al barril de petróleo. Este es el impuesto a las petroleras propuesto por la Casa Blanca para financiar un sistema de transporte más limpio. Después de congelar la autorización de nuevas minas de carbón hasta revisar el sector para que tenga en cuenta sus costes ambientales, el presidente Obama continúa con sus anunciados cambios en la gestión en EEUU de los combustibles fósiles, los principales causantes del calentamiento global.

La medida forma parte de un nueva estrategia del presidente para un transporte más limpio que reduzca las emisiones de CO 2, fortalezca la economía y mejore los desplazamientos de los estadounidenses. Con este plan se espera aumentar cerca un 50% las inversiones del país en infraestructuras de transporte limpio.

Según ha argumentado el propio Obama, ahora con el precio bajo del petróleo y el buen estado de la economía es el mejor momento para poner en marcha un cambio de este calibre, de forma que cuando vuelva a subir ya se hayan diversificado las opciones y se hayan creado nuevos empleos. "Miraremos el pasado y diremos que fue una decisión inteligente".

Como incide la Casa Blanca, el actual sistema de transporte es muy dependiente del petróleo, por ello la propuesta de financiar las inversiones necesarias con esa tasa de 10 dólares al barril a las empresas petroleras. Esto garantizaría los fondos necesarios para impulsar otros modos de transporte, pero a la vez podría hacer más atractivo el uso de alternativas como los autos eléctricos o híbridos (si como es previsible este sobrecoste del barril se desplaza al precio final de los carburantes). No en vano, el bajo precio de la gasolina es hoy en día uno de los principales motivos para no cambiar a estas otras tecnologías menos contaminantes.

publicidad

“El sistema de transporte de nuestra nación fue construido alrededor de la visión del presidente Eisenhower de autopistas interestatales conectando la América del siglo XX. Esta visión posibilitó la expansión de la economía y la prosperidad, fomentando una nueva era para los automóviles, y permitiendo el crecimiento de nuestras áreas metropolitanas. Pero lo que queda hoy de ese sistema no está preparado para los desafíos de una economía del siglo XXI en crecimiento”, incide el comunicado de la Casa Blanca. “El sistema de transporte actual impone una tasa oculta por las congestiones, que cada año cuestan a las familias 160,000 millones de dólares y a las empresas 30,000 millones de dólares”.

El impuesto de 10 dólares al barril no se aplicaría a las exportaciones, para no perjudicar la competitividad del petróleo estadounidense en el mercado internacional. Según la Casa Blanca, los beneficios serán principalmente tres: poner en marcha inversiones públicas y crear incentivos para reducir el CO 2 del transporte (sector que hoy en día supone un 30% de las emisiones del país), fomentar el empleo y la competitividad de empresas estadounidenses, y favorecer la expansión de otras opciones de transporte (como el ferrocarril o el transporte público) para hacer más fácil los desplazamientos de los ciudadanos (reduciendo las 7,000 millones de horas que los estadounidenses pierden cada año en atascos de tráfico).

publicidad

Te puede interesar también:

- El mundo de Exxon Mobil para 2040

- Obama se atreve contra el petróleo y el carbón

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad